Lo más visto

Más de Economía

$1,239 millones ha costado a la CEL subsidiar energía

La entidad consigna que este ha sido el desembolso de 1998 a 2016. La cifra aumenta al agregar el precio preferencial que recibe ANDA. GOES inició en 2016 un recorte de beneficiarios.
Enlace copiado
Medida.  El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, informó en 2016 sobre los criterios que se aplicaron para recortar el subsidio. Se excluirían a ranchos de playa, ONG y apartamentos de lujo, entre otros.

Medida. El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, informó en 2016 sobre los criterios que se aplicaron para recortar el subsidio. Se excluirían a ranchos de playa, ONG y apartamentos de lujo, entre otros.

$1,239 millones ha costado a la CEL subsidiar energía

$1,239 millones ha costado a la CEL subsidiar energía

$1,239 millones ha costado a la CEL subsidiar energía

$1,239 millones ha costado a la CEL subsidiar energía

Enlace copiado
La Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) ha desembolsado $1,239 millones para mantener el subsidio a la energía eléctrica, entre 1998 y septiembre de 2016, según documentos que la entidad ha publicado.

En 2016, esta empresa del Estado hizo una transferencia por $62.8 millones al Fondo de Inversión Nacional en Electricidad y Telefonía (FINET). El FINET es el que se encarga de reintegrar el subsidio a las compañías distribuidoras de energía.

Este beneficio que da el Estado permite que unos 900,000 usuarios –según el Ministerio de Economía (MINEC)– vean reflejado un monto menor en sus facturas mensuales. Pero las distribuidoras son las primeras que asumen la diferencia en los costos.

De acuerdo con el detalle de CEL, en 1998 la autónoma pagó $51.6 millones. Un año después, subió a $58.3 millones. En 2000 el pago llegó a ser de $76.3 millones. En 2001, año de los terremotos y la dolarización, los aportes de CEL disminuyeron de forma notoria pues solo se registraron $7.7 millones, y en 2002 solo fueron de $1.5 millones. Entre los años 2003 y 2004 no se consigna salida de fondos para el subsidio a la energía de parte de la entidad.

Es hasta 2005 cuando los desembolsos se reinician. Ese año la CEL aportó $17.3 millones; en 2006 el pago fue de $21.9 millones. La tendencia al alza fue la constante de los años siguientes. Ya para 2007 el pago llegó a los $42.2 millones y casi se duplicó para 2008 con un monto de $98.7 millones.

En los dos años siguientes, 2009 y 2010, los desembolsos fueron de $31.7 millones y $20.6 millones, respectivamente. En 2011 la cifra desembolsada para el subsidio se disparó hasta los $109.1 millones.

La tendencia continuó en los años siguientes. En 2012 fueron $157.7 millones; en 2013, $166.4 millones y $174.1 millones para 2014. En 2015 la CEL reportó haber desembolsado $141.8 millones. El año pasado aparece un pago de $62.8 millones con datos actualizados a septiembre. Las distribuidoras de energía han informado que el Gobierno les adeuda alrededor de $44 millones por el subsidio correspondiente a los últimos meses de 2016.

Pero, además, la CEL también ha venido subsidiando el precio de la energía que paga la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA). Entre 2000 y 2015, la ANDA dejó de pagar a la CEL $244.1 millones, según la CEL.

La entidad resalta también que el monto aportado por subsidios directos e indirectos de 1998 a 2015 asciende a $1,836 millones. Los subsidios indirectos en contratos a largo plazo entre 2011 y 2015 fueron de $415.3 millones. El subsidio indirecto resulta de calcular la diferencia entre el precio al que la CEL vende en el Mercado Regulador del Sistema (MRS), donde participan otros actores del sector privado, y el precio facturado a las distribuidoras.

Focalización de los subsidios

El año pasado, el Gobierno anunció un proceso para focalizar el subsidio, con el fin de que lo recibieran los hogares que más lo necesitaban. Organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y centros de pensamiento han insistido en focalizar subsidios.

En septiembre de 2016, funcionarios de Gobierno como el secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, y el ministro de Economía, Tharsis Salomón López, declararon que el objetivo del plan de racionalización de esta subvención era excluir a empresas, ONG, iglesias, personas que posean ranchos de playa o más de una vivienda a su nombre y hogares que se ubiquen en las “clases alta-superior y alta-media”, según un estudio de carácter oficial.

El proceso de ordenar la lista de beneficiarios y dejar a los hogares con mayor necesidad económica inició el último trimestre de 2016. Desde entonces, no hay información disponible sobre cómo cambiará la lista de los hogares beneficiados y encima de eso el Gobierno está endeudado con las distribuidoras de energía por más de $40 millones.

Una fuente del Gobierno que pidió no revelar su identidad señaló: “El Ministerio de Economía es el encargado de definir los criterios para que un usuario residencial califique como beneficiario del subsidio eléctrico y mensualmente le remite a las distribuidoras el listado de los usuarios residenciales que pueden recibir el subsidio”.

La CEL y la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia confirmaron a este medio que es el MINEC quien maneja la información, pero el referido ministerio dijo que no le correspondía esta función. En resumen, al cierre de esta nota no fue posible conocer con exactitud cuánta gente ha entrado o salido en la lista de beneficiarios del subsidio de energía desde que inició el proceso.

Luego entra la polémica del dinero que ANDA le debe a CEL por el subsidio que ya se mencionó.

La fuente que pidió anonimato manifestó que “ANDA ha reconocido un precio máximo de $64.42/MWh más IVA como ‘precio de mayorista’” incluso después de haber aumentado los precios al consumidor.

Este precio no ajusta con la realidad del mercado, aseguran los consultados para esta nota. “Cuando CEL no tiene energía suficiente para cubrir la energía que ANDA retira en el mercado mayorista, debe comprar los faltantes de energía al precio del mercado, el cual es mayor al precio reconocido por ANDA” y su pago no es regular.

Fuentes de la ANDA explicaron ayer mismo que durante la gestión de Mauricio Funes cambiaron el mecanismo de compra y venta de la energía necesaria para el servicio del agua potable.

“La nueva disposición obligó a ANDA a acudir a la Unidad de Transacciones (UT), por donde pagaba el precio comercial, como un privado más, lo que fue aumentando la deuda entre la ANDA y la CEL, debido al pago de comisiones en el mercado de transacciones”, que es el mismo de los mayoristas.

Sin embargo, a través del decreto legislativo 119, de agosto de 2012, se eximió a ANDA del pago a la UT por todas las operaciones comerciales que realiza. Además, este decreto obliga a la CEL a venderle a ANDA a precio de mayorista, “entendiéndose por tal el precio que CEL le vende a las distribuidoras, asimismo, deberá entenderse que en dicho precio ya irá incluido el Impuesto a la Transferencia de Bienes Muebles y a la Prestación de Servicios (IVA)”, según el artículo 1 del decreto.

También señala esta fuente que cuando la ANDA le compre directamente a un distribuidor, este solo le cobrará “el uso de red”.

En la actualidad, dice la fuente en ANDA, la autónoma le paga cada mes a la CEL entre $3 y $4 millones por el consumo eléctrico en sus plantas potabilizadoras y de bombeo.

Tags:

  • subsidio
  • energia
  • focalizacion
  • cel
  • anda
  • finet

Lee también

Comentarios