¡Toma!

Gracias a un gol en el último minuto, FAS ganó al Alianza en el Quiteño.
Enlace copiado
Enlace copiado
Diez años y contando. Ni siquiera el mejor Alianza de la última década puede ganarle en Santa Ana a un FAS de los menos confiables de la última década. Agrandado uno y reducido el otro, el resultado acabó siendo el mismo: el elefante de vuelta a la capital con las manos vacías. Ni siquiera un punto.

Así, FAS se olvidó, al menos por 90 minutos, de la crisis de resultados venciendo a un Alianza que llegaba en condición de intratable y favorito.

En líneas generales, el estadio Óscar Quiteño acogió un partido apegado a lo táctico, el cual necesitaría de un jugador de jerarquía, como lo es Raúl Renderos, para ser definido. “El Perro” anotó el tanto del triunfo, el cual valió para prolongar una racha de 10 años sin perder ante Alianza en condición de local, en tiempo de descuento. Y el lado santaneco sí que lo disfrutó.

Los de Santa Ana, respaldados por una buena asistencia de público, se plantaron en el campo con pocas variantes en relación con la jornada anterior. La novedad en la alineación fue Rafael Burgos, quien regresó a la titularidad para suplir al argentino Allan Murialdo, quien pagó un juego de castigo tras salir expulsado ante Santa Tecla.

En la zaga también se detectó la presencia de Raúl Renderos, quien junto a Julio Cerritos ejercieron el papel de defensores centrales.

FAS se volcó completamente al frente desde un inicio, situación que lo llevó a descuidar en la retaguardia. Así, al minuto 13, el meta Matías Coloca salvó a su equipo del 0-1 luego de cortar un servicio al espacio dirigido a Rodolfo Zelaya. El argentino punteó el balón y apagó las ansiedades blancas.

El conjunto tigrillo se creció hasta la finalización del primer tiempo. Al minuto 17, el volante Jorge Morán mandó un remate que pasó cerca del poste y minutos después Rafael Burgos estrelló la pelota en el pecho de Arroyo, en una acción que supuso el máximo peligro en la cabaña paquiderma.

Se cocina la victoria

En el complemento, saltó al campo Álex Larín, exídolo asociado y ahora jugador blanco. “El Cacho” entró entre silbatina y comentarios poco favorables de parte de la grada del equipo local.

Alianza fue ganando volumen a medida el cronómetro fue llegando al minuto 90. Tanto que las alarmas del Quiteño se encendieron a falta de cinco minutos para el final. El principal señaló un tiro libre en las cercanías del área, ejecutado por Darío Ferreira, cuyo remate terminó rozando el travesaño.

Los próximos minutos albergaron llegadas aisladas de parte de ambos bandos. La que definió el partido llegaría luego de que el árbitro administrativo anunció dos minutos de tiempo adicional para concluir el juego.

El invicto tigrillo en casa ante los albos parecía asegurado. Sin embargo, se celebró mejor cuando un centro por derecha encontró a Renderos en medio del mar de piernas blancas y ante una mala salida de Arroyo. De taco, “el Perro” la empujó al fondo y mandó a callar al albo, siempre líder, siempre perdedor en el Quiteño.

Lee también

Comentarios

Newsletter