Lo más visto

Más de Economía

Amanda podría dejar un brote agresivo de roya en los cafetales salvadoreños

El exceso de lluvia puede provocar también que los árboles empiecen a botar el café.

Enlace copiado
Riesgo. Los cafetales salvadoreños están en riesgo de sufrir un brote agresivo de roya por las condiciones climáticas.

Riesgo. Los cafetales salvadoreños están en riesgo de sufrir un brote agresivo de roya por las condiciones climáticas.

Enlace copiado

Los cafetales salvadoreños están en riesgo de sufrir un brote agresivo de roya por las condiciones climáticas que ha generado la depresión tropical Amanda.

De acuerdo a Juan Márquez, vocero de Lean Coffee, una empresa que asesora y administra varias fincas de café, explicó que el aumento de la humedad, más la falta de exposición al brillo solar son condiciones ideales para un brote del hongo. El impacto se vería una vez pasen las lluvias.

"La planta de café lo primero que resiente es la falta de energía por la carencia de brillo solar, esto afecta procesos biológicos, como la absorción de nutrientes", explicó Márquez.

Los cafetales que están bajo sombra serían más afectados porque ya de por si reciben menos brillo solar, por lo que deberían de considerar reducirlas. En el caso de los suelos, es posible que la lluvia produzca erosión y las fertilizaciones sí acababan de ser aplicadas. Las fincas que tengan encharcamientos sí deben de actuar rápido haciendo canaletas o algún mecanismo para evacuar el agua, pues en pocos días el café puede morir.

Si las condiciones de lluvia mejoran antes que pasen unos 15 días, se podría evitar un daño tan severo en las plantaciones de acuerdo a Márquez, no obstante, sí es posible que las plantas empiecen a botar los granos, y podrían perder entre 5 % y 10 % de su cosecha.

Amilcar Vega, presidente de la Asociación Cafetalera de Santa Ana, coincidió en que hay riesgo de un "ataque agresivo y virulento de la roya" y que los cafés pueden comenzar a purgar y perder producción, sobre todo por la falta de manejo y de fertilización.

El sector cafetalero es muy diverso, hay muchos productores, sobre todo los más pequeños, que llevan años enfrentando una crisis financiera: deudas atrasadas y bajos precios internacionales que dejan márgenes de ganancia escasos, esto se traduce en menos recurso para invertir y trabajar en las fincas.

De hecho hasta el 30 de abril los registros oficiales del Consejo Salvadoreño del Café (CSC) revelan una cosecha de apenas 716,030 quintales, 24 % menos que el año pasado.

Vega advierte que la lluvia hace que crezcan más malezas y bejucos, lo que abona a las condiciones de humedad, además que los suelos se lavan y pierden nutrientes, esto hace que el productor tenga que invertir más.

Además, se pueden perder árboles de café y si ramas de los árboles de sombra caen, pueden dañar al cafetal.

"Es necesario el apoyo financiero inmediato, antes que se pierda un buen porcentaje de la producción para este año: cosecha 2020-2021 y, por la falta de manejo y fertilización, se afectará la cosecha del siguiente año: cosecha 2021-2022", dijo Vega.

A paso lento El Salvador había estado recuperando su producción, cada año la cosecha era un poco mayor a la anterior. El Gobierno anterior anunció una serie de medidas que solo se implementaron. Con el actual Gobierno la situación se ha deteriorado y la cosecha de café ha caído.

El año pasado se inició la formulación de la estrategia Café Proyecto País, pero esto no progresó.

Vega propone que al sector se le reconozca los servicios ambientales que provee, específicamente la recarga hídrica a través de un cargo repartido entre consumo de agua e industrias contaminantes. Considera que esto daría una solución financiera al sector sin cargar las finanzas públicas del Estado. Además, solucionaría problemas de agua puesto que ayudaría a la restauración de bosques.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines