APP requieren crear confianza, afirma experto

En los asocios público-privados, las empresas y el Gobierno trabajarán proyectos en conjunto.
Enlace copiado
Enlace copiado
La ética es fundamental para construir confianza en la población sobre los Asocios Público-Privados (APP) que permitan la ejecución de diversos proyectos, indicó Olman Segura, académico y exfuncionario de Costa Rica que brindó ayer en San Salvador la ponencia denominada “Innovación en alta gerencia: La importancia de las alianzas público-privadas”.

“La cuestión de la ética no solo es importante en el sector público, porque aquí se acostumbra mucho a que la corrupción está en el sector público y la corrupción está en el sector privado también. A veces cuando hay esos APP hay dudas, porque normalmente se presta para componendas y arreglos”, indicó Ruiz.

En El Salvador fue aprobada una Ley de Asocios Público-Privados en 2013.

Con la iniciativa, el Gobierno busca generar una mayor inversión en proyectos de infraestructura y de servicios públicos.

Segura asevera que los APP pueden promover el desarrollo del país a través de la realización de proyectos que tengan como objetivo beneficiar a la población.

Algunos de los beneficios que pueden ser obtenidos con el desarrollo de los proyectos por medio de esa modalidad son mayor competitividad, eficiencia en el uso de recursos públicos y generación de empleos. Asimismo, puede ser edificada más infraestructura y obra pública y podrían reducirse los tiempos de ejecución de cada proyecto realizado.

Sin embargo, según el experto en el tema, cada país debe crear su propio marco institucional para el desarrollo y cambiar de perspectiva para garantizar la ejecución de los proyectos.

“Entre más enfatice la nueva gerencia pública la relación entre instituciones y creación de conocimiento”, enfatizó Segura durante su ponencia.

Existes tres principales modalidades de APP. La primera, los BOT, por sus siglas en inglés, consisten en construir, mantener, operar y transferir. Otra forma son las cooperativas y los terceros son las asociaciones a riesgo compartido. En esta última, los agentes públicos se asocian a través de una compañía mixta y comparten riesgos, costos y utilidades.

En los asocios pueden ser ejecutados proyectos de infraestructura pública, como carreteras, aeropuertos y trenes. También se pueden realizar obras sociales.

Lee también

Comentarios

Newsletter