Lo más visto

Aumentaron los depósitos por efecto de las remesas

Según ABANSA, los depósitos crecieron más de 10 % durante 2017, y lo atribuyen a los envíos de dinero desde fuera del país.
Enlace copiado
Aumentaron los depósitos por efecto de las remesas

Aumentaron los depósitos por efecto de las remesas

Enlace copiado

El total de depósitos en la banca salvadoreña durante 2017 fue de $11,715.2 millones, un aumento del 10.4 % con respecto de 2016, informó la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA). La gremial presentó ayer sus resultados al cierre del año pasado y sus perspectivas para 2018, y en el informe destacó el incremento en los depósitos, el cual atribuye al aumento en el flujo de remesas familiares.

Los depósitos de personas y empresas componen 81 % de todos los fondos captados por la banca. Del resto, un 13 % son préstamos recibidos de instituciones financieras del exterior, y el otro 6 % son títulos valores emitidos.

Marcela de Jiménez, directora ejecutiva de ABANSA, dijo que los depósitos han crecido un 4.3 % en promedio durante los últimos cinco años. “En 2017 fue más del 10 %, ha sido un año muy positivo, las remesas han jugado un papel muy importante”, comentó.

Este mes, el Banco Central de Reserva (BCR) informó que las remesas familiares habían superado la barrera de los $5,000 millones por primera vez, con un crecimiento de casi el 10 % interanual. Según el BCR, este incremento tuvo entre sus causas el hecho de que muchos salvadoreños en Estados Unidos están enviando sus ahorros al país, por temor a un endurecimiento de las políticas migratorias de la nación norteamericana. De hecho, el Ejecutivo estadounidense ya anunció el fin del Estatus de Protección Temporal (TPS), que permitía que 200,000 salvadoreños trabajaran y vivieran legalmente en Estados Unidos.

De hecho, un estudio del centro Diálogo Interamericano, publicado el jueves, señala que la política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuvo un claro impacto en el envío de remesas a América Latina, que en 2017 experimentó un aumento de 8 % empujado por el miedo a la deportación de numerosos inmigrantes.

El volumen de remesas recibidas en la región el año pasado alcanzó $75,000 millones, lo que supone, en realidad, una estabilización en relación con los datos de 2016, cuando el repunte fue igualmente de un 8 %, hasta situarse en los $70,000 millones.

Especialmente claro resulta este efecto entre los países beneficiarios del TPS. “Más de la mitad de los inmigrantes tienen miedo de la actual retórica. Esto tiene un efecto psicológico en los emisores”, dijo durante la presentación del estudio Manuel Orozco, director del Programa de Remesas, Migración y Desarrollo del citado centro de estudios con sede en Washington.

Lee también

Comentarios