Lo más visto

Más de Deportes

Un mes para las correcciones

Enlace copiado
Atrás.  La retaguardia salvadoreña mostró demasiado nerviosismo ayer ante Guyana.

Atrás. La retaguardia salvadoreña mostró demasiado nerviosismo ayer ante Guyana.

Un mes para las correcciones

Un mes para las correcciones

Enlace copiado
<p>La selección nacional tuvo momentos de buen funcionamiento ayer en Georgetown, pero también puntos flacos a los que, en un mes, debe poner mucha atención para mejorar. </p><p></p><p></p><p>Por GabrielCampos Madrid</p><p>accion</p><p>En Twitter: @Gcamposmadrid</p><p></p><p></p><p>Más que alegrías y festejos por seguir con vida en la eliminatoria mundialista, el triunfo que anoche consiguió la selección nacional en Guyana por 3-2 deja en el tintero algunos aspectos dignos de repasar para el juego ante Costa Rica del próximo 12 de octubre. </p><p></p><p>El equipo presentó tres variantes en defensa con relación al once que inició el viernes pasado en el estadio Cuscatlán y ni siquiera tuvo tiempo para acomodarse o, al menos, dialogar en la cancha. </p><p>El gol tempranero de Gregory Richardson –que fue una pesadilla el viernes– hizo evidente que los nervios serían fieles acompañantes de la defensa nacional, en la que el único que repitió fue Darwin Cerén, el más criticado del juego anterior. Y estos nervios continuaron hasta el final. Lo demostró, de nuevo, Milton Molina en la jugada del penalti, que erigió como héroe a Dagoberto Portillo. </p><p></p><p>Sin embargo, así como se hace énfasis en el nerviosismo de los primeros y últimos minutos, es de rescatar que, en esa línea de cuatro, tres jugadores fueron parte del equipo preolímpico de abril pasado que a punto estuvo de conseguir el pase a Londres 2012. Es decir, jóvenes que comienzan a sumar minutos de eliminatoria de cara al futuro. </p><p>También merece valor la capacidad de reacción que mostró la Azul al verse abajo en el marcador, primero, y luego con el empate. Distinto a lo que sucedió la semana anterior en el estadio Cuscatlán, ayer el equipo no terminó de caer en la desesperación para buscar el marco rival, aunque por momentos mostró que iba encaminándose a eso. Mucho tuvo que ver que en esta ocasión las bandas sí fueron una opción con Isidro Gutiérrez, pero sobre todo con Jaime Alas, que se convirtió en uno de los mejores en la cancha. Atacó y defendió por izquierda y acabó sacrificándose por la derecha tras la salida de Cerén en el minuto 74. </p><p>Pero a pesar de esa virtud, el equipo cayó, por momentos, en el ritmo de juego que intentó poner Guyana: pelotazos largos hacia el frente en busca de la velocidad y fuerza de Rafael Burgos, quien agradeció, con el gol, haber regresado a su posición natural: centrodelantero. Este estilo no surte efecto. Es de más conocido.</p><p></p><p>La Azul presentó un mejor rostro –como lo demostró en el último tramo del primer tiempo– cuando puso la pelota en el suelo y trató –porque al menos ayer lo intentó— de jugar rápido y con idea, teniendo la salida desde Dennis Alas.</p><p></p><p>Eso sí, de nuevo la selección demostró que depende mucho de la creatividad de Eliseo Quintanilla, quien será una sensible baja contra Costa Rica y que aún no se siente a gusto solo con un contención.</p><p></p><p>Cheyo ayer manejó los hilos a la ofensiva con criterio y puso la pausa cuando se necesitó, aunque se vio absorbido por el peloteo en el que cayó la Azul al verse encimada por Guyana y Dennis Alas se multiplicó en el mediocampo porque se vio sin acompañante para ejercer la marca. El espacio entre defensa y ataque quedaba bastante amplio, algo a lo que Guyana por poco y le saca provecho en el primer tiempo sobre todo. </p><p>Para enmendar todos esos detalles hace falta un mes, tiempo en el que Juan de Dios Castillo debe hacer énfasis y recordar todos los días que el pase a la hexagonal está en manos de la selección de El Salvador y de nadie más. </p><p></p><p></p><p></p>

Tags:

  • deportes
  • futbol-nacional

Lee también

Comentarios