Banco de Alimentos distribuye 843,000 lb de comida en ES

La organización, que trabaja en el país desde 2013, informó que cada año 60,000 personas en El Salvador reciben los alimentos que dona la empresa privada.
Enlace copiado
Banco de Alimentos distribuye 843,000 lb de comida en ES

Banco de Alimentos distribuye 843,000 lb de comida en ES

Enlace copiado

El Salvador cuenta desde mayo de 2013 con un Banco de Alimentos, una organización sin fines de lucro y autosostenible que procura la recolección de alimentos aptos para el consumo humano con el objetivo de trasladarlos a instituciones y comunidades que los necesitan.

“Nacimos para trabajar por un El Salvador sin hambre”, recuerda su director ejecutivo, Manuel Alejandro de la O, quien destaca que más de una tercera parte de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician.

Los bancos de alimentos existen en más de 35 países, a escala mundial se cuentan alrededor de 1,000.

En El Salvador, la iniciativa surgió luego de que un grupo de personas interesadas en establecer el banco expuso su idea en una reunión del comité de Responsabilidad Social de la Cámara Americana de Comercio de El Salvador (AmCham).

“Nacimos para trabajar por un El Salvador sin hambre. Esto es lo que nosotros queremos atacar, y sabemos que con el apoyo de las empresas lo vamos a poder conseguir”. 
Manuel de la O, director ejecutivo del Banco de Alimentos El Salvador

El Banco de Alimentos colabora en la actualidad con 20 instituciones del país, entre estas hay nueve hogares para niños y dos hogares para ancianos, el resto son iglesias y comunidades. De la O dijo que se guían con el Mapa del Hambre que ha sido elaborado por el Programa Mundial de Alimentos (PMA). La entidad llega a zonas de Santa Ana, parte del centro de San Salvador, San Miguel y La Unión.

El director ejecutivo del Banco de Alimentos añadió que las instituciones beneficiadas aportan una cuota de recuperación, que es un monto simbólico por los productos que les son entregados. “¿Por qué esta cuota de recuperación? Primero porque somos autosostenibles; y segundo, porque está comprobado que cuando uno regala o dona por completo los alimentos, las personas increíblemente aunque haya necesidad no le toman el valor que realmente se le debe de dar”, explicó. Esta cuota no excede el 15 % del valor comercial de los alimentos entregados.

“Hemos tenido una evolución bastante significativa”, aseguró De la O. Del segundo semestre de 2013 a la fecha, el Banco de Alimentos de El Salvador ha impedido que 843,000 libras de comida se desperdicien.

Su director ejecutivo recuerda que en su primer año de operación rescataron solo 25,000 libras de alimentos. Ya para 2017, fueron más de 300,000 libras de comida las que lograron recuperar. El Banco de Alimentos beneficia a 60,000 personas por año.

“Hay un salto grande, y eso es gracias al apoyo de las empresas que actualmente nos están colaborando. Somos el puente entre los que quieren y pueden apoyar y los que necesitan ser apoyados”, valoró De la O.

Las empresas que colaboran en la actualidad con el Banco de Alimentos son: Kellogg’s El Salvador, Bimbo El Salvador, Pozuelo, Walmart de México y Centroamérica, D’Casa, Oco Foods, Distribuidora Salvadoreña, Subway, Unilever, Diana, Ransa Operador Logístico, Rayovac El Salvador, Arias y Muñoz, AGL Consultores, Corpodisa y SYS Consulting.

Agape El Salvador es una de las instituciones que les acompañó desde un inicio y les aportó los conocimientos necesarios para su trabajo.

De la O destaca que las empresas pueden apoyar esta iniciativa no solo donando alimentos, sino desde muchas áreas, por ejemplo, Arias y Muñoz los apoya en aspectos legales, Ransa en la logística, y AGL Consultores en la parte contable.

La organización necesita desde alimentos, dinero para sus operaciones hasta voluntarios. En la actualidad, el banco implementa varios programas: Mi Primer Desayuno del Día, con este se llevan desayunos completos (leche, cereal y una fruta) a escuelas. A la fecha han distribuido 25,000 desayunos en el país.

Otro programa es el de Voluntarios Corporativos por una Sonrisa. En este caso las empresas y sus empleados conocen y comparten con las instituciones beneficiarias. Un tercer programa es el de Alianzas Estratégicas con la empresa privada del país.

De acuerdo con datos de agencias del Mapa de Hambre, en El Salvador el 17 % de los niños menores de cinco años sufre de desnutrición crónica y aumenta hasta un 40 % en zonas rurales; el 2 % de los niños menores de cinco años tiene desnutrición aguda. Asimismo, existen 900,000 personas malnutridas en el país, 1.3 de cada 10 niños presenta subnutrición y 20 de cada 1,000 niños mueren por causa del hambre en el país.

“Esto es lo que nosotros queremos atacar, y sabemos que con el apoyo de las empresas lo vamos a poder conseguir”, afirmó el director ejecutivo del Banco de Alimentos. La entidad ha propuesto que se apruebe una ley para el Banco de Alimentos en el parlamento salvadoreño. El objetivo es que más empresas se unan al combate del hambre y la desnutrición en El Salvador y aumentar el número de entidades beneficiarias.

 

20
son las instituciones que se benefician con los alimentos que distribuye el Banco de Alimentos. El propósito es que estas aumenten.
5 mil
personas reciben cada mes los alimentos  que el banco traslada a instituciones, comunidades e iglesias en El Salvador.  

843,000
de libras de alimentos han sido recuperadas y trasladadas a personas que las necesitan.

 

Modalidad. El Banco de Alimentos es una organización sin fines de lucro.
Trabajo. El Banco de Alimentos promueve el voluntariado dentro de sus programas.
Fotos cortesía Iniciativa. El Banco de Alimentos busca sumar más empresas en su proyecto para ayudar a más comunidades.
Desnutrición. La entidad quiere combatir el hambre y evitar la desnutrición infantil.

Lee también

Comentarios

Newsletter