Buscamos la inclusión financiera de las mypes”

Raúl Cardenal, nuevo presidente de ABANSA, explica los efectos de las reformas al mercado financiero para la bancarización del sector de la micro y pequeña empresa.
Enlace copiado
Buscamos la inclusión financiera de las mypes”

Buscamos la inclusión financiera de las mypes”

Buscamos la inclusión financiera de las mypes”

Buscamos la inclusión financiera de las mypes”

Enlace copiado
El presidente del Banco de América Central (BAC), Raúl Cardenal, es el nuevo dirigente de la Asociación Bancaria Salvadoreña (ABANSA). Gremial que agrupa a 11 bancos del país. Cardenal fue escogido por la mayoría de las instituciones representadas en la asamblea que se realizó en febrero de este año. Cardenal habló con LA PRENSA GRÁFICA sobre los retos que enfrentará en su gestión al frente de la gremial, que giran en torno a promover la inclusión financiera en el sector de la micro y pequeña empresa del país (mype) y sobre el efecto de las reformas al mercado financiero.

¿Qué lo motivó a asumir el reto de liderar el sector bancario del país?

Inicié mi carrera como banquero, empecé en los ochenta en la ciudad de Miami, trabajando como analista de créditos. Posteriormente, pasé a otro de los principales bancos de Estados Unidos, siempre manteniéndome en la parte de créditos como gerente del departamento de créditos, que en ese momento se prestaba bastante a América Latina. Me convertí en empresario y tuve una cadena de restaurantes en el norte de Estados Unidos. Finalmente regresé al país en el año 1997 cuando tomé las operaciones de Credomatic y fundamos el Banco de América Central. Desde entonces me desempeño como presidente del BAC, llevo más de 16 años. Tomar las riendas de ABANSA es una posición de honor. Mis colegas estaban buscando una renovación en la junta directiva y yo decidí aceptar el reto de tomar la presidencia.

¿Cuáles serán las prioridades de su gestión?

En primer lugar, quisiéramos promover el desarrollo económico y social del país. Fortalecer el crecimiento. Como usted sabe, nosotros nos desempeñamos como intermediarios, captamos fondos del público y esos fondos se los prestamos fundamentalmente a las empresas que desarrollan e invierten en plantas y equipos nuevos para poder generar riqueza para el país. Esa es nuestra primera función, generar desarrollo, generar crecimiento.

También buscaremos cómo fortalecer la solidez del mercado financiero. Tener un mercado financiero sólido es una condición necesaria para que el país se desarrolle. Para resguardar sobre todo los ahorros del público en general, por eso es importante que las instituciones se mantengan sólidas y estables.

Adicionalmente, buscamos la estabilidad macroeconómica que se logra con un buen nivel de liquidez. Vemos cómo en el país, la liquidez del sistema financiero es un pilar fundamental para mantener la estabilidad monetaria para mantener la dolarización, a pesar de que hay un déficit en la balanza comercial, las remesas familiares vienen a cubrir ese déficit y la moneda se mantiene estable, además de que no existe mayor inflación en el país. Continuaremos con los esfuerzos para mantener la liquidez y la estabilidad macroeconómica.

Por otro lado, también buscamos cómo fomentar la bancarización. La inclusión financiera, ese es uno de nuestros objetivos más importantes, ya que cuando un mayor número de mypes tengan acceso a créditos, estas generarán mayor desarrollo y bienestar en el país.

¿Porqué es importante la inclusión financiera de las mypes?

Yo creo que formalizar es sumamente importante para el país. Actualmente, un tercio de la población económicamente lo está. Esto implica que dos tercios no están en la formalidad y no contribuyen a la sostenibilidad fiscal del país. En el caso de las mypes, estas son las que generan más empleo porque utilizan menores niveles de capital y de maquinaria. Además, existe la ventaja de que están ubicadas a lo largo y ancho del país. En la medida que existan más mypes bancarizadas, se les puede ofrecer un capital de trabajo para su expansión.

¿Qué obstáculos tiene la inclusión financiera?

Existe una serie de requisitos que se les exige a los microempresarios que deben de cumplir para poder ser atendidos por el sistema bancario. Esos requisitos deben ser corregidos y se debe minimizar las exigencias que actualmente existen para que un mayor número de personas puedan acceder al sistema financiero.

¿Cuáles son esos requisitos y cómo proponen modificarlos?

Se les solicita solvencia fiscal. También, que las empresas se hayan registrado y cuenten con un Número de Identificación Tributaria (NIT) y que presenten estados financieros. El problema es que dependiendo del tamaño de la empresa, algunas no cuentan con la posibilidad de presentar estados financieros. Esas son algunas de las barreras para facilitar que se formalicen. Deberíamos de flexibilizar esos requisitos. Que no se requiera que las mypes presenten estados financieros.

¿Qué avances se han hecho para promover la inclusión financiera?

Yo creo que hay ciertas leyes que favorecen a la inclusión financiera y otras que hacen todo lo contrario. Por ejemplo, vemos que las reformas que se le hicieron a la Ley de Información Crediticia vienen a desincentivar la inclusión financiera. Estas reformas protegen la información y la privacidad de los usuarios. Eso es positivo y estamos de acuerdo con eso.

Sin embargo, también delimitó y recortó los años que las personas que incumplieron sus obligaciones van a continuar en el sistema. Nosotros consideramos que a medida de que exista más información de los buenos clientes, a ellos se les favorece con unas ofertas de crédito más bajas y convenientes.

Eso es una manera de favorecer la inclusión financiera y el crecimiento, porque la oferta se incrementa y usted sabe que el precio se establece en el cruce de la oferta y la demanda.

¿Cómo ha afectado la Ley Contra la Usura?

ABANSA está en contra de la usura, siempre hemos manifestado nuestra visión en ese tema. Sin embargo, a veces se confunden los parámetros y cuando hay tasas de interés que para algunas personas son altas, se considera que existe usura.

No obstante, una tasa alta de interés responde a varios factores, entre los más importantes están el riesgo del sector en el que se está prestando y también todos los gastos operativos que las instituciones incurren para atender al cliente de ese segmento.

A veces, se da que el monto del crédito es bajo y se requiere que se visite a los usuarios en zonas remotas, que puede que no sean tan seguras; eso se refleja en las tasas de interés.

Esa ley fue aprobada hace poco tiempo, y en ese período ha dado resultados favorables en la medida que se han reducido las tasas en algunos de los segmentos que determinan la ley.

En ABANSA consideramos que la mejor forma de favorecer al consumidor es con la libre competencia. A veces, los techos están por debajo del costo, ya sea financiero u operativo y se obliga al deudor a irse al sector informal donde las tasas son mucho más elevadas.

Entendemos que las reformas que pasaron fueron propuestas por el Banco Central de Reserva (BCR) y buscan que los agentes económicos que no son formales se registren y entreguen la información y operen con las mismas leyes que el sector formal regulado está cumpliendo. La regulación viene a hacer que todos los agentes financieros se sujeten a las mismas reglas de juego. Desde ese punto de vista, es una reforma positiva.

¿Qué reformas sí han contribuido a la bancarización de los sectores pequeños de la economía?

Creemos que hay que seguir trabajando para que personas en lugares aislados tengan acceso al sistema financiero y, obviamente, poner tasas o techos no constituye un mecanismo que ayude a ese proceso de bancarización. Hay una ley para fomentar la inclusión financiera, que plantea el monedero electrónico con un mecanismo que permite a las personas pagar y transferir fondos de un monedero electrónico a otro. En algunos países del continente africano, esto ha ayudado a bancarizar a la población. En esos lugares no existía una red de bancos con el nivel de desarrollo que existe en El Salvador. Vemos esa ley como una buena posibilidad, siempre y cuando no se utilice para fines ilegales o fomentar el pago de extorsiones o para lavado de dinero.

La misma ley establece la posibilidad de que los bancos contraten corresponsales no bancarios, lo cual es un aspecto positivo. Estos corresponsales no facilitarán que la población pueda hacer ciertas operaciones: como depósitos y pagos de servicios en locales más próximos a sus hogares. Generalmente, estos corresponsales se establecen en farmacias y ferreterías. Esa es una oportunidad de atender a clientes en locales remotos por eso es algo que viene a favorecer a la población.

¿Cómo ha afectado el impuesto a las operaciones financieras a la economía del país?

El objetivo de la ley era incrementar la recaudación fiscal. Pero, según tenemos entendido, la recaudación del año pasado es bastante inferior a lo que se estimaba. Es inferior porque es una reforma que viene a incentivar la informalidad. Muchas de las operaciones que antes se realizaban con cheques o con transferencias, ahora se están haciendo en efectivo en el sector informal. Eso disminuye la bancarización de la economía.

Por otro lado, tenemos entendido que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) no ha aumentado en la misma medida que los otros ingresos del Estado, porque muchas de las personas que antes operaban en el sector formal, han migrado al sector informal.

Además, el impuesto tasó los créditos que los bancos otorgan a las empresas y eso ha aumentado el costo de hacer sus inversiones, lo que no ayuda al desarrollo económico del país.

Las operaciones en bolsa sí han tenido una reducción notable ya que el costo de comprar y vender en bolsa se incrementa y eso nos hace menos competitivos en relación a los demás países de Centroamérica donde las transacciones bursátiles no están sujetas a este gravamen.

¿Qué otras prioridades tiene para su gestión?

Consideramos que es bien importante mantener el sistema de libertades y fortalecer las condiciones del mercado, la libre competencia. Pensamos que la mejor manera de fomentar el desarrollo y favorecer a los consumidores es a través de un sistema competitivo. Que se disminuyan las barreras de entrada y que se fortalezca la competencia entre diferentes instituciones que proveen servicios financieros.

Además, contribuir a la liquidez, que actualmente tenemos un nivel saludable y a la estabilidad del país.

Lee también

Comentarios

Newsletter