1,500 empresas han cerrado por la inseguridad

Los pequeños y medianos empresarios han dejado de operar, según datos de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), debido a que no pueden seguir pagando las extorsiones.
Enlace copiado
Afectados.  Esta semana, el Consejo Nacional de la Pequeña Empresa en El Salvador (CONAPES) informó que, hasta el 31 de diciembre de 2015, 148 pequeños empresarios fueron asesinados.

Afectados. Esta semana, el Consejo Nacional de la Pequeña Empresa en El Salvador (CONAPES) informó que, hasta el 31 de diciembre de 2015, 148 pequeños empresarios fueron asesinados.

1,500 empresas  han cerrado por la inseguridad

1,500 empresas han cerrado por la inseguridad

Enlace copiado
En El Salvador, al menos 1,500 empresas comerciales han sido cerradas en los últimos meses, debido a la violencia social e inseguridad que se vive en el territorio, según consignan los registros de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT).

Los pequeños empresarios del sector comercio son los más afectados, ya que son extorsionados, amenazados, asesinados o sufren por el crimen de algún familiar. La situación genera desempleo en el campo y la ciudad.

“Los datos, los peores son que hay alrededor de 1,500 empresas que ya cerraron. Sí, empresas pequeñas, microempresas, pequeñas empresas, principalmente del sector comercio, o sea, se cierran las empresas por miedo, por terror a que sean ejecutados, que sean amenazados, extorsionados, hay empresarios pequeños que llegan al tope”, relató Pablo Durán, presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT) durante su intervención en la entrevista televisiva “Frente a frente”.

El Salvador es un país inseguro. Datos oficiales consignan que 6,640 personas fueron asesinadas en 2015.

El domingo 24 de enero de este año ocurrieron 32 homicidios.

Respecto al incremento de los homicidios, Jorge Daboub, presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), dijo: “Son 24 familias (al menos las que sufren a diario por los asesinatos), no las quitemos del contexto donde están, son 24 familias diarias que tienen que pasar por esos problemas, yo creo que eso no puede ser, hay que hacer algo”.

En el país, según los relatos de los comerciantes y empresarios, la extorsión puede ser cancelada en dos formas: con dinero y con “especie”.

Es común que los comerciantes entreguen semanalmente dinero a los delincuentes, luego de ser amenazados.

En otras ocasiones, los comerciantes pagan la extorsión con sus productos o servicios, dependiendo el rubro al que se dediquen.

Mencionada modalidad es conocida en el mundo comercial popular como pago “en especie”.

“Ayer nada menos comentábamos con una pequeña comerciante de ferretería, y entonces, llega el marero y dice: ‘Dame un galón de pintura, o dame cinco galones, o dame cuatro rollos de alambre de púas’, todos los días le llegan a pedir algún artículo, alguna especie”, detalló el presidente de COEXPORT.

En un comedor de una populosa colonia de Soyapango, según el relato del expropietario del negocio, miembros de una pandilla le solicitaban una olla de sopa todos los domingos para “garantizarle la seguridad de los clientes del comercio”.

Una empresa que distribuye sodas y cervezas, por ejemplo, también entrega cajas de productos a los pandilleros para pagar la extorsión. En la partida de la organización está contemplado el pago del ilícito.

En ocasiones, los trabajadores son amenazados por hombres armados para intimidarlos y aumentar el monto de la extorsión. Los nombres de los comerciantes afectados y los lugares donde ocurre el delito no fueron publicados por seguridad.

Tags:

  • inseguridad
  • extorsiones
  • coexport
  • pago
  • operaciones

Lee también

Comentarios

Newsletter