Lo más visto

Un nuevo esfuerzo

La judoca Larissa Gudiel trata de afirmarse en el judo nacional.
Enlace copiado
Un nuevo esfuerzo

Un nuevo esfuerzo

Un nuevo esfuerzo

Un nuevo esfuerzo

Enlace copiado
Larissa Alejandra Gudiel sobrelleva el judo con el trabajo de edecan y tras una pausa de varios meses proyecta como uno de sus retos la recuperación de la categoría de seleccionada nacional, y promete dar pelea en el nuevo ciclo olímpico.

Sin proponérselo, Larissa es hoy día una de las atleta con mayor rodaje en la rama femenina del judo salvadoreño, tras el retiro indefinido de Saraí Mendoza, Karla Catota, Estefany García y su hermana Patricia Gudiel, entre otros atletas con quienes coincidió en los últimos años en la selección mayor.

“Con los atletas que yo empecé ya no hay nadie. Ya no está Paty Gudiel, Carla Catota, Carlos Alarcón, muchos se retiraron por el trabajo o el estudio. Mi hermana se retiró porque salió embarazada y ya no podía con los gastos”, comentó la judoca nacional.

Desde la perspectiva de Gudiel, muchas cosas han cambiado en la última década en el ámbito deportivo.

“Aquí después de los 20 años uno ya no puede dedicarse solo al deporte y tiene que trabajar para sobrevivir. En otro país sí se puede”, explicó la atleta.

En la Federación Salvadoreña de Judo ahora hay una nueva generación de atletas, y los esfuerzos de Larissa Gudiel están enfocados en obtener el primer lugar en los 48 kilogramos del campeonato nacional en diciembre y recuperar la categoría de seleccionada.

“Mi objetivo es regresar y ganar el Nacional, porque aquí es donde comienza la clasificación a las competencias del próximo año”, expresó Larissa.

Su inicio en este deporte fue cuando cursaba cuarto grado en la Escuela Nazareno de Santa Ana, donde la Subfederación de Judo promocionó el deporte en los centros educativos de la zona.

“El judo era parte de una materia, luego continué estudiando en la Escuela Quinteros, también llegaron a darlo ahí y a mí me gustó. Practicábamos el judo con mi hermana Paty”, comentó.

Larissa recordó que dejaron de enseñar el judo en las escuelas, pero ella y su hermana decidieron seguir.

“Tenía como 12 años cuando tuve mi primera competencia, gané el primer torneo y tenía en mente clasificarme para el Codicader. Estefanie García era mi rival en los 44 kilos y pasaron como tres años que no le pude ganar, pero llegué a la juvenil y desde ahí comencé a ser campeona”, comentó Larissa.

Ahora Larissa es parte del Gimnasio San Martín, desde donde piensa relanzar su carrera y agrandar su hoja deportiva, que incluye la participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, Juegos Centroamericanos San José 2013 y otras competiciones como la Copa del Mundo que alberga la FESAJUDO cada año.

“Hace dos años me metí a trabajar de lleno y acomodé los horarios de entreno para la noche y los días de descanso”, confirmó.

Lee también

Comentarios