¡No se pudo!

El Salvador perdió por 2-0 ante Estados Unidos por la repesca del boleto al mundial de Nueva Zelanda.
Enlace copiado
¡No se pudo!

¡No se pudo!

¡No se pudo!

¡No se pudo!

¡No se pudo!

¡No se pudo!

Enlace copiado
Colorín colorado, el sueño mundialista acabó ayer en Montego Bay con la derrota de El Salvador por 2-0 contra Estados Unidos, en un partido en el que no se aportó nada en ofensiva y se perdió un penalti que pudo haber cambiado la historia.

Un cabezazo de Ben Spencer y otro tanto de Paul Arriola fueron suficientes para devolvernos a la realidad en este proceso mundialista que no escondió el poco trabajo que se generó alrededor de esta selección juvenil.

Tras los cinco minutos en que el equipo salvadoreño fue un manojo de nervios por conocer lo que se estaba jugando en la cancha y permitir dos llegadas de los norteamericanos, el partido comenzó a equilibrarse en el medio campo.

Dos tiros de esquina de Estados Unidos en los primeros 15 minutos por ninguno de los nuestros era el fiel reflejo de quién dominaba en la cancha.

Y la presión estadounidense por abrir el marcador rompió el cerco defensivo salvadoreño a la mejor manera gringa: a balón parado, al minuto 36.

Un cobro de tiro libre desde la banda derecha encontró con mucha fortuna la espalda del zaguero Miazga al desviar este la pelota al vértice derecho de la meta de Cañas, acción que dejó helada y estática a toda la zaga nacional, que no intentó estorbar el choque franco y sin marca el gigantón Ben Spencer decretó al 36' el ansiado 1-0 sobre un El Salvador sin idea de ataque y cansado en la marca.

El primer tiempo terminó con esa sensación de que Estados Unidos pudo haberse ido al descanso con mayor ventaja en el marcador, pero este combinado gringo que maneja el charrúa Tab Ramos adolece de definidores al fallar Romain Gall y el propio Jamieson IV el probable 2-0.

Las sustituciones de Tab Ramos al mandar al delantero del Tijuana mexicano Paúl Arriola por el goleador Ben Spencer y de Mauricio Alfaro al sacar a César Flores y apostarle al ataque con Romilio Hernández en la cancha presagiaban que el partido tomaría otro rumbo que el monólogo que tuvimos de los gringos sobre los nuestros en el primer tiempo.

Y así fue, El Salvador encaró con mayor ánimo ofensivo sobre la meta estadounidense y pronto comenzaría a generar lo que en la primera mitad no hizo: atacar.

Narciso Orellana hizo al 50' el primer tiro franco sobre la meta de Steffen, clara prueba de que los juveniles nacionales se pasaron el partido más preocupados en la marca que buscar la meta rival.

Pero con pocas acciones de gol en el partido para El Salvador no puede darse el lujo de fallar un tiro de penalti que pudo haber dado el empate .

Una escapada de Narciso Orellana por izquierda, la primera que hacía el volante de marca de Isidro Metapán, provocó que su centro chocara en el brazo del lateral Shaquell Moore y que el azteca Guerrero señalara sin tapujos el manchón de penal.

Pero no era la noche para el cumpleañero José Villavicencio, que al 52' anunció mucho su tiro para que se luciera el meta de las canteras del SC Frieburg de Alemania, que le adivinó su intención al lanzarse a su costado derecho y desviar a tiro de esquina el remate del jugador tigrillo.

Tab Ramos buscaba rematar el juego y no darle más libertades a la media cancha nacional al mandar al 61' a Herbert Mejía Flores, más conocido como Júnior Flores, por el delantero Gall.

Un minuto más tarde los reflejos de Cañas nos salvaron del 2-0 al mandar a tiro de esquina el cabezazo de Jamieson IV.

Los nervios afloraron en la zaga nacional y un bobo cabezazo defensivo de Moreno tratando de asistir al meta Cañas le permitió a Jamieson IV quitarse al meta nacional y mandar la pelota a la portería, pero Tamacas salvó a un metro de la línea de gol para el tiro de esquina.

El Salvador se desmotivó por el penalti fallado y Estados Unidos encontró en Arriola la válvula de escape para amarrar el boleto mundialista.

Precisamente el jugador del Tijuana de México marcó el ansiado 2-0 al 67' al culminar una jugada personal de Flores que desbordó por la derecha y cedió al siete gringo, que remató sin marca y contó con el desvío de Narciso Orellana para sepultar las esperanzas nacionales.

Con el 2-0 en contra, el equipo nacional buscó el descuento en el marcador, pero una y otra vez sus intentos chocaron con los centrales norteños, que ganaban todo balón aéreo.

Juan Barahona probó fortuna al 76' al tratar de emular su golazo de tiro libre sobre Cuba el pasado jueves, pero su remate encontró los guantes del meta Steffen, que adivinó sin moverse el disparo.

La tapa del pomo de la eliminación se produjo al 80' cuando el aliancista Andrés Flores Jaco pegó sin balón y frente al juez Guerrero a los tobillos de Júnior Flores en el medio campo para ganarse la cartulina roja de manera directa por juego violento como para bajar el telón de esta aventura juvenil que inició en abril con un sueño mundialista y terminó nueve meses después.

Lee también

Comentarios

Newsletter