Brasil reforzará la vigilancia de vacunos

La decisión fue anunciada tras registrarse un caso de “vaca loca”.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Gobierno brasileño intensificará la fiscalización de los criaderos de ganado bovino, tras constatar un caso de encefalopatía espongiforme bovina, enfermedad conocida como “mal de la vaca loca”, informó ayer el diario Folha de Sao Paulo.

“Vamos a hacer una revisión de todos los procedimientos operativos para tener seguridad de que estamos haciendo todo lo que debe hacerse” para evitar un caso de la enfermedad, dijo el secretario de Relaciones Internacionales del Ministerio de Agricultura, Celio Porto.

El funcionario de Estado definió la acción “como si fuera una auditoría del ministerio” sobre los servicios que ofrecen en esa área las gobernaciones provinciales, que deberán enviar equipos de inspectores a cada uno de los criaderos.

Porto subrayó que las inspecciones responderán a las orientaciones de la Organización Mundial de Salud Animal.

El único caso registrado en Brasil del “mal de la vaca loca” ocurrió en una estancia de Sertanópolis, al norte del estado de Paraná.

La muerte súbita de una vaca y los análisis posteriores determinaron que el animal era portador de la enfermedad, aunque no había desarrollado los síntomas; asimismo, se confirmó que esa no fue la causa del fallecimiento.

Vedan importaciones

Al tomar conocimiento de la información y pese a que el Gobierno brasileño intentó demostrar que se trató de un caso “no típico” sin riesgo de propagación, 10 países aplicaron algún tipo de restricción, total o parcial, a la importación de carne bovina del segundo mayor exportador de carne del mundo: Arabia Saudí, China, Chile, Corea del Sur, Japón, Jordania, Líbano, Perú, Sudáfrica y Taiwán.

Asimismo, el Gobierno brasileño coordina con la cancillería una acción conjunta para lograr renegociar los embargos con los principales países compradores de carne y estudia incluso la posibilidad de denunciar ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) a los países que suspendieron las importaciones “sin tener justificación”, según Brasilia.

La identificación del agente portador de la dolencia en un único animal no redujo la calificación de Brasil, que continúa catalogado como país de riesgo insignificante para la enfermedad.

Sin embargo, esa calificación será revisada por la Organización Mundial de Salud Animal en su reunión de febrero próximo.

Brasil ha sido en 2012 el segundo principal exportador de carne vacuna del mundo, al vender al exterior 1.02 millones de toneladas entre enero y octubre.

La Comisión Europea manifestó la semana pasada su preocupación por la detección del primer caso y ha avanzado su intención de solicitar a la Organización Mundial de Salud Animal que reexamine la situación en el país con vistas a decidir si hacen falta adoptar o no medidas preventivas.

Tags:

  • Brasil
  • vaca loca
  • ganado bovino
  • Folha de Sao Paulo
  • Celio Porto

Lee también

Comentarios

Newsletter