Lo más visto

Más de Economía

Apuestan a investigación para garantizar el futuro del café

Ayer inició la Cumbre de Ciencias del Café, que se enfocará en temas como el cambio climático, nuevas variedades y la regeneración de suelos.
Enlace copiado
Inicio. Carlos Borgonovo, presidente de ABECAFE, una de las asociaciones organizadoras del encuentro, se dirigió ayer a los asistentes durante la inauguración de la cumbre.

Inicio. Carlos Borgonovo, presidente de ABECAFE, una de las asociaciones organizadoras del encuentro, se dirigió ayer a los asistentes durante la inauguración de la cumbre.

Enlace copiado

Ayer inició en San Salvador la segunda Cumbre Mundial de Ciencias del Café. El evento reúne a varios expertos que abordan junto a productores, viveristas, técnicos, comercializadores y otros actores relacionados con el cultivo cómo desde la innovación sobrepasar retos relacionados con las plagas, el rendimiento, las variedades, la sostenibilidad y la rentabilidad.

La agenda de este año se definió con base en las debilidades del sector, que ha pasado varios años malos. De acuerdo con las cifras del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), El Salvador cerró la cosecha 2010-2011 con más de 2.6 millones de quintales; desde entonces la producción empezó a caer; la cosecha 2013-2014, cuando la roya se hizo sentir, fue de solo 700,025 quintales; desde entonces el país busca recuperarse.

La última cosecha, 2017-2018, cerró con una producción estimada de 906,000 quintales, según el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). El Salvador no alcanzó el millón de quintales. Levantar el rubro pasa, de acuerdo con las gremiales, por la investigación, puesto que no se trata solo de invertir dinero y resembrar los cafetales, sino de tomar en cuenta las plagas, el potencial de calidad, el clima, la tierra, los suelos, las plagas, la altura y el mismo manejo de las fincas.

“El futuro sostenible del café debe ser fundamentado en investigación, ciencias y nuevas tecnologías, que van desde la planificación de fincas, mapeo de suelos y la regeneración de estos, nuevas variedades y su certificación, validación de variedades en campo, nuevas técnicas agrícolas, procesamiento para la calidad y lo más importante: la formación humana”, dijo Carlos Borgonovo, presidente de la Asociación de Beneficiadores y Exportadores de Café de El Salvador (ABECAFE).

Durante la cumbre del año pasado, los productores hicieron un énfasis en la necesidad de revivir en el país un instituto de investigación, así como hay en los demás países de tradición cafetalera, como Colombia, Costa Rica y Honduras. El sector insiste en este punto como algo necesario para el éxito en los esfuerzos para la reactivación.

Recientemente el Gobierno anunció que en préstamo con Taiwán y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que está pendiente de aprobación en la Asamblea Legislativa, se han incluido unos $6 millones para inyectar en un eventual instituto. El vicepresidente Óscar Ortiz anunció además que ya se están produciendo avances, aunque no ha detallado en qué fase se está.

Borgonovo abogó ayer por la creación del instituto, pidió acelerar el esfuerzo. “¡No más diagnósticos, no más anuncios, debemos de ejecutar ya!”, apuntó.

Aunque la actividad ya inició, es hasta hoy que arranca la agenda científica, con un estudio de la adaptación del híbrido centroamericano y luego la implementación de un manejo integral de plagas contra la broca. Seguirá una conferencia de suelos y calidad de la caficultura. Posteriormente, la creación de un café resiliente, la creación de nuevos híbridos F1, es decir, de primera generación y el mercado.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines