Una semana horrible

Los emplumados pagaron caro la semana de huelga y perdieron de nuevo ante Municipal Limeño.
Enlace copiado
Castigo. Nicolás Fagúndez tendrá que pagar dos juegos de castigo por la roja directa de ayer.

Castigo. Nicolás Fagúndez tendrá que pagar dos juegos de castigo por la roja directa de ayer.

Una semana horrible

Una semana horrible

Enlace copiado
El Águila empezó mal y terminó mal la semana. No entrenaron por falta de pago durante siete días y ayer pagaron cara la medida de presión con una dolorosa derrota ante el Municipal Limeño.

El cuadro dirigido por el paraguayo Hugo Ovelar no fue excesivamente superior en el Cuscatlán, pero supo aprovecharse de la crisis negronaranja para lograr su cuarta victoria en el campeonato. Su segunda sobre los migueleños.

Fue la tarde del colombiano Óscar Móvil y Mártir Contreras, quienes firmaron su actuación como los verdugos de los migueleños, tras apuntarse un tanto, cada uno, ante un Águila que terminó con nueve hombres sobre el terreno de juego por las expulsiones de Henry Romero y Nicolás Fagúndez.

En los primeros compases, con la pelota y sin ella, Águila intentó amarrar al Limeño. Fue un ejercicio colectivo de esfuerzo, con individualidades de Víctor García y Santos Ortiz por los carriles.

A los 16’, García ganó espacios por su carril y con balón dominado soltó un remate que saludó la meta visitante. Un minuto después, el mismo García volvió a aplicar la dosis: se desmarcó por la derecha, mandó un tiro raso y asustó alrededor la meta mantequera.

El Limeño resistía gracias a la buena marca de Carballo, Melgar y Guevara, quienes mantenían buena coordinación y ofrecían pocos espacios a James Cabezas, único delantero emplumado.

Los visitantes también se aplicaban bien en la ofensiva y generaban un fútbol de contraataque que puso en apuros la meta de Benji Villalobos. En ese toma y daca con los negronaranja, asustaron en varias ocasiones con tiros de larga distancia.

En el más peligroso, Juan José Hernández acomodó el balón desde unos 30 metros y mandó un zapatazo que se fue desviado. También se animó Otoniel Salinas con otro remate de larga distancia que está vez bañó por completo la meta migueleña.

El Águila intentó responder a los 30’, en un córner que casi termina en una genialidad de los locales. Fagúndez cobró el servicio y mandó un remate cerrado que puso a trabajar a Aguilera. El meta limeño salió apurado y con los puños le mató la potencia al dardo migueleño.

Los goles

Tras la pausa, el Limeño saltó con más oxígeno y puso en aprietos a la zaga emplumada. A los 46’, Salamanca trazó un tiro libre en diagonal, pero Guevara, al conectar, solo peinó el balón.

Poco después, Óscar Móvil aprovechó la displicencia de Valoyes en la marca y pescó un servicio por la derecha para mandar un cabezazo cruzado que dejó sin opciones a la zaga emplumada. Villalobos apenas advirtió el balón y debió ceder ante el gol que puso de cabezas en Cuscatlán.

La escuadra negronaranja no se desesperó con el tanto en contra y siguió con su plan para tratar de alcanzar la paridad. A los 54’, García apareció de nuevo con un remate en el área, pero Aguilera se mostró seguro y repelió el tiro con un fuerte manotazo.

A los 83’, el uruguayo Danilo Peinado, que había entrado de cambio, aprovechó un servicio en el área y mandó el balón al fondo para desatar la celebración migueleña, que ya jugaba con uno menos por la expulsión de Romero.

Pero la respuesta del Limeño llegó un minuto después, cuando Contreras apareció para devolverle la ventaja a los suyos con riflazo que desinfló por completo a los negronaranja. Luego se iría expulsado Fagúndez. Peor colofón para una semana horrible, imposible.

Lee también

Comentarios

Newsletter