Lo más visto

Azúcar y control del peso

La obesidad es uno de los problemas que va en aumento en el mundo, las cifras son alarmantes y cada vez son más los países haciendo monitoreos alimenticios y preocupados por la salud de su población. En EUA un 28 % de hombres y 33 % de mujeres tiene obesidad y esto los hace más propensos a desarrollar enfermedades como diabetes mellitus, cardiovasculares, hipertensión y algún tipo de cáncer. La prevalencia es casi tan alta en algunos países europeos. Los países que atraviesan transiciones socioeconómicas rápidas en África, Asia y América del Sur también se enfrentan a las consecuencias para la salud de las poblaciones con sobrepeso y obesidad.
Enlace copiado
Azúcar y control del peso

Azúcar y control del peso

Azúcar y control del peso

Azúcar y control del peso

Azúcar y control del peso

Azúcar y control del peso

Enlace copiado
El sobrepeso y la obesidad ocurren cuando se consume más energía de forma persistente de alimentos y del alcohol de lo que el cuerpo requiere para satisfacer sus necesidades biológicas o de actividad.  Los expertos han reconocido que el equilibrio energético es la clave para prevenir la obesidad y las enfermedades asociadas, pero también afecta la composición de la dieta.  Las dietas altas en carbohidratos son menos propensas a promover el consumo excesivo de energía en comparación con las dietas altas en grasas, quizás debido a su menor densidad de energía.

En los últimos años, el sobrepeso y la obesidad se le ha atribuido erróneamente al consumo de azúcar, muchos estudios lo demuestran.  A pesar que la obesidad sigue en aumento, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos reporta que el consumo per cápita de azúcar se ha reducido desde hace más de 20 años. También en Australia, una de las naciones con mayor índice de obesidad juvenil, reporta que el consumo de azúcar es menor desde hace más de 3 décadas.  Estos datos contradicen la afirmación que el azúcar es causante de la obesidad en las personas.  
 
Para lograr una dieta balanceada debe incluirse el azúcar y consumirse en cantidades adecuadas; la ingesta excesiva de cualquier tipo de alimento o bebida, afecta indudablemente la salud.  La clave de una buena nutrición es combinar todos los grupos de alimentos en porciones equilibradas, hacer actividad física y evitar la comida chatarra y golosinas.  
 
El consumo de carbohidratos en exceso, produce un rápido aumento en su oxidación, pero comparado con la capacidad de almacenamiento de grasa en el cuerpo es prácticamente ilimitado y el exceso de grasa en la dieta se almacena fácilmente en los depósitos de grasa.
 
Adicionalmente, el azúcar hace más fácil el seguimiento de una dieta baja en grasa, incluso, hasta más sabrosa y fácil de cumplir. El azúcar es elemental para que el cuerpo desarrolle sus funciones motrices básicas y para que el cerebro indique al cuerpo hacia donde moverse o a qué velocidad correr, entre muchas otras funciones.
 
Comer carbohidratos, incluyendo el azúcar, genera saciedad, disminuyendo el deseo de comer, algo que no sucede con los edulcorantes artificiales porque no proporcionan la misma restricción sobre la ingesta de azúcar, hacer uso de estos sustitutos para perder peso, incluso puede ser contraproducente, ya que, de hecho, conduce a un aumento en el consumo de grasa.
 
Decir que el azúcar es responsable de la obesidad y otras enfermedades, no es más que una suposición, lo hacen evidente los datos que revelan países preocupados por el aumento peso sin que el azúcar esté vinculado.  Los factores que más inciden en estas patologías, son una dieta rica en grasas, combinada con estilos de vida sedentarios o inactivos.

¡Todo está en el equilibrio! Una combinación de dietas altas en carbohidratos y actividad física puede ayudar a mantener un peso corporal ideal y saludable.
 

Lee también

Comentarios