Lo más visto

Más de Economía

Agricultores anticipan menor cosecha de maíz por falta de agua

CAMPO señala que la irregularidad en las lluvias, sobre todo en oriente, podría resultar en un rendimiento más bajo del maíz. El MARN ya registró seis períodos de sequía.

Enlace copiado
Agricultores anticipan menor cosecha de maíz por falta de agua

Agricultores anticipan menor cosecha de maíz por falta de agua

Enlace copiado

El Salvador sigue sufriendo de períodos sin lluvia. Aunque no al mismo nivel que el año pasado, los cultivos han sigo golpeados. El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) ya registró, en 2019, seis períodos de sequía débil o moderada; esto se traducirá, de acuerdo con la Cámara de Medianos y Pequeños Productores Agropecuarios (CAMPO), en una cosecha más baja de maíz.

El 4 de septiembre terminó el sexto período seco, de cinco a 10 días sin lluvia, en los departamentos de Ahuachapán, Sonsonate, La Libertad, San Salvador y La Paz, mientras que la mayor parte del territorio nacional presentó cuatro días secos, de acuerdo con el MARN.

Al inicio del ciclo agrícola 2019-2020, CAMPO había estimado que la producción de maíz sería de 20 millones de quintales; en el caso del sorgo, unos 2.7 millones de quintales; y para el frijol, 2.4 millones de quintales.

Luis Treminio, presidente de la asociación, explicó que no tienen una cifra concreta aún, pero adelanta que la falta de agua ha afectado la productividad. Normalmente una manzana de maíz rinde 50 quintales; sin embargo, temen que el grano crecerá menos y, por lo tanto, no se logrará esa cantidad.

Eleazar Benítez, que también es integrante de CAMPO, pero está radicado en oriente, dijo que la situación es más grave de lo que dicen los informes del MARN, aunque reconoció que tanto esa cartera, como el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), han mejorado la información en la actual administración.

"Hay incertidumbre con la cosecha postrera, no hemos tenido una lluvia estable, está lloviendo solo cada ocho o 15 días, pero son chubascos aislados", agregó.

Detalló que la situación no es tan grave como en 2018, pero los problemas más fuertes son en Conchagua, San Alejo, Intipucá, La Unión, Pasaquina, Santa Rosa de Lima, San José La Fuente y Bolívar, todos en La Unión, así como en la zona costera de San Miguel.

Por su parte, el vicetitular del MAG, Rigoberto Soto, dijo que "este invierno ha sido un poco más benévolo que el que tuvimos el año pasado (...) Hemos tenido algunos problemas en zonas del oriente del país, también al inicio de la siembra del frijol tuvimos algunas ausencias de lluvia".

Sin embargo, no esperan una reducción en la cosecha del frijol. En el caso del maíz, el funcionario sostuvo que "ya los productores habían doblado las milpas, así que consideramos que no vamos a tener mayor problema".

En 2018, el país sufrió tres períodos secos. El primero, y más largo, fue de 40 días consecutivos sin lluvia, desde el 22 de junio al 31 de julio, con mayor intensidad en la región oriental. Como consecuencia de ello, según datos oficiales, 86,747 manzanas de cultivos fueron dañadas, lo que supuso 2.8 millones de quintales de producción perdidas, es decir $42.3 millones.

Un estudio realizado por un consorcio de oenegés, entre ellas Catholic Relief Services (CRS) y Oxfam, en 18 municipios del país, encontró que la escasez de comida no se ha resuelto.

En julio pasado, al menos el 51 % no tuvo en algún momento alimentos en su hogar "debido a la falta de recursos para comprar". Mientras que el 36 % mencionó que al menos un miembro de la familia "se ha ido a dormir en la noche con hambre porque no había suficiente alimento".

Dicho estudio concluyó que los agricultores son más vulnerables este año ya que han agotado sus reservas e incluso vendido bienes para poder comprar alimentos. También han incrementado sus deudas para poder sembrar.

El financiamiento ha sido un problema constante en el agro sobre todo en rubros como granos básicos, donde los riesgos son más fuertes y los márgenes de ganancia son reducidos.

CAMPO ha solicitado muchas veces un fondo de créditos blandos para el sector. El Banco de Fomento Agropecuario (BFA) tiene un programa de préstamos al 4 % para los agricultores; pero según Benítez, la mayoría no accede.

El programa que el Gobierno mantiene es la entrega de paquetes de semilla mejorada de maíz y frijol. CAMPO busca la aprobación en la Asamblea Legislativa de una ley que "formalice" dicho programa.

"Lo que buscamos es transparencia desde la compra hasta la entrega", precisó Treminio.

CAMPO espera ser convocada a la comisión agropecuaria, junto a otras asociaciones, para discutir la propuesta de ley.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines