Loading...

Almacenamiento de energía, clave para sector eléctrico de El Salvador

Las baterías se han vuelto más accesibles al punto que se pueden utilizar a gran escala. En El Salvador la regulación aún no contempla la posibilidad, pero el tema está cobrando fuerza.

Enlace copiado
El almacenamiento  de energía podría ser la clave para tener un sistema de energía

El almacenamiento de energía podría ser la clave para tener un sistema de energía "más robusto", dicen las empresas. NEOEN y Tesla tienen en Australia una de las plantas más grandes del mundo con la tecnología.

Enlace copiado

El almacenamiento de energía podría ser la clave para tener un sistema "más robusto", según representantes de empresas del sector, quienes agregan que esto aceleraría la penetración de la generación con recursos renovables no convencionales, como el solar, también llamada energía renovable variable (ERV), que desde inicios de la década ha ido creciendo su participación en la matriz salvadoreña.

Para 2020 se espera que de inicio la operación de centrales de generación: de energía renovable variable eólica con una capacidad de 50 megavatios (MW), solar con una capacidad de 126 MW y biogás con una capacidad de 1.55 MW, además los sistemas de generación instalados por usuarios finales. Esto significa que el país debe incorporar más flexibilidad a su sistema eléctrico, de acuerdo al Consejo Nacional de Energía (CNE).

Recursos como el viento y el sol generan incertidumbre porque no se puede predecir a manera exacta las salidas de energía, el clima es variable. El crecimiento de esta tecnología es un desafío para el país que viene de años de contar solo con los mismos recursos.

La regulación ya exige a los generadores de energía mantener una reserva que funciona para cuando hay un desbalance entre demanda y generación; es decir, cuando de repente se necesita más energía que lo se está produciendo, o por el contrario, cuando no hay suficiente consumo para lo que se ha generado.

Paolo Cartagena, gerente general de Neoen, una de las principales empresas de energía limpia en el país y en el mundo, explicó que estos desbalances pueden provocar apagones. La reserva entonces va a consumir la energía de sobra o aportar el faltante.

Providencia Solar, la planta más grande del país y que Neoen opera en La Paz, no cuenta con su reserva propia, para cumplir con el requisito deben buscar quien suministre dicha reserva. Sin embargo, Capella Solar, el proyecto que construyen en Ozatlán, en el oriental departamento de Usulután, incorporará una batería de 3.3 MW de capacidad.

Esta además "proporcionará información de mucha importancia sobre el funcionamiento de los sistemas de almacenamiento a gran escala en el sistema eléctrico nacional", de acuerdo al CNE, que en su último boletín analizó la necesidad de potenciar la flexibilidad del sistema energético.

"Las baterías presentan una disminución de su precio y pueden proporcionar un valor muy alto de flexibilidad gracias a su rápida respuesta y su capacidad para proporcionar múltiples servicios a la vez, El Salvador será pionero en el almacenamiento a gran escala", dice el documento publicado por la institución.

Cartagena aclaró que la batería que incorporarán funcionará en paralelo a la planta pero es para cumplir un requisito y no para que esta sea una fuente de energía para hacer inyecciones en horas donde no haya generación, por ejemplo en la noche.

El ejecutivo admitió que "con las baterías se pueden dar un montón de tipos de productos y mientras más productos se puedan dar con la misma batería, rentabiliza más la inversión"; pero el contrato que ganaron es para suministrar energía generada, no almacenada.

El mercado salvadoreño da prioridad de despacho a la energía renovable, que por lo general tiene un costo más bajo. Sin embargo, la regulación no considera aún el almacenamiento como una fuente de energía al igual que las demás.

Al ser consultado sobre si fuera rentable utilizar las baterías para suministrar directamente a la red, y no como reserva, Cartagena dijo que "si por necesidad del futuro del país y de la red, necesitan especificar condiciones diferentes en futuras licitaciones donde a todos los competidores se les exige, entonces yo creo que los competidores podrían ser bastante competitivos en ofrecer soluciones que incluyan almacenamiento y siempre fuera energía competitiva".

Para AES, que junto a su socio CMI acaba de terminar Bósforo, un proyecto de generación solar de 100 MW dividido en 10 plantas, el almacenamiento podría potenciar la penetración de la energía renovable, pero sobre todo dar más seguridad al Sistema de la Interconexión Eléctrica de los Países de Centroamérica (SIEPAC).

"Un sistema de almacenamiento sirve mucho para paliar el problema de transmisión, que en Centroamérica siempre ha sido un problema bien grande y permite acelerar la penetración de energía renovable, que es un gran anhelo regional" , dijo Juan Ignacio Rubiola, presidente de AES México, Centroamérica y Caribe.

Aunque la regulación no existe, el presidente de AES El Salvador, Abraham Bichara, confirmó que "las autoridades del nuevo Gobierno están haciendo los estudios para hacer las modificaciones a las normativas para poder introducir las baterías".

Para la empresa además sería oportuno que los países de Centroamérica tuvieran una normativa similar para poder "traer estas nuevas soluciones" que van a permitir tener un mercado mucho más robusto", de acuerdo a Rubiola, que agregó que la discusión ya está avanzada en Panamá y que "El Salvador es otro gran prospecto", pues "las autoridades han estado muy interesadas".

El Economista intentó, sin éxito, obtener una postura de la Secretaría de Energía de Panamá a través de su encargada de prensa.

AES ha incorporado en uno de sus proyectos de generación hidroeléctricos de Chile una batería que funciona como un "reservorio de agua virtual". Se trata de una represa que no tiene un embalse como por ejemplo el Cerrón Grande, sino que se trata de una presa "de paso", como las pequeñas generadoras que opera la Compañía Eléctrica Cucumacayán (CECSA).

Cuando está pasando el agua, si no existe la demanda, se almacena en la batería y luego se despacha cuando hay necesidad, la batería es de 10 MW pero esperan ampliarla a 250 MW.

En El Salvador la generación de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) juega un rol muy importante, sin embargo la producción de las presas se debe planificar pues se debe reservar agua para los meses en los que no llueve.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines