Lo más visto

CEL renegocia sus préstamos por delicada situación financiera

El Chaparral ya lleva un avance de 38 % y esperan que aporte con toda su capacidad en un año y medio.
Enlace copiado
Cambios.  Hacia la izquierda de esta imagen se puede ver la cinta amarilla que marca el sitio donde ubicarán el dique. Esos tubos rojos son los que llevarán el agua hacia la turbina, cuando venga del túnel nuevo.

Cambios. Hacia la izquierda de esta imagen se puede ver la cinta amarilla que marca el sitio donde ubicarán el dique. Esos tubos rojos son los que llevarán el agua hacia la turbina, cuando venga del túnel nuevo.

Cuarto de máquinas.  Este es el cuarto de máquinas. Aquí estarán las turbinas que transforman el agua en electricidad.

Cuarto de máquinas. Este es el cuarto de máquinas. Aquí estarán las turbinas que transforman el agua en electricidad.

El río Torola.  Estos son los trabajos para mover el cauce del río Torola durante un tiempo y construir los fundamentos de la presa. Luego volverá a su cauce normal.

El río Torola. Estos son los trabajos para mover el cauce del río Torola durante un tiempo y construir los fundamentos de la presa. Luego volverá a su cauce normal.

CEL renegocia sus préstamos por delicada situación financiera

CEL renegocia sus préstamos por delicada situación financiera

Enlace copiado
Una de las empresas públicas más rentables intenta tener mejores condiciones de pago para sus préstamos y así poder equilibrar su delicada situación financiera. La Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL) busca cómo aumentar sus ingresos y reducir cierto tipo de gastos.

El préstamo que sirvió para construir la presa El Chaparral, San Luis de la Reina, San Miguel, es uno de los créditos que CEL trata de renegociar. Esta central tiene un costo estimado de $290 millones. De esa cantidad, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) prestó 50 % y la CEL puso la otra mitad. El pago se dejó a largo plazo.

“Estamos negociando con el BCIE para que nos deje un 80 % (el banco) y 20 % (la comisión), para tener más efectivo disponible nosotros, porque queremos hacer más obras”, dijo ayer David López, presidente de la autónoma.

También están apelando a mejores condiciones con los préstamos para la ampliación de la central hidroeléctrica 5 de Noviembre. Por ahora lograron reducir alrededor de $1.5 millones del costo original después de eliminar algunos gastos. De cualquier manera, han pedido al BCIE y al KfW (Banco alemán), quienes prestaron el dinero, que flexibilicen las condiciones de pago.

López explicó que cuando todos estos proyectos fueron aprobados, la CEL estaba en temporada de “vacas gordas”, pero ahora que las obras están en marcha, las vacas están “secas”.

Si no tienen éxito en la renegociación, López explicó que la carta bajo la manga es salir al mercado de inversionistas. De ahí es que surgió la solicitud a la Asamblea Legislativa para que la CEL pueda organizar titularizaciones. “Queremos abrir esa puerta para usarla a futuro. Consideramos la parte financiera porque ahora los precios de la energía han caído”, detalló. Una titularización permite conseguir dinero con inversionistas y pagar con los ingresos de años siguientes.

Avances en la presa

En otros temas, El Chaparral registra un avance de 38 %. López indicó que 2017 será el año de la inversión más fuerte, con $100 millones de los $290 millones ya mencionados.

En 2012, el Gobierno y la empresa italiana Astaldi anularon el contrato de construcción. De igual manera, decidieron finiquitar el que tenían con los brasileños autores del diseño de la obra, Intertechne.

Fue así que la comisión hizo sus propias modificaciones sin cambiar el corazón del proyecto original: las turbinas y la capacidad de generación. Para la supervisión acudieron al Instituto Costarricense de Energía (ICE), la empresa homóloga en Costa Rica.

Los técnicos decidieron mover el dique del embalse (el que contiene al agua) 670 metros desde donde estaba al principio y que causó muchos problemas. Debido a este cambio, el embalse quedó lejos de las turbinas, que son el motor que transforma la fuerza del agua en energía. Entonces, para solucionar este problema de distancia comenzaron a construir un túnel que conecta el embalse con las turbinas y una especie de piscina profunda que hace las veces de embalse. Esta es la novedad en la obra, según la explicación de Nelson Ventura, encargado de la presa.

Para los avances que quedaron pendientes hicieron concursos públicos para contratar empresas constructoras locales. Ahora tienen en marcha 10 contratos, firmarán otros dos en los próximos días y quedan pendientes al menos 13 más. Queda pendiente además la instalación de las turbinas, que vendrán de Rusia.

Según Villafuerte, en el primer trimestre de 2018 la presa El Chaparral estará lista para operar. Luego, entre junio y julio de ese año, podrán generar los 67 megavatios para los que fue diseñada.

Al mismo tiempo que los avances en materia de generación de energía, aceleraron el paso para obras sociales. López calcula que han invertido cerca de $12 millones en diferentes acciones. Una de las más emblemáticas son los viveros, desde donde esperan proveer materiales para sembrar árboles frutales.

Lee también

Comentarios