Lo más visto

Más de Economía

Agricultores pierden $24.9 millones por sequía: CAMPO

Algunas partes del país sumaron 32 días sin lluvia, esto ha provocado pérdidas millonarias en el maíz y ha afectado muchos cafetales.
Enlace copiado
Afectados.  La zona oriental se encuentra en el corredor seco centroamericano y es más vulnerable a la sequía.

Afectados. La zona oriental se encuentra en el corredor seco centroamericano y es más vulnerable a la sequía.

Enlace copiado

El impacto de la sequía en la agricultura salvadoreña se ha hecho más grave. La semana pasada el cálculo era de 3.2 millones de quintales de la cosecha de granos 2018-2019. Hoy, la afectación supera los 6 millones, de los cuales 4.1 millones ya están perdidos, según el último consolidado de la Cámara de Medianos y Pequeños Productores Agropecuarios (CAMPO).

En el caso del café, la región productora de la cordillera Tecapa-Chinameca ha sufrido un gran impacto por la falta de lluvia, y los árboles más jóvenes han comenzado a secarse. Los productores temen que el grano no se desarrolle, lo que afectará especialmente el café de especialidad; además, ha incrementado el riesgo de plagas.

Según el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), hay zonas del país que ayer habían acumulado hasta 32 días sin lluvia, desde el 22 de junio hasta el 23 de julio. Están principalmente en La Unión, Usulután, Morazán y San Vicente.

Gran parte de San Miguel y La Paz cumplieron entre 11 y 15 días consecutivos sin recibir lluvia. En el resto del territorio hay municipios que han estado hasta 10 días sin precipitaciones.

CAMPO coincide en que es Usulután, seguido por San Vicente, el más afectado. De acuerdo con la gremial, a escala nacional se han perdido más de 4.1 millones de quintales de maíz blanco en 82,424 manzanas afectadas, lo que equivale a un impacto económico de $24.9 millones.

Además, 2.3 millones de quintales de maíz blanco están en riesgo, una inversión que supera los $13.7 millones. CAMPO hace sus estimaciones tomando como rendimiento 50.2 quintales de producción por manzana.

El Gobierno, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), aún no ha dado datos oficiales del impacto, aunque el titular de la cartera, Orestes Ortez, sí ha hablado de "pérdidas irreversibles" en el oriente.

El MAG anunció que dará una conferencia de prensa hoy, en San Miguel, para abordar el tema. La institución también ha recomendado a los 141,000 productores de oriente que recibieron semilla de maíz para sembrar esperar hasta que las condiciones de humedad sean favorables.

En caso de que el maíz se ponga escaso, el Gobierno aprobó la importación sin aranceles. Hasta el momento no se ha reportado falta de granos porque aún quedan de la cosecha anterior.

La titular del MARN, Lina Pohl, dijo ayer en una entrevista de radio: "Vamos a seguir viendo restricciones en las lluvias por lo que resta del mes. Vamos a tener lluvias pero será complicado".

La Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) informó que son dos los problemas que se han producido en los cafetales de la zona. José Joaquín Ortiz Ginjaume, presidente de la departamental de Usulután, explicó que ya la mayoría de las fincas pasaron la floración y los granos ya salieron; pero sin suficiente agua no van a poder crecer lo necesario.

Esto significa menos peso y una menor cosecha, menos ingresos. El problema es más grave para el café que se vende en el mercado de especialidad, que viene de las fincas que están en altura y que son, según Ortiz Ginjaume, de las más afectadas.

Dentro de los procesos de selección para que un café alcance los buenos precios del mercado de especialidad está pasar el grano por una zaranda de cierto tamaño, los que son más pequeños no son exportables.

El otro problema que se ha dado es que los árboles recién plantados se han ido secando, incluso algunos que tiene dos años.

"La gente que se puso a sembrar los palos es bien difícil que los logre recuperar", dijo Ortiz Ginjaume.

La roya no se ha manifestado aún, pero sí es un riesgo a futuro, puesto que con el aumento de las temperaturas, cuando finalmente llueva, el calor y la humedad pueden propiciar que crezca el hongo.

Aplicaciones foliares pueden mitigar el efecto pero no todos lo pueden costear. El vocero de la gremial pidió al Gobierno facilitar créditos y apoyo no solo para renovar, sino para mantenimiento de fincas.

Lee también

Comentarios