Vamos dando pasos pequeños, pero hacia adelante”

El técnico de la Azul playera hace una valoración final del año transcurrido desde el cuarto lugar en Rávena.
Enlace copiado
Enlace copiado
[email protected]

Los seleccionados desde la cancha y el cuerpo técnico comandado por Rudis Gallo desde el banquillo fueron los artífices del cuarto lugar del mundial de fútbol playa conseguido hace un año por El Salvador. Un logro del cual el entrenador hace hoy una valoración, sobre todo en términos de lo que ha ayudado para permitir el desarrollo de la modalidad en el país.

¿Qué valoración hace del año transcurrido desde el cuarto lugar del mundial de fútbol playa?

Nosotros hemos seguido con nuestra vida, siendo positivos, tanto en la parte familiar como en la parte deportiva. Gracias a Dios, a la federación, al Gobierno y al pueblo, la selección fue reconocida de una forma justa por el trabajo que había hecho en la copa del mundo. Los muchachos, igual que nosotros, nos sentimos motivados por el respaldo, por los aplausos recibidos, las felicitaciones. Esto nos motiva a seguir haciendo las cosas bien. Ahora, a un año del cuarto lugar, nosotros siempre seguimos trabajando de la mejor manera posible. Ya llevamos nueve semanas de preparación y somos conscientes de que, primero Dios, vamos a seguir logrando objetivos, como clasificar a la copa de Tahití.

Podría decirse que lo ocurrido hace un año cambió la vida de la selección de fútbol playa, pero, usted, ¿cómo ve a sus jugadores?

Podría haber algunas diferencias en la parte material, porque ellos están supliendo sus necesidades diarias de una mejor manera y eso lo motiva a uno a vivir una vida más feliz. Pero en la parte emocional, espiritual, seguimos siendo los mismos jugadores, cuerpo técnico, tratando de hacer las cosas de lo mejor, agradeciéndole a Dios por tenernos con vida y haciendo lo que a uno le gusta: el fútbol playa y darle alegrías a todo un pueblo. Somos conscientes de ese reto: de seguir siendo humildes, trabajar con coraje y esperar la bendición de Dios.

¿Podría hablarse de que el fútbol playa se ha masificado en el país?

El desarrollo de esta modalidad en el país todavía está en proceso. Vamos dando pasos pequeños, pero lo importante es que son pasos hacia adelante. Cada uno de los que estamos involucrados en esto ponemos nuestro granito de arena y eso viene a fortalecer el trabajo de selección. Tenemos varios sectores en las costas del país que están ahorita en los torneos locales y eso me permitió incorporar ocho jugadores al trabajo de selección. Han venido muchachos, se han ido, he traído otros. Los que vienen, vienen a aprender y llevan el conocimiento a sus sectores. Eso me llena de alegría porque se trabaja y se intenta fortalecer la masificación. Claro, no hay que conformarse y esperamos seguir hacia adelante.

¿Los torneos locales solventan el que no se haya echado a andar la tercera edición de la liga nacional de fútbol playa?

Estamos tratando de revivir la liga. Ahorita se está dando la masificación en varios sectores. Está claro que algunos caminan más rápido que otros. Lo importante es que siguen llegando recursos a la selección de playa y eso motiva a los gobiernos municipales a invertir en la parte social a través del deporte.

¿Considera que el futbolista de playa salvadoreño ha logrado hacerse también de un nombre a escala internacional?

Sí. Los ejemplos claros son los de Agustín Ruiz, Frank Velásquez y Eleodoro Portillo; pero eso no significa que solo ellos pueden salir a otro país. Hay jugadores dentro de la selección y otros que llegan de más sectores con mucha capacidad. El jugador salvadoreño tiene que apostarle a eso. El fútbol playa se está profesionalizando y salen oportunidades en Suramérica y Europa para los jugadores. Algo así cambiaría la vida de ellos como deportistas y mejoraría la imagen de El Salvador.

El que se hubiera hecho más pública la selección de playa también llevó al revuelo causado por casos como los de Frank Velásquez. ¿Cómo han aprendido a manejar eso?

Los seres humanos, a veces, no estamos preparados para algún tipo de éxito, de poder, que la vida nos da. Somos humanos y, así como Frank, cualquier otro jugador pudo haber cometido errores. Son errores de humanos. La situación es saber comprenderlos y decirles que las cosas no son así, incorporarlos a la línea que se venía manejando. Gracias a Dios ahora está trabajando en una forma muy unida. En su momento cometió un error, pero con comunicación y consejos ha retomado la parte ideal

¿Y el caso de Darwin Ramírez?

En el caso de Darwin es importante ver las condiciones en que pasó. Considero que hay que seguir apoyándolo. El Gobierno está haciendo trámites para solventar su situación y los gobiernos municipales también. Esto es parte del éxito que tuvieron en Italia. Ahora ellos no pueden pasar desapercibidos. Los casos de Frank y Darwin son diferentes, pero ayudan para orientarlos y decirles que son personas públicas y están expuestos a las críticas y a los elogios, tienen que saber manejarse para ser ejemplos para la sociedad salvadoreña.

Pese a lo que se ha avanzado, ¿qué considera que aún hace falta en cuestión de apoyos para el fútbol playa?

Considero que aún falta concientización de los sectores que quieran desarrollar sus respectivas partes. Hemos desarrollado la liga desde 2010 y sabíamos que era un evento grande que queríamos expandirlo. Hemos tratado y se ha venido haciendo, porque tenemos los torneos locales, pero a veces por situaciones de los fenómenos naturales y algunas de la parte política no se pueden desarrollar. Uno tiene que esperar la situación y luego moverse en el momento oportuno; pero considero que se ha hecho el trabajo de la mejor manera posible. Se necesita un poquito más de asistencia de gente en los sectores y conciencia en los gobiernos municipales, que se involucren junto con el proyecto de la federación para trabajar unidos.

Tags:

  • fútbol playa
  • Rudis Gallo
  • Azul playera

Lee también

Comentarios

Newsletter