Lo más visto

Más de Economía

Banco Mundial le sugiere al Gobierno no endeudarse con más bonos

El país pagaría un precio demasiado alto por prestar dinero a los inversionistas que transan en el mercado internacional y eso terminaría de complicar el manejo de las finanzas del Estado.
Enlace copiado
Enlace copiado
El plan de usar deuda pública para pagarle a los fondos de pensión, como tiene previsto hacer el Ministerio de Hacienda (MH), podría traer más problemas que alivio, advirtió el Banco Mundial (BM). Para el organismo multilateral, este es el momento para que los dirigentes políticos pongan los intereses de la población en primer lugar.

En abril, el Gobierno y la Asamblea Legislativa fallaron en encontrar una opción para devolverle $55.7 millones a los trabajadores que ahorran para tener derecho a una pensión.

Ayer, el Comité de Trabajadores en Defensa del Fondo de Pensiones (COMTRADEFOP) dijo que acudirá a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para pedir la intervención de la Sala de lo Constitucional ante la falta de pago por parte del Gobierno.

Desde hace unos 10 años, los trabajadores le prestan cerca de $40 millones al mes al MH, con las AFP como intermediarias, para que así el fisco pueda pagar las pensiones heredades del INPEP y la UPISSS.

Como es un préstamo, es obligación del MH devolver el dinero a las cuentas de ahorro y debe hacerlo también cada mes; sin embargo, desde el segundo semestre de 2016, el Gobierno aseguró que se estaba quedando sin el dinero necesario para cumplir con ese compromiso.

La propuesta que hizo Hacienda es pagar con dinero prestado, que se obtendría con la operación de bonos en el mercado internacional. La Asamblea no autorizó la transacción de bonos y, llegada la fecha límite, Hacienda no pagó la deuda a los trabajadores.

El titular de Hacienda, Carlos Cáceres, sigue esperando que aprueben los bonos, mientras que ARENA sigue esperando la modificación al presupuesto para tomar dinero de otras actividades y con eso cancelar los fondos de pensión.

Como consecuencia, las tres calificadoras con mayor presencia en el mundo degradaron la nota del país y elevaron las advertencias de un impago de mayor alcance. El análisis de estas firmas calificadoras es el mensaje que reciben los inversionistas, potenciales prestamistas del Gobierno.

“En estos momentos, la opinión del Banco Mundial es que no es muy realista acudir a los mercados a vender bonos, porque sería muy difícil quién te los vaya a comprar; y si te los compran, te irán a pedir unos tipos de interés excesivamente altos”, dijo Humberto López, director del BM para Centroamérica.

Los tipos de interés son el precio a pagar por acceder a un préstamo.

Con la opinión de las calificadoras Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s, los inversionistas pedirán ganancias más altas por el alto riesgo que significa tomar los bonos salvadoreños.

“Pensamos que la solución va a requerir que se haga una reasignación de las líneas del presupuesto, por una parte, y al mismo tiempo que las partes se pongan a trabajar para arreglar el problema de la situación fiscal”, agregó López.

Las líneas del presupuesto son las actividades elegidas para recibir los fondos con los que se cubrirá el gasto público. Cáceres no estaba de acuerdo en hacer este cambio, pues entonces dejaría otras actividades sin fondos y eso agudizaría el problema de efectivo, a su criterio.

Abogan por acuerdo

Sin embargo, López insistió en que solo un acuerdo con la oposición de ARENA y los actores que sean necesarios resolverá el impago. “Estos casos complicados lo que hacen es sacar a los políticos y a los líderes políticos lo mejor de sí mismos. Que pongan los intereses de los salvadoreños por delante de los del partido. Esto va a servir como un catalizador para que se retome el diálogo y las medidas necesarias para solucionar el problema”, comentó el representante del BM.

Cuando el Ministerio de Hacienda hizo el llamado porque no podía seguir enfrentando los compromisos con los fondos de pensión, López dijo que el banco consideró pausar unos proyectos de cooperación con financiamiento.

De manera temporal, ha suspendido la negociación de un proyecto para prevención de violencia, apoyo a las finanzas públicas, a las alcaldías y otro de inclusión financiera. En el área de salud y educación continuará trabajando como hasta ahora.

“En los últimos meses habíamos estado preparando cuatro operaciones, que las suspendimos porque cuando se comenzó a mencionar la posibilidad del impago, entonces, el banco pensó que lo más acertado era no seguir con esas operaciones”, detalló el funcionario del Banco Mundial.

Cuando haya un consenso sólido y eso se traduzca en un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), entonces, el BM analizará de nuevo los otros proyectos. Las diferentes partes van a tener que hacer el esfuerzo para llegar a un acuerdo entre ellos, que les permita alcanzar un acuerdo con el FMI, y yo creo que los salvadoreños estarán a la altura”, concluyó López.
 

Lee también

Comentarios