Todos a la playa

El premundial de CONCACAF comienza hoy con dos boletos a la copa del mundo como premio.
Enlace copiado
Todos a la playa

Todos a la playa

Todos a la playa

Todos a la playa

Enlace copiado
Lo que parecía un anhelo a largo plazo hoy se vuelve una realidad. Después de solicitarlo en varias ocasiones y haber recibido varias respuestas negativas, hasta que en junio del año pasado llegó la notificación de aprobación, El Salvador se convierte desde hoy en la sede del premundial de fútbol playa de CONCACAF, que tiene como gran premio dos boletos para el mundial de Portugal.

En los próximos ocho días el Pacífico salvadoreño se convertirá en el epicentro de alegrías o tristezas para delegaciones que desde el martes pasado comenzaron a llegar al país con muchos sueños por cumplir en su equipaje.

El estadio de la Costa del Sol vivirá su segunda gran fiesta luego de haber sido, en noviembre pasado, la casa de la I Copa UNCAF de fútbol playa, en la que El Salvador se quedó con el título, por lo que tratará de ser de nuevo ese amuleto de la buena suerte para un país que busca encontrar una noticia que haga olvidar por momento aquellos problemas que mantienen en vilo a su población.

En 2008, 2009, 2010 y 2013 los dirigidos por Rudis Gallo ya lograron dibujar una sonrisa en una afición que elevó a lo más alto del olimpo deportivo nacional a sus héroes y festejó la clasificación a los últimas cuatro copas del mundo de manera consecutiva, detalle por los que, además de la condición de ser anfitrión, la Azul playera es una de las favoritas para estar en la final con el boleto mundialista en la mano.

Esta etiqueta, según Frank Velásquez, una de las figuras del equipo nacional, no mete presión a El Salvador y, por el contrario, dota de confianza para tratar de conseguir la quinta clasificación mundialista. “Me motiva que la gente llene el estadio”, asegura el pívot.

Por primera ocasión en la historia del eliminatorio regional se disputará con 16 equipos –divididos en cuatro grupos de cuatro– entre ellos varios que serán debutantes en esta lid y otros grandes de la disciplina como Estados Unidos –campeón defensor de la CONCACAF– México y Costa Rica.

En total serán 24 juegos de fase de grupos que determinarán a los ocho mejores que avanzarán a una serie de llaves que definirán en dos días a los clasificados a la cita en Portugal.

“Nuestro objetivo es poder clasificar a un quinto mundial de manera consecutiva en casa. Primero Dios lo consigamos”, ha manifestado en diversas ocasiones el seleccionador Rudis Gallo que hoy abrirá su competencia ante una debutante selección de Belice que vivirá su segunda competencia internacional en la modalidad. La primera fue la pasada copa UNCAF.

Luego, mañana, será Puerto Rico el rival de la Azul y la fase de grupos se cerrará para El Salvador el lunes ante una Jamaica a la que ya se enfrentó en Bahamas 2013 y que tiene como principal argumento ofensivo a Jermaine Anderson, exjugador del Águila de la primera división.

Después se vendrán las etapas definitorias y en las que no se permiten los tropiezos. De momento lo permitido es disfrutar de una fiesta que espera tener todos los atractivos: color, espectáculo y sobretodo buen fútbol que incluya elasticidad de parte de los jugadores, como uno de los elementos peculiares del fútbol playa, que tiene como su casa a El Salvador.

Lee también

Comentarios

Newsletter