Lo más visto

Un empate que cae bien a Suiza

Los suizos sacaron un empate ante Rumania y tiene un pie en la siguiente ronda de la Eurocopa.
Enlace copiado
Un empate que cae bien a Suiza

Un empate que cae bien a Suiza

Enlace copiado
PARÍS, FRANCIA. Suiza y Rumanía igualaron hoy 1-1 en el Parque de los Príncipes de París en el Grupo A de la Eurocopa de fútbol en un partido con más errores que aciertos. Rumanía anotó en la primera parte de penal, a través de Bogdan Stancu, pero Suiza igualó en la segunda parte con Valon Behrami y quedó virtualmente clasificada a los octavos de final tras haber vencido a Albania en el estreno.
 
En un partido gris, con dos goles que provinieron de errores, Suiza salió beneficiada ya que con cuatro puntos puede imaginarse entre los 16. Rumanía, en tanto, deberá ganarle a la débil Albania en el cierre del Grupo A para avanzar. Sin intentar demasiado, Rumanía se encontró con un gol, a los 17 minutos, luego de que Alexandru Chipciu -de gran partido- cayera en el área sujetado levemente por el capitán suizo Stephan Lichtsteiner y sancionara penal el árbitro ruso Sergei Karasev, de parecido físico con el ex colegiado italiano Pierluigi Collina.
 
El disparo de Bogdan Stancu fue al palo contrario del portero y Rumanía desató el festejo. Sus hinchas, muy activos durante la soleada tarde de París, encendieron bengalas y los guardias de seguridad las tuvieron que lanzar al foso entre las gradas y la pista de atletismo. Suiza fue quien asumió el protagonismo y generó la mayor cantidad de ocasiones en el juego. Fue dominante en el campo y en la tenencia, pero Rumanía le demostró cómo ser eficaz sin el balón.
 
Chipiciu fue una jaqueca para Lichtsteiner. El volante de Steaua Bucarest se movió con mucha agilidad por el sector izquierdo y fue quien ejecutó los contragolpes inteligentemente. Suiza, en tanto, mantuvo activo al portero Ciprian Tatarusanu. A los 15 minutos perdió un mano a mano frontal Haris Seferovic y, cinco minutos después, Tatarasanu voló para despejar un remate sorpresivo de Fabian Schär. Si el campo estaba inclinado en favor de Suiza, tras el gol de Rumanía fue un asedio sin pausa. Blerim Dzemaili falló de cabeza una gran ocasión tras un centro de Lichtsteiner y luego el capitán Vlad Chiriches neutralizó un intento de Seferovic.
 
Cuando Suiza encontraba espacios, el entrenador rumano, Anghel Iordanescu, se desesperaba con sus ademanes para que el equipo se mantuviera en bloque. Era tan efusivo su reclamo que cada vez que traspasaba la línea punteada designada para los entrenadores al borde del campo, el cuarto oficial, el búlgaro Aleksei Kulbakov, lo devolvía a su lugar como a un niño en el corral. Iordanescu se alteró aún más ya que a los 56 minutos Suiza finalmente llegó al merecido empate.
 
Un córner mal marcado por Rumanía dejó el balón suelto en los pies de Mehmedi, que fulminó la red para poner el 1-1. Suiza parecía entonces dispuesta a buscar su segundo triunfo consecutivo histórico en la Eurocopa.
 
El ingreso de Breel Embolo le dio frescura al ataque suizo. El delantero, de 19 años, casi anota de cabeza un centro de Lichtsteiner y generó una infracción fuera del área que Xherdan Shaqiri no pudo rematar a puerta. Pero en los tramos finales, el juego se volvió excesivamente físico (34 faltas, seis amarillas en total) y sin acciones de riesgo.
 
El miedo a perder una vez más gobernó el campo en el torneo, producto de un formato de clasificación que da posibilidades a cuatro de los mejores terceros de cada grupo. Si bien para Rumanía el empate no era ideal -tras perder con Francia-, tampoco modificó demasiado sus esquemas tradicionales para buscar el triunfo. Suiza, que con cuatro puntos está virtualmente en octavos de final, ocupó el tiempo que restaba para pasarse el balón y no perderlo. El Grupo A continuará esta noche con el segundo partido de la anfitriona Francia, ante Albania, en Marsella.

Tags:

  • eurocopa 2016
  • rumania
  • suiza

Lee también

Comentarios