Lo más visto

Más de Deportes

Uno de los debutantes

El velerista nacional Enrique Arathoon competirá en sus primeros Olímpicos, en Río.
Enlace copiado
Uno de los debutantes

Uno de los debutantes

Uno de los debutantes

Uno de los debutantes

Enlace copiado
La vela salvadoreña vuelve a Juegos Olímpicos después de 48 años, con la participación de Enrique Arathoon en Río 2016. Arathoon, un velerista de raíces santanecas, fue el segundo nacional en clasificarse después de la pistolera Lilian Castro y entra en la historia de la vela como el cuarto salvadoreño en competir en la máxima fiesta del olimpismo.

Según algunos registros nacionales, los primeros en navegar a escala olímpica fueron Mauricio David Aguilar, Manuel Escobar Palomo y Carlos Santiago Ruiz en los Juegos Olímpicos México 1968.

Arathoon tiene 24 años y cinco de trabajo dedicados al objetivo de clasificar a la máxima cita olímpica. “Es un sueño hecho realidad y que tenía desde chico cuando hacía triatlón. Cambié deporte y mantuve el objetivo. Es una alegría representar a El Salvador después de ver hacia atrás y ver de dónde vengo”, expresó.

La clasificación a Río es en cierta forma una revancha consumada para Arathoon, luego de quedarse por dos puntos fuera de Londres 2012. “Nos quedamos cortos para Londres con un solo año de preparación y para Río vi que podía lograr algo grande, y gané la plaza por Suramérica contra Uruguay, Colombia, Ecuador y Venezuela en los Panamericanos de Toronto”, explicó Arathoon.

Arathoon tuvo su primer contacto con la vela a los ocho años, al participar en un curso de verano en Guatemala, pero el entusiasmo por ese deporte se disipó rápido. Fue hasta 2010 cuando le comenzó a dar mayor tiempo e importancia a las regatas y pensó en competir con un objetivo. Hoy está meta cumplida: la plaza olímpica.

“No compito contra un resultado, la meta es ser un rival difícil de vencer”, dice.

Lee también

Comentarios