“Me provoca envidia El Salvador”

El entrenador del Barcelona de fútbol playa Ramiro Amarelle vivió en la Costa del Sol la recta final del eliminatorio de CONCACAF.
Enlace copiado
“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

“Me provoca envidia El Salvador”

Enlace copiado
[email protected]

El español Ramiro Amarelle es una eminencia en el fútbol playa del mundo. Jugador del Barcelona, hoy entrenador del equipo de la modalidad de los catalanes y capitán de la selección española, así como anotador de uno de los mejores goles en la historia del deporte. Y Amarelle fue un espectador de lujo en el premundial de fútbol playa que cerró el pasado sábado con México y Costa Rica como clasificados a la copa del mundo de Portugal.

El ibérico llegó a El Salvador para ser parte del seminario FIFA sobre la modalidad, vivió en los graderíos la recta final del torneo y platicó con Grupo Dutriz, ante el que consideró a El Salvador como uno de los que más ha crecido a escala regional.

¿Cuál fue el motivo de su visita?

Hemos venido a un seminario de fútbol playa aprovechando el clasificatorio para conocer un poco la situación de las federaciones de CONCACAF.

¿Cuál es hoy su relación con la modalidad de fútbol playa?

Estoy vinculado, entrenando a un club profesional regional y tengo menos disponibilidad, pero juego igual, entreno igual. Estoy jugando con el Barcelona. No tengo la disponibilidad para participar todo el año en fútbol playa, pero sí que seguimos jugando. Gracias a FIFA también participo en un montón de seminarios y en cursos y en procesos.

¿Su faceta como entrenador es en fútbol 11?

En fútbol 11 soy entrenador de la categoría sub-19 en segunda división profesional en España, en el CD Lugo, y en el fútbol playa estoy con el Barcelona. Participamos en seis, siete eventos al año y soy el responsable de la plantilla.

¿Y con la selección de España?

Ahora no estoy participando. La verdad es que la exigencia que tiene la selección española es muy alta, de muchos torneos semanal y la verdad es que hay un montón de nuevos jugadores y hay que ir dejando espacios para que todos vayan participando y creciendo.

Sacarlo a usted habrá sido difícil. Usted era capitán y figura...

Todos son ciclos en la vida. A veces sales, otras entras, lo importante es disfrutarlas en cada momento. No creo que haya terminado mi momento en la selección. Así que, nada, si se da volveremos a disfrutarlo y si no seguiremos disfrutando de otras facetas. Con el Barça estoy muy a gusto y en el fútbol de campo y con FIFA.

¿Cuál fue su labor en el premundial?

Soy instructor FIFA y participamos en el seminario tratando de dar a conocer las maneras de ayuda y de desarrollo del deporte dentro de la confederación y conocer también su “feedback”, la situación que tienen los países con las peculiaridades de cada uno. El objetivo principal es desarrollar el deporte, desarrollar las competiciones, por lo que es necesario escucharlos.

¿Qué le ha parecido este torneo?

Bien, lógicamente el nivel sube cada año, la preparación de cada equipo es mayor. Venir a El Salvador con el ambiente que ofrece esta maravilla de estadio yo creo que es un lujo. El fútbol playa ha crecido muchísimo, cada vez encontramos más nivel con equipos muy bien preparados y organizados como es El Salvador, que ya dispone de un reconocimiento.

¿Qué tanta brecha consideraría que existe entre el fútbol playa de UEFA con el de CONCACAF?

No considero que sea tan grande. Yo creo que el potencial aquí está por explotar. La única ventaja que tiene hoy Europa con respecto a Centroamérica es que llevamos más años compitiendo a nivel internacional. Esa sí que es una pequeña ventaja. Los equipos y jugadores en Europa compiten más entre sí. Esta región tiene muchísimo potencial y el único matiz que veo es la cantidad de eventos que juegan en Europa con respecto a Centroamérica.

¿Qué le ha parecido el fútbol playa en El Salvador?

Me provoca envidia, porque venir al estadio, verlo lleno con el público animando, alentando al equipo de beach soccer reconoces que en Europa no existe este grado de vínculo, de impacto social. Yo creo que en este caso El Salvador lo está aprovechando y ojalá sirva para desarrollar el deporte y que saque rendimiento.

Usted está en el Barcelona, que en el caso el primer equipo ficha a los mejores jugadores de todo el mundo, ¿en el fútbol playa hace lo mismo?

Sí, tenemos a los mejores. Podemos escoger a todos los jugadores del mundo que querramos. El único matiz que tenemos es que utilizamos una base de jugadores nacionales, que es el 50 % de la plantilla siempre. Hasta el año pasado solo teníamos dos eventos, el mundialito de clubes y un partido de exhibición benéfico y esta temporada hemos iniciado ya con seis eventos como mínimo entre mundialito, world tour, exhibiciones a nivel social en diferentes mercados para el desarrollo de fútbol playa. El club ve el fútbol playa como un aspecto social. En realidad tenemos grandes jugadores. Este año en el Barcelona jugará Bruno Xavier (Brasil) con nosotros. La verdad es que tengo la bendición de poder escoger de todos los jugadores del mundo que quiero y estoy muy a gusto.

¿Qué posibilidades tiene un jugador de CONCACAF de jugar en un equipo como el Barcelona?

La posibilidad de que sea de los mejores del mundo. Tan fácil como eso. No tengo ningún perjuicio contra nadie y no escojo por regiones del mundo. Escojo por el nivel que veo en los jugadores en las competiciones más importantes.

Por un tiempo usted fue considerado el mejor jugador del mundo. ¿Hoy mismo quien cree que lo sea?

Esto va por eventos. Es muy fácil esto. Yo era el mejor del mundo en 2003, 2008. Depende si hace un buen evento y si estás en un buen nivel. Hoy en día hay unos premios que reconocen este trabajo, y este año los premios reconocen a Bruno Xavier como el mejor jugador y a Dona como el mejor portero. El que quiera quitarle el sitio lo que debe hacer es jugar bien los siguientes torneos y ser reconocido por todo el mundo del beach soccer y eso hay que hacerlo un año y otro año y otro año. No consiste en hacerlo solo 15 días.

¿Recuerda los partidos que jugó ante El Salvador?

¡Uf! Son muchos los partidos que tengo, pero contra El Salvador he jugado un par de veces. La verdad es que el nivel, las condiciones y las capacidades que se les veía han aflorado, y producto de su trabajo hay que reconocer que han mejorado y han evolucionado mucho. Ya apreciabas chicos rápidos, dinámicos, con capacidades para desbordar, muy agresivos con el balón y sin el balón se han conjuntado, han conocido el deporte, han practicado, han entrenado y son un equipo, para mi gusto, muy interesante dentro del fútbol playa.

Hay una división del Barcelona de fútbol playa, pero siguiendo el equipo, viendo el sitio web se promociona mucho el equipo mayor...

El Barcelona es un equipo multidisciplinar y cada uno se ajusta a su medida dentro del nivel del club. La proyección que tiene el Barcelona, como podemos comprender, es el top del mundo a nivel del fútbol. No podemos pretender el fútbol playa competir. Ni intentamos ni queremos competir. Son diferentes modalidades deportivas, tenemos que ajustarnos a una realidad y esa te dice que en España hoy en día no hay liga, hay un mundialito de clubes y en él el Barça juega. Y a partir de ahí las acciones son sociales y de imagen en todo el mundo. Cuando en realidad se desarrolle una liga nacional en todos los países del mundo y haya competiciones de verdad que te permitan jugar podremos hablar de la repercusión que podría tener en el Barcelona. Pero a día de hoy creo que cada club se ajusta a la realidad de su país.

Tags:

  • entrevista
  • amarelle
  • futbol
  • playa
  • concacaf

Lee también

Comentarios

Newsletter