Y llegó el primer triunfo

Antes de alcanzar la gloria, la selección de fútbol playa ganó su primer partido en un mundial.
Enlace copiado
Donde el sueño comenzó.   La historia del mundial de fútbol playa comenzó con la derrota ante Portugal, pero el sueño dio inicio al vencer a Omán 4-3 en un partido disputado hace, exactamente, un año.

Donde el sueño comenzó. La historia del mundial de fútbol playa comenzó con la derrota ante Portugal, pero el sueño dio inicio al vencer a Omán 4-3 en un partido disputado hace, exactamente, un año.

Y llegó el primer triunfo

Y llegó el primer triunfo

Enlace copiado
<p>El primer objetivo que llevaba la selección de fútbol playa a Rávena, Italia, era conseguir un triunfo. Un gane. En sus dos participaciones anteriores en mundiales de la modalidad, las maletas siempre regresaron cargadas de derrotas. Seis juegos y seis caídas. Por eso, cuando los pupilos de Rudis Gallo obtuvieron el boleto para el mundial transalpino la meta era clara: ganar un encuentro.</p><p>Si conseguirlo era difícil, más lo pareció luego del debut en el torneo, cuando cayeron goleados 11-2 contra Portugal. Dos días después, empero, la Azul playera regresó a la arena de Rávena y comenzó a dibujar el momento más glorioso en la historia del fútbol cuscatleco.</p><p>En los planes de Gallo antes de viajar a Europa, Omán aparecía como el rival más asequible para arriesgar por esa primera victoria. Sin embargo, no se comenzó como se pensaba cuando Jalal Al Sinani abrió la cuenta para los asiáticos unos segundos antes de terminar el primer cuarto del encuentro.</p><p>Pero ese sábado de hace un año estaba destinado a ser especial para El Salvador. En el segundo cuarto, Elías “Ronaldinho” Ramírez consiguió el empate y mandó todo a definir al último período, con el juego empatado 1-1.</p><h2>La gloria del primero</h2><p>El último período del partido fue una montaña rusa de emociones. Tomás Hernández levantó de sus asientos ante el televisor en el país cuando le ganó un balón al portero y remató al poste y luego también hizo gritar cuando puso arriba a la selección tras un tiro de esquina.</p><p>El triunfo se acercaba. Más cuando Nasser Al Mukhaini anotó en propia puerta y la pizarra mostraba ya un 3-1 a favor azul. Con 10 minutos por jugar, el reloj era el mejor aliado.</p><p>Sin embargo, jugó a la contraria. Se fueron cinco, seis y siete minutos. Y en el octavo de esos últimos 10, Omán fabricó el empate en los segundos 15 y 26 del minuto 33. Del 3-1 se pasó al 3-3. De la cercanía del triunfo al miedo de la derrota. De la espera por el silbato final a la espera del tiempo extra y los penaltis.</p><p>Pero Agustín Ruiz no quiso esperar más. Renegó de tener que salir de la cancha nuevamente con la vista al suelo, cuando, sobre el minuto 35 con 30 segundos, vio a Eleodoro Portillo capturar un balón y le marcó el pase al centro.</p><p>Cuatro segundos después, el “Tin” ejecutaba una “tijera” en el aire y el balón acabó anidado en la red. El cuarto. El del triunfo. Finalmente, la selección de fútbol playa obtenía su ansiada primera victoria en un mundial de la modalidad y se abría, también, la opción de avanzar a cuartos de final si derrotaba en el último encuentro de la ronda de grupos a Argentina.</p>

Tags:

  • deportes
  • la-selecta

Lee también

Comentarios

Newsletter