Lo más visto

Más de Deportes

Un belga en El Salvador y el dolor de quedarse en semifinales

EL GRÁFICO vivió la semifinal entre Francia y Bélgica con un trío singular de europeos. Y así fue la experiencia. 
Enlace copiado
Un belga en El Salvador y el dolor de quedarse en semifinales

Un belga en El Salvador y el dolor de quedarse en semifinales

Enlace copiado

Ansioso, pensativo y con la mirada clavada en el televisor. Así vivió Gilles Ortmans, un belga con más de 12 años de residir en El Salvador, el partido de su selección ante Francia, por las semifinales de la Copa del Mundo Rusia 2018.

Acompañado por otro belga, Joppe Versweyveld, sufrieron con cada atajada que el meta francés, Hugo Lloris, le quitó a los "Diablos Rojos".

En Bélgica este encuentro se vive como una verdadera fiesta nacional. Lo saben porque se lo cuentan desde allá. En tierras europeas, los belgas se reúnen en las principales plazas del país para ver el juego.

Pero en El Salvador es un poco diferente. Los dos belgas lo vivieron en el Hotel Mopelia, en la Playa El Tunco, propiedad de Ortmans. El hotel está decorado con las camisetas de Bélgica y una gran colección de cervezas europeas.

Pero no todo fue Bélgica; había un infiltrado francés: Thibaut Lucchesi, un surfer que llegó a ver a "les bleus". Estuvo silencioso y pensativo esperando una sorpresa.

Reanudada la segunda mitad un balde de agua fría cayó con el tanto francés. El silencio llegó y lo peor parecía llegar: la eliminación belga.

El resultado no cambió y los "Red Devil" se quedaban en semifinales. Ortmans envío una frase a la afición salvadoreña: "ojalá algún día puedan sentir está sensación con su selección".
 

Tags:

Lee también

Comentarios