“Las aprobaciones desde el punto de vista ambiental son realmente tortuosas”

El presidente de Grupo Provivienda lamentó la demora con que la cartera de Medio Ambiente responde   a los  trámites  de la  construcción.

Enlace copiado
“Las aprobaciones desde el punto de  vista ambiental son realmente tortuosas”

“Las aprobaciones desde el punto de vista ambiental son realmente tortuosas”

Enlace copiado

Federico Salazar, presidente de Grupo Provivienda, viene cada tres meses a El Salvador, uno de los cinco países en donde el conglomerado se ha abierto paso. El empresario destaca la calidad de la mano de obra salvadoreña y la “sanidad” del mercado de créditos hipotecarios, pero resiente la tardanza en los trámites para que se autorice un nuevo proyecto.

¿Cómo evalúan el clima de negocios en El Salvador? ¿Ha sido difícil la tramitología?
Muy difícil. En eso sí tenemos que ser sinceros... las aprobaciones desde el punto de vista ambiental han sido realmente tortuosas, inexplicables, y eso hizo retrasar muchísimo la inversión. Y al final de todo, lo que no entienden a veces  las autoridades, es que eso se traduce en un costo financiero y una ineficiencia del proyecto que termina pagándola el consumidor final. Muchas veces esos entrabes lo único que traen son mayores precios por demoras y en muchos casos, como lo hemos visto en toda Latinoamérica, es que el empresario desesperado termina involucrado en prácticas de corrupción, que en nuestra empresa eso está totalmente prohibido y nunca hemos comulgado con eso, y nunca lo haremos.   

¿La vivienda en altura la ven factible en El Salvador?
 La vivienda en altura por metro cuadrado termina siendo mucho más costosa, y lo que vemos es que en El Salvador dada la condición económica realmente para uno ser bien eficiente debiera vender por debajo de $80,000. Y hacer vivienda digna por debajo de $80,000 en altura no es fácil, entonces pensamos que la propuesta de valor en este momento es con esquemas como Quintas de San Agustín.    

El tema de la vivienda en Lationamérica es complejo, hay mucho déficit que atender. Desde su experiencia en el sector inmobiliario, ¿qué sugerencias de políticas cree que podrían impulsarse?
El mejor esquema que conozco es el Panamá. La vivienda hasta $120,000  tiene algún tipo de subsidio a la tasa de interés, que es 4 %, son pagadas por el Gobierno, pero vía un menor impuesto que le cobra a la banca, no es que salga a pagarlo, sino que lo descuenta de los impuestos a la banca. Eso ha dinamizado la construcción en Panamá al punto que hoy en día, cerca del 20 % del PIB ,lo genera la construcción.

Lee también

Comentarios

Newsletter