Lo más visto

Más de Deportes

"Tras la pandemia tuvimos que reinventarnos"

En medio de la pandemia por coronavirus y la incertidumbre que reina debido a eso sobre el fútbol nacional, el timonel argentino, Enzo Henríquez, se ha tenido que innovar en su negocio de parrillada Che Pibe, en Santa Ana. Ha sido su medio de supervivencia desde hace cinco meses atrás, cuando se dio por concluido en Clausura 2020. 

Enlace copiado

"Tras la pandemia tuvimos que reinventarnos"

Enlace copiado

Por ahora los carritos de comida argentina Che Pibe no pueden hacer su aparición en los distintos puntos de Santa Ana, debido a la pandemia por coronavirus. Pero su propietario, Enzo Henríquez, último entrenador de la reserva del FAS, no se detiene en su afán de buscar la subsistencia de su familia, luego de que desde marzo de este año el balón dejó de rodar en las canchas de El Salvador, debido a la crisis sanitaria por coronavirus.

Henríquez, un diestro para el asado y los choripanes, puso a andar las recetas de la comida rápida argentina desde su casa. Por ahora solo atiende pedidos por teléfono y luego los lleva a domicilio o sus clientes pueden recoger su comida en el hogar de Henríquez, en Santa Ana. 

"Tenemos choripanes de lomo de res, de lomo de cerdo y pollo. Todo al estilo argentino. Luego, los fines de semana tenemos los asados. Tenemos plato de costilla, lomito de cerdo. Nuestros platillos son económicos, a $3.99, sábados y domingos al mediodía. Nosotros empezamos con este negocio en 2014, pero ahora, con la pandemia, el fútbol tuvo una pausa y nos hemos podido dedicar al negocio a un 100 por ciento. En tiempos sin pandemia, servíamos nuestros platos en food truck, en camiones. Ahora trabajamos desde la casa, porque no podemos abrir los carritos. Trabajamos desde la casa", dijo Henríquez, nacido en Mendoza, pero ya, luego de muchos años, con un acento más neutro. Hay pocos giros gauchos en el léxico de ese timonel suramericano.

 "Nosotros, los de Mendoza, no somos cheístas. Decimos cordillera y no cordichera. No tenemos ese acento. Pero a veces se me sale un poco, porque jugué en Ferrocarril Oeste, de Buenos Aires. Ya han pasado muchos años. Aún no he hablado de renovar contrato de FAS, porque está todo en incertidumbre por el coronavirus", dijo Henríquez a EL GRÁFICO.

Desde 1996

La primera vez que Henríquez llegó a El Salvador desde Argentina fue en 1997. Fue para jugar en Once Lobos, en liga de privilegio. Tres años después, el gaucho volvió a las filas lobeznas, pero esa vez para jugar en segunda división. Luego sacó los cursos de entrenador en AEFES, pero hasta la fecha solo ha podido dirigir como asistente en segunda y primera, pese a que ya tiene la licencia A. Comenzó en 2006 y 2007 en Atlético Marte, para ser asistente de Raúl Magaña (QEPD) en segunda división. Luego, en 2016 fue auxiliar de Efraín Burgos en San Pablo Tacachico, de liga de plata. 

Luego, en primera división, Henríquez trabajó por primera vez en 2017, cuando fue asistente de Burgos en Universidad de El Salvador. En ese mismo año se fueron a Dragón. Posteriormente pasó a trabajar por sí solo en la reserva de FAS en 2019-2020. Tras el cierre abrupto, por coronavirus, del Clausura 2020, Enzo terminó contrato con la reserva de los asociados y hasta ahora no ha hablado de renovación con la directiva de ese representativo santaneco. 

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines