15 % de afiliados en AFP logrará reunir las cotizaciones que exige la ley

Para recibir una pensión, es necesario comprobar 25 años de aportes a la cuenta individual.
Enlace copiado
Ahorro.  Una de las acciones para asegurarse una mayor pensión es alimentar la cuenta individual con constancia.

Ahorro. Una de las acciones para asegurarse una mayor pensión es alimentar la cuenta individual con constancia.

15 % de afiliados en AFP logrará reunir las cotizaciones que exige la ley

15 % de afiliados en AFP logrará reunir las cotizaciones que exige la ley

Enlace copiado
Los trabajadores inscritos en una AFP necesitan acumular un mínimo de cotizaciones a su cuenta individual de ahorro para que se les programe una pensión, pero no todos cumplirán ese requisito.

La Ley del Sistema de Ahorro para Pensiones establece que un trabajador debe llegar a los 25 años de cotizaciones en su vida laboral para recibir una pensión. Son aproximadamente 300 aportes comprobados a su cuenta individual de ahorros, aunque no se hayan hecho de manera continua.

Las investigaciones de FUNDAUNGO en el tema previsional revelan que el 15 % de los afiliados a las AFP reunirá el mínimo de cotizaciones que plantea la ley.

El informe estadístico de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) indica que hay 2,851,399 personas afiliadas en las AFP hasta febrero; de todas ellas, unas 427,700 podrán reunir el número esperado de cotizaciones para recibir una pensión cuando se retiren del trabajo. El resto, el 85 %, no cumplirá las condiciones y se exponen a que se les devuelva el saldo acumulado en su cuenta de una sola vez.

Las cotizaciones no dependen solo del trabajador, sino también del patrono, cuando existe una relación laboral con salario fijo.

FUNDAUNGO y la gremial de las AFP, ASAFONDOS, han insistido en la necesidad de fortalecer el papel de las instituciones de Gobierno para controlar a los empleadores que no están abonando a la cuenta de ahorro de sus trabajadores.

Según datos de las AFP, cada mes recuperan un promedio de $3 millones por las transferencias que no se han efectuado a las cuentas individuales de los empleados.

Desde el Gobierno se ha buscado mecanismos para facilitar esta tarea. En octubre del año pasado, la SSF inauguró una oficina de atención al usuario ubicada en la alameda Roosevelt. Desde ahí, los empleados y patronos pueden agilizar cualquier proceso.

La frecuencia con que se abona a las cuentas de ahorro se conoce también como densidad de la cotización. FUNDAUNGO señaló que desde que se cambió del sistema de pensiones público hacia el de capitalización individual, hace 17 años, la densidad de la cotización ha bajado. En 1998 la frecuencia con que se alimentaba la cuenta era de 70 % para toda la población afiliada, pero hasta 2014 se estima que cayó a 24 %.

Lee también

Comentarios

Newsletter