Lo más visto

Brindan sugerencias para el manejo de empresas familiares

Según el especialista Ezequiel Madanes, se debe tener clara la metodología antes de crear este tipo de empresas.

Enlace copiado
Especialista. Madanes aseguró que las empresas familiares tienen doble gestión.

Especialista. Madanes aseguró que las empresas familiares tienen doble gestión.

Enlace copiado

Ezequiel Madanes, especialista en la gestión de empresas familiares y presidente de la firma Adizes Systemic Family Coaching, quien estuvo el pasado mes en el país, aseguró que las familias son una oportunidad para crear empresas, pero aclaró que las partes involucradas deben tener definida la metodología con la que van a trabajar desde su inicio.

“Algo muy importante y que se debe tener claro es que la gestión en estas empresas familiares es doble y que se debe administrar lo que va sucediendo a escala familiar, comercial y empresarial”, explicó Madanes.

También dijo que uno de los problemas más frecuentes en las empresas familiares es que quienes la conforman se enfocan únicamente en un área, y que la clave está en gestionar ambas a la vez. “En este tipo de empresas los conflictos que surgen son cuando los problemas familiares se mezclan con los empresariales. En ese momento nos enfrentamos a una situación que impacta más si la estructura no estaba bien sustentada”, agregó.

A pesar de la doble gestión, asegura que lo que se debe hacer es aprender a manejar las diferencias para poder capitalizarlas, para ello argumentó que deben ser administradas para que sean una pieza para cumplir objetivos comunes en beneficio de la familia y que no se conviertan en fuente de divorcios, mal ejemplo para los niños y como futura consecuencia un impacto social.

“En un país como El Salvador, donde existen muchas empresas familiares y cada vez surgen más, se deben manejar de la mejor manera para evitar que fracasen por conflictos generados por diferencias. De ser así se convertiría en un golpe a la sociedad que cuenta con sus funciones”.

Detalló que los conflictos traen consigo “impuestos de la desconfianza” e ineficiencia por la pérdida de energía en la resolución de problemas. “Se debe pensar en que si se creó una empresa familiar es porque nos atrajo las diferencias de otros y, aunque con el tiempo se convierta en problema, se debe pensar con anticipación una posible resolución que no perjudique a ninguna de las partes”, enfatizó.
 

Lee también

Comentarios