Lo más visto

Más de Economía

Apagar un foco en el presente para iluminar el futuro

Ser eficiente en la producción, distribución y consumo energético es una práctica cotidiana y un deber de todos para continuar iluminando el mañana.
Enlace copiado
Enlace copiado
El 5 de marzo se conmemora el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Se entiende por eficiencia a los cambios significativos que se realizan en los hábitos de consumo de energía, y que marcan la pauta para lograr un mejor aprovechamiento de los recursos. En la medida que se logra que las personas e instituciones adopten cambios sobre la forma de cómo consumen la energía sin desperdiciarla, y que puede ser desde apagar un foco cuando no se use o comprar equipo de menor consumo de energía, se traducirá en un menor costo en la facturación y un ahorro significativo a largo plazo.

El desarrollo acelerado de nuevas tecnologías en el siglo XXI, el uso cada vez más prolongado de estas y el crecimiento poblacional generan un mayor consumo, y por ende al mismo tiempo demandan una mayor producción de energía. En todo aspecto de la vida, desde lo cotidiano de convivencia familiar hasta lo laboral, se consume y se desperdicia cada vez más energía, lo cual se refleja en el incremento en la facturación y en la manera que afecta el bolsillo del consumidor. Por ello la cultura de eficiencia energética provoca beneficios claros a lo económico, social y ambiental. El primero es una reducción en los costos y la factura final para beneficio del consumidor, y gracias a la disminución en la emisión de gases de efecto invernadero se beneficia al medio ambiente. “La generación de nuevas fuentes alternas de energía que garanticen el suministro son un factor de inversión que se traduce en un crecimiento económico y nuevas fuentes de empleo”, explica Luis Reyes, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Energía (CNE).

Por su parte, instituciones financieras como Banco Agrícola están apostando a la eficiencia energética, y un ejemplo importante es la construcción de los edificios Centro de Operaciones y Roma, nuevas y modernas instalaciones que están enfocadas en el ahorro de energía y en un servicio más eficiente.



Ser eficiente tiene su recompensa

Ya sea en el hogar o el trabajo, las prácticas de eficiencia energética en donde se busca la correcta utilización del recurso así como el cambio en los hábitos de consumo, se traducen directamente en un menor costo de facturación. Uno de los primeros pasos que se deben realizar se refiere a la renovación de equipos electrónicos desechando los de alto consumo de energía por otros con tecnología ecoamigable o de bajo consumo. Este cambio no debe verse como un gasto pues es una inversión que se pagará en el futuro, explica Yolanda de Tobar, directora ejecutiva del Centro Nacional de Producción Más Limpia (CNPML), entidad que se encarga de promover el desarrollo sostenible en el país. La experta señala que el consumidor debe poner especial cuidado en las etiquetas de consumo energético, ya que aquí está la información sobre lo que realmente un nuevo aparato gasta. Este dato es de especial relevancia cuando se buscan líneas de financiamiento bajo esa línea.

Por otra parte, los estímulos hacia la generación de proyectos de eficientes en el sector de energía de todos los sectores productivos del país, son reconocidos en el Programa El Salvador Ahorra Energía, quien otorga un reconocimiento a través del Premio Nacional de Energía en siete categorías. En total se entrega más de $200 mil dólares en premios y reconocimientos que fomentan la generación de proyectos eficientes en todo el país. A la fecha se han realizado tres ediciones de este premio. Si deseas más información y las bases para concursar ingresa a www.pesae.org.sv o a www.cne.gob.sv

 Lo que queda claro es que al poseer una política de eficiencia en el consumo se obtienen grandes beneficios. Haga sus números. Con ese mismo objetivo, Banco Agrícola también impulsa estas prácticas entre personas y empresas, a través de la coordinación de espacios de discusión, de ejemplos y compartiendo prácticas, muchas de ellas en las redes sociales de la institución o en diversos foros.

Tags:

Lee también

Comentarios