Lo más visto

Más de Deportes

Vamos a clasificar a Portugal”

El técnico de la selección de fútbol playa habla sobre el premundial que arranca en cuatro días, pero más que de la competición, de todas las implicaciones que este torneo tiene para sus pupilos y para sí mismo.
Enlace copiado
Vamos a clasificar a Portugal”

Vamos a clasificar a Portugal”

Vamos a clasificar a Portugal”

Vamos a clasificar a Portugal”

Enlace copiado
[email protected]

Si por algo Rudis Gallo ha cuajado a la perfección como entrenador de la selección de fútbol playa es por la combinación de disciplina y amistad que ha ofrecido durante años a los jugadores de la Azul playera. Capaz de gritar como el que más, pero también a veces guía, a veces consejero de un grupo que hace siete años saltó a la palestra y hace cuatro tiene todas las miradas sobre ellos. Algunos, pendientes de qué más puedan ganar; y, otros, de cuándo van a perder.

Nada en la vida es de un solo color y existen los matices, la Azul playera se ha enfrentado, sobre todo en el último año, a varios problemas antes desconocidos. De eso, del premundial del que el país será sede, de temores y confianzas y de qué ve en el futuro de la Azul playera; de todo eso Rudis conversó con LA PRENSA GRÁFICA.

Después de dos años de Tahití, se viene un nuevo premundial. ¿Cómo ve al grupo antes de este evento?

Estamos muy contentos, conscientes de que tenemos una gran responsabilidad. La eliminatoria será en nuestro país y tenemos que sacar un resultado positivo: clasificar a la copa del mundo. Independientemente sea en primero o en segundo, lo importante es lograr el boleto a Portugal 2015. Sabemos que las cosas no van a ser fáciles: así como pueden jugar algunos factores en forma positiva, en algún momento pueden ser negativos también. Estamos tratando de manejar todos los elementos, porque el grupo está muy motivado, con ganas de enfrentar la eliminatoria y confiamos en Dios, en el trabajo que hemos hecho desde que participamos en Tahití 2013.

¿Cómo valora los dos años que han pasado desde Tahití?

Hemos tenido una variedad de eventos, amistosos, tanto aquí en El Salvador como fuera. Eso le ha permitido un crecimiento a este grupo. Se ha oxigenado con una o dos piezas. Es una selección donde hay muchísimos jugadores que están pasando por su mejor momento. Poco a poco se va a ver cómo se incorporan nuevos. El pueblo salvadoreño tiene que ser consciente de que esta selección, desde que la tomamos en 2007, hemos venido incorporando nuevos jugadores. De la generación de 2007, solo quedan cinco jugadores de 12. Eso te da la pauta de que sí ha habido oportunidad para nuevos jugadores de la zona costera y de todo el país.

¿Qué tanto considera que esta selección ha crecido en comparación con la de Tahití?

En la parte deportiva considero que sí hemos crecido, porque se mantiene la base, nueve jugadores del mundial de Tahití. Luego el roce internacional que hemos tenido: Copa América, Juegos Bolivarianos, Copas Pilsener, y en otros eventos que hemos participado, esos eventos han permitido a estos muchachos que sigan creciendo. Considero que es una selección lo suficientemente madura en la modalidad de fútbol playa para sacar esta eliminatoria adelante.

¿Este era el momento ideal, por lo que la selección ya creció, para que el país fuera sede de un premundial?

Es el momento justo, es un premio para esta generación. Todo el trabajo que hemos hecho estos años, participando en cuatro copas del mundo, es un premio que nos hemos ganado como jugadores y cuerpo técnico, dirigencia, como país. Tener 16 países de CONCACAF concentrados en el país, vamos a ser vistos por todo el mundo y a tener la oportunidad de mandar un mensaje: somos un país pequeño pero estamos haciendo las cosas bien en el deporte, especialmente en fútbol playa.

Le voy a plantear tres escenarios y me gustaría saber qué piensa de cada uno. Primero: ganar el boleto a Portugal y ganar el premundial...

Sería lo más maravilloso. Como representantes de nuestro país, que Dios nos regale una alegría tan grande como clasificar a una copa del mundo y ser campeones de la CONCACAF, sería enorme. Primero, a nosotros como jugadores y cuerpo técnico; luego a todo un país que verdaderamente necesita de este tipo de emoción. Sabemos la situación que atravesamos en lo social con tanta delincuencia, pero lo importante es que hay cosas buenas en nuestro país. Sería una gran oportunidad para que exista la convivencia entre familias, entre comunidades, que nos unamos todos como país para disfrutar. Si fuéramos campeones sería algo maravilloso y un regalo muy grande para esta generación de la selección de fútbol playa. Estaríamos poniéndole un sello a todo este trabajo que hemos hecho, siempre pensando en la alegría que se le puede dar al pueblo salvadoreño.

Un segundo escenario sería ganar el boleto al mundial, pero ser subcampeones del torneo...

También sería importante celebrarlo, aunque no con la misma magnitud que un campeonato. Claro, no es lo mismo celebrar un campeonato que un segundo lugar, pero sabríamos que clasificamos a un mundial, donde están los mejores 16 países del mundo. Esa situación a uno le permite siempre seguir proyectándose a futuro sabiendo que el objetivo principal se logró, que es clasificar al mundial.

El tercer escenario, profesor, es no ganar el boleto...

Tenemos que tener bien claro que existen las posibilidades: ganar o perder. Tenemos que tener la suficiente madurez deportiva si eso pasa. Yo solo le pido al pueblo salvadoreño que tenga fe en la selección, pero también que tenga comprensión. Esta selección siempre ha tratado de dar el cien por ciento. Eso, no clasificar, no pasa por mi mente, pero sí tengo que aceptar que es una posibilidad, pues es decisión de Dios, de la vida, del destino que suceda eso si se da; pero nosotros estamos preparados para todo lo que pueda venir. Sabemos que somos seres humanos, que Dios nos pone en un lugar y nos quita, que Dios nos da las alegrías y las tristezas; partiendo de eso nosotros tenemos que ser lo suficientemente maduros para aceptar lo que Dios nos va a dar en esta eliminatoria. Y le pido muchísima comprensión a todo el país que aceptemos lo que Dios nos tiene preparados para esta eliminatoria y, humildemente, apoyémonos como salvadoreños que somos y que no vayamos a dar la espalda a cada uno de los miembros de la selección o cuerpo técnico si eso pasa. Que no les quepa duda que siempre hemos tratado de hacer todo en la selección pensando primero en nuestro país, en poner en alto el nombre de El Salvador.

¿Qué futuro le ve a la selección de fútbol playa si no se logra el boleto?

La vida tiene que seguir. Uno puede pegar un tropiezo, pero eso no significa que no se pueda levantar. Fútbol playa debe continuar y debemos ser conscientes de que la vida debe continuar, pero quedar fuera del mundial es lo que menos deseo. Yo, como técnico principal, no lo deseo pero estoy preparado para enfrentar lo que Dios nos va a dar.

En Bahamas, cuando perdieron ante Costa Rica, salió mucha gente a decir que ahí acababa el ciclo. ¿Cree usted que hay gente a la espera que la selección pierda en el premundial?

Son situaciones normales. Somos tan diferentes y cada quien ve la vida desde su punto de vista. Yo siempre he sido respetuoso a la crítica que se le ha hecho a la selección de fútbol playa. Podrán salir personas así, pero yo con mucho respeto sabré aceptar ese tipo de críticas. Yo sé todo el trabajo de la selección todos estos años que he estado al frente. A mí lo que me queda es la satisfacción de que conmigo se han hecho las cosas de frente y lo importante es que podemos levantar la frente todos: cuerpo técnico y jugadores, donde sea, de que hemos luchado por un país. Siempre y cuando las autoridades me lo permitan yo voy a seguir al frente de la selección, si no, pues al final la última palabra la tiene Diosito y las máximas autoridades de la federación.

¿Se ha sentido peligrar en el puesto?

Yo no le tengo miedo al abandono o despido de la selección en un momento determinado. Todas las cosas se las dejo a Dios y lo importante es que a veces Dios le tiene preparados mejores cosas a uno, algunos proyectos mejores en la vida. Sabré respetar las decisiones del comité ejecutivo en su momento. Lo importante es que tengo bien claro que uno no es permanente en la vida, en ningún lugar. Uno tiene que hacerse al costado para que venga alguna otra persona a dirigir la selección si eso sucede. Estoy tranquilo, porque confío en Dios que he hecho bien el trabajo al frente de la selección. Luego Dios dirá dónde está mi destino.

¿Se ve trabajando por mucho tiempo más con la selección de fútbol playa?

Solo te puedo decir que el trabajo al frente de la selección de fútbol playa y de la modalidad en El Salvador no termina. Hace falta mucho trabajo en el país para sacar esto adelante. Nosotros podríamos haber tropezado en su momento, pero esta selección, la historia que ha hecho este grupo, compromete a las futuras generaciones y personas que van a estar al frente de la selección, como entrenadores o dirigentes, jugadores, a hacer las cosas mejores, por respeto a este grupo.

¿Qué tan cercano o lejano ve el fin de esta generación?

En lo deportivo, esta generación está para muchos años más. Me atrevo a decirte que algunos jugadores aquí, si hablamos de los que tienen más tiempo dentro de la selección, tienen para dos mundiales más si manejan la disciplina dentro de la selección. Eso da la pauta de que la selección puede aguantar otro tiempo más en el proceso de darle continuidad a esta generación.

¿Cómo ha sentido el entorno, por todo lo que vivieron en 2014 luego de que quisieron quitarle el estímulo a la selección de fútbol playa?

Hemos vivido situaciones difíciles, más que todo con la parte de la ayuda que se le prometió a la selección nacional de parte del Estado, específicamente de parte del gobierno central. Ustedes bien saben las situaciones que se vivieron, pero que, a último momento, se solucionó. Luego, con respecto a los fogueos, tuvimos juegos a final del año pasado: la Centroamericana y los Bolivarianos. No era viable por decisión del cuerpo técnico hacer después algún amistoso. Mejor se tomó la decisión de participar en esta eliminatoria sin ellos.

¿Se ve en Portugal?

Me veo ahí. No existe alguna duda. Le tengo temor a esos malos momentos que a veces pasa una selección, a un mal juego por ahí. Te puede complicar el país más débil, el que entre comillas no maneja bien la modalidad. Son cosas a las que estamos expuestos nosotros como jugadores y cuerpo técnico, pasar un momento de esa naturaleza. Pero más que todo la confianza la tengo primero en Dios y luego en los muchachos, el cuerpo técnico, que hemos hecho una buena preparación. Eso me da la pauta de que nosotros vamos a clasificar a la copa del mundo de Portugal, pero sí me queda esa cosquillita.

¿Es latente, entonces, el temor de no lograr el boleto?

Tengo un poco de temor a algún momento emocional y a alguna desconcentración en el juego más importante, el del boleto a la copa del mundo. Pero yo confío que nos hemos preparado de manera profesional. Las cosas, en base a esfuerzo y trabajo, se van a dar.

Tags:

  • rudis gallo
  • entrevista
  • premundial
  • concacaf
  • playa

Lee también

Comentarios