Lo más visto

Buscan disminuir los hechos delictivos en nueva cosecha de café

La PNC se reunió con cafetaleros para discutir los problemas más frecuentes que aquejan en el sector.

Enlace copiado
Buscan disminuir los hechos delictivos en nueva cosecha de café

Buscan disminuir los hechos delictivos en nueva cosecha de café

Enlace copiado

Representantes de la Asociación Cafetalera de El Salvador (ACAFESAL) se reunieron ayer con miembros de la Policía Nacional Civil (PNC), para discutir cuáles son los principales problemas de seguridad que afectan al sector cafetalero. El encuentro tuvo como objetivo que los puntos abordados sean incluidos en un plan de seguridad que la Subdirección de Seguridad Pública de la PNC presentará a finales de esta semana.

“Nuestro propósito es que haya la menor cantidad de robos y extorsiones de café y que el caficultor pueda trasladar información a nosotros, y poder ser un medio para que la PNC pueda actuar”, dijo el presidente de ACAFESAL, Omar Flores.

El subcomisionado de la PNC y asesor de la Subcomisión de Seguridad Pública, Miguel Ángel Guerrero, dijo que a finales de esta semana presentarán un plan general de seguridad en el que se incluya las problemáticas que tienen actualmente los cortadores, jornaleros y productores de café.

Guerrero comentó que el año pasado solo hubo cuatro denuncias relacionadas con extorsiones, robos y hurtos de café. Según el subcomisionado de la PNC, esto se debe a que las personas tienen temor a las represalias por reportar incidentes delincuenciales.

“Es un plan que incluye a más de 50,000 personas que trabajarán en la cosecha 2017-2018. Hemos hecho entrevistas a dueños de fincas, quienes nos han dicho las zonas donde más afectados están. Santa Ana, Sonsonate, Ahuachapán, La Libertad, el volcán de San Salvador y el norte de Usulután son los lugares donde debemos aumentar nuestros esfuerzos policiales. El año pasado decomisamos 1,500 quintales que habían sido robados”, detalló Guerrero.

Una de las dificultades que expresaron tener algunos productores y cortadores es por el control territorial que tienen las pandillas. Es decir, cruzar los límites de circulación que establecen estos grupos delincuenciales. Sin embargo, el problema más común es el robo “tipo hormiga”. Este se da cuando los cortadores de café deciden quedarse, ya sea para comercializar o para consumo propio, con una parte de lo recolectado durante la jornada. “A veces la gente se lleva cinco o 10 libras en su bolsa. Se infiltran personas. Nosotros pudimos detectar un robo de 20 quintales (solo en el área de Morazán). En el resto del país no hay un dato estimado, pero se considera que puede ser un 20 % de la producción total del país”, detalló Edilberto Guevara, representante de ACAFESAL de Morazán.

Lee también

Comentarios