Lo más visto

BCR: economía debe crecer más para frenar deuda

La tasa de interés promedio de la deuda del país es mayor a la tasa de crecimiento de la economía, lo que dificulta alcanzar la sostenibilidad fiscal: BCR.

Enlace copiado
Enlace copiado

Para poder estabilizar las finanzas públicas, un país tendría que tener una economía que crezca a un ritmo mayor que las tasas de interés que paga por sus préstamos. En El Salvador esa condición no se cumple.

Según el Banco Central de Reserva (BCR), en 2016 el ingreso nacional creció 2.3 %, este dado incluye lo que se produce en el país, es decir el PIB más otras fuentes de dinero como las remesas. Mientras que el interés promedio de la deuda externa fue de 5.8 %, y la de la interna de 2.3 %.

César Alvarado, investigador del BCR, explicó que ante dicha situación, el país debe buscar alternativas como medidas de ajuste que pueden aplicarse tanto al Gobierno como al sector privado.

Alvarado explicó que el tamaño del ajuste fiscal que el país tiene que hacer depende de la diferencia del crecimiento económico y la tasa de interés de la deuda.

El economista consideró que un ajuste muy drástico en el gasto del Estado podría afectar negativamente al sector privado porque caería la demanda y el consumo.

Para la agencia de evaluación de riesgo Moody’s, la estructura –es decir cómo el Gobierno salvadoreño gasta el dinero– es un reto estructural que se tiene que superar. “El gasto corriente ha aumentado de 2005 a 2016, con salarios representando casi la totalidad del aumento”, apuntó la agencia.

Ayer, el BCR presentó una serie de predicciones de cómo incrementaría el endeudamiento de El Salvador. En lo que llama un escenario pesimista, el nivel de deuda pasaría de 55.2 % del ingreso nacional a 61.5 %, bajo los supuestos de que la tasa de crecimiento del ingreso baje a 1 % y que el interés de la deuda suba a 6.5 %. Si estas condiciones se cumplen, el Gobierno tendría que hacer un ajuste de 0.9 % del ingreso nacional, lo que significaría que tendría que presentar presupuestos en los que se ahorre dinero.

La investigación que realizó Alvarado, junto a Edward Lizama –también del BCR–, prevé otras estimaciones de cómo evolucionaría el endeudamiento del país (ver gráfico) en base con las condiciones “de choque”, es decir, cambios en lo antes mencionado: el interés de la deuda, el crecimiento de la economía y si el Estado logra ahorrar en el presupuesto.

Moody’s advirtió que el 11.6 % de los ingresos del Gobierno se gastaron en pago de intereses de deuda, más que la mayoría de los países que tienen la misma calificación de riesgo de Caa1. Este indicador es una nota que se le pone al país en base con su calidad crediticia. Entre mejor sea la calificación, mejores tasas de interés encontrará El Salvador para su deuda, sin embargo, el Estado tiene de las notas más bajas posibles.

El país está mal calificado porque no tiene claro cómo hará frente a las deudas, además del bajo crecimiento económico y la polarización política.

Lee también

Comentarios