Lo más visto

Una generación perdida

De 235 jugadores en la reserva de 2009, solo ocho hicieron carrera.
Enlace copiado
Una generación  perdida

Una generación perdida

Una generación  perdida

Una generación perdida

Enlace copiado
La Primera División anunció a inicios de 2009 que volvería la categoría de reservas y con ello la esperanza de ver un relevo generacional de forma gradual en el fútbol cuscatleco. Siete años y 15 campeonatos disputados después, ¿fue así?

Fueron inscritos 235 chicos entre los 10 equipos. FAS fue el que más tuvo (26) y el Firpo el que menos utilizó (21) durante el campeonato. Pero de esos 235, solamente ocho se mantienen vigentes en el torneo de la Primera División, siete vieron minutos el pasado campeonato y uno juega en el extranjero.

Se trata de Elman Rivas (Sonsonate), Óscar Arroyo (Alianza), Will Castillo (Firpo), Will Velásquez (Pasaquina), David Rugamas (Metapán), Félix Sánchez e Israel Hércules (Chalatenango). El foráneo es Nelson Bonilla, quien ayer fichó con el Nacional, de la primera división de Portugal (ver nota secundaria).

Para las autoridades del fútbol salvadoreño se debe ver que los chicos han tenido la oportunidad de ver acción en la Primera División.

De acuerdo con José Vidal Hernández, presidente de la Primera División, ha sido un acierto y debe fortalecerse. “Ahora el sueño de la liga es dar el siguiente paso. Tener de carácter oficial y con normativa a la categoría sub-15”.

El otro enfoque es el de los mismos jugadores. Uno de ellos parte como referente de esa generación: Nelson Bonilla. “Sin duda es algo que marcó una etapa de mi carrera como profesional. Pude formar parte de las reservas en su regreso y eso me ayudó a crecer. Uno debe trabajar para destacar y gracias a Dios he salido adelante”, reconoció.

¿Y el resto?

Empero, muchas historias aguardan tras esos primeros pininos en la categoría de reservas. Si bien la mayoría aspiraba en su momento a una carrera como profesional, lo cierto es que una mínima parte goza de un éxito relativo.

Lesiones, estudios, emigrar a Estados Unidos, trabajar para buscar el sustento de su familia... son muchas las razones que impidieron a muchos jóvenes hacerse un futuro en el fútbol.

Osvaldo Figueroa, quien fue entrenador de esa primera generación en las reservas de 2009 de los jaguares, externó: “Hay muchas causas por las que los jugadores ya no siguen y eso es normal. Situaciones de la vida y otros buscan caminos diferentes”, concretó.

Además, Miguel Leiva, quien fue encargado en los últimos años de las inferiores del FAS, reconoció: “La misma situación del país, la necesidad por salir adelante hace que muchos chicos dejen el fútbol. Buscan un futuro estable y siguen estudiando, a otros les toca trabajar desde temprana edad. Incluso hay quienes se van del país”.

Otra cantidad de jugadores está en la segunda y Tercera División. “A veces, en las otras categorías te permiten jugar. Eso motiva también a los chicos al ver que a veces en el equipo mayor no le dan oportunidad”, agregó Leiva.

Vidal Hernández agregó que se debe dar seguimiento a los chicos. “Debe haber un análisis profundo. Se pierden muchos talentos que no tienen el seguimiento adecuado”, admitió.

Lee también

Comentarios