Lo más visto

CEPA revertirá régimen que hizo más eficiente al puerto de Acajutla

La entidad decidió que volverá al esquema en el que los trabajadores de estiba y desestiba son parte de su planilla.

Enlace copiado
FOTO DE LA PRENSA/archivo Antiguo.  El puerto de Acajutla fue construido a mediados del siglo pasado. Hoy en día es el puerto de ingreso para importaciones.

FOTO DE LA PRENSA/archivo Antiguo. El puerto de Acajutla fue construido a mediados del siglo pasado. Hoy en día es el puerto de ingreso para importaciones.

Enlace copiado

La Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) está a un paso de revertir la reforma operativa que le permitió al puerto de Acajutla convertirse en una terminal más eficiente, a principios de la década pasada. La empresa pública se dispone, según el proyecto de Presupuesto General de la Nación 2018, a crear alrededor de 1,100 nuevas plazas. De estas, 832 corresponden a personal para las labores de estiba y desestiba de contenedores, un servicio que estos antes daban a la CEPA por medio de empresas privadas.

A inicios de la década de 2000, el puerto de Acajutla era uno de los puertos más ineficientes de la región, con pérdidas mensuales millonarias (en colones). “Llegó el punto en que era tan ineficiente el puerto que mientras más carga manejaba más perdía”, recuerda Ruy César Miranda, expresidente de la CEPA. En esa época el puerto era subsidiado por el Aeropuerto Internacional de El Salvador Óscar Arnulfo Romero y Galdámez. “Era un puerto con un desorden operativo, bastante obsoleto en algunas áreas, especialmente en equipos e infraestructura, con mucha carga perdida hacia puerto Quetzal”, agregó sobre la situación del puerto en esa época. Miranda atribuye los problemas de ese tiempo al sistema operativo que tenía el puerto producto del contrato colectivo de trabajo.

“No es que se estén creando plazas. Lo que estamos haciendo es que las personas que trabajan en ‘outsourcing’ pasándolas a formar parte directa de CEPA”. 
Nelson Vanegas, presidente de CEPA 
 

“El problema estaba en la forma de operar, y eso nos lleva al contrato colectivo porque se pensaba más en qué beneficios se iban a sacar para el bien del sector laboral, y no para el bien de la institución y el puerto”, relata Miranda. Por ejemplo, si un miembro de una cuadrilla se enfermaba (cada cuadrilla era de entre 28 y 30 trabajadores) no se sustituía solo al enfermo sino que a todo el grupo. La cuadrilla que llegaba a relevar ganaba horas extras porque ese no era su turno normal. Según el expresidente de CEPA, se determinó que a través de esta práctica se cobraban muchas horas extras, y que en una ocasión hubo una cuadrilla que quintuplicó sus horas extras.

“Ese sistema fue el que nosotros cambiamos, que era realmente nefasto para el puerto”, afirma Miranda. La eficiencia de un puerto se mide por la rapidez en que una carga se baja o se sube a un barco. Entre más veloz sea este proceso, más eficiente es el puerto, más carga manejará y más ingresos por el pago del servicio obtendrá. En 1999, el puerto de Acajutla manejaba 13,000 teus al año. Cada teus equivale a un contenedor de 20 pies.

Para contrarrestar esta situación, se implementó un nuevo sistema operativo en el puerto de Acajutla entre 2002 y 2003. Fue así como se conformaron empresas de los mismos trabajadores para ofrecer los servicios de estiba y desestiba a la terminal. En un inicio fueron siete o ocho empresas las que se crearon.

“Pareciera que van para lo mismo que antes existió. Ahora CEPA va a ser la única responsable de lo que suceda, a nadie le podrán exigir más que a ellos mismos”. 
Ruy César Miranda, expresidente de CEPA

El nuevo régimen implicó “un borrón y cuenta” según palabras del expresidente de CEPA, lo que incluyó la indemnización del personal y volverlos a contratar bajo el nuevo esquema. La mayor parte de trabajadores fueron incorporados en el nuevo régimen, pues no se quería perder la experiencia de los estibadores.

Miranda asegura que con el cambio el puerto elevó la carga a 115,000 teus al año, y que las cuadrillas pasaron de mover entre cinco y ocho contenedores por hora, a manejar entre 18 y 20 contenedores por hora. “Ahí empezamos a romper los récords. Los trabajadores demostraron su capacidad, pero bajo un nuevo liderazgo, las eficiencias comenzaron a subir y comienzan a hablarnos las grandes navieras”, rememora el expresidente de CEPA. El plan incluyó una revisión de las tarifas, y la mayoría fueron a la baja gracias a las eficiencias. La empresa estatal compró nuevo equipo, se mejoró el patio de contenedores y de vehículos que eran de tierra, entre otros cambios.

Miranda considera que el plan funcionó y que dejó un sistema operativo ejemplar.

“Mi percepción y mi opinión sería que a medida vayan tomando los vicios del pasado le auguro un mal futuro al puerto de Acajutla porque lo único que veo venir es incrementos tarifarios para poder cubrir todos los incrementos en los costos, y si eso se empieza a dar y las eficiencias van a la baja, las navieras van a decir ‘busquemos alternativas’ aunque no es algo de un día para otro”, concluyó Miranda. “Van a regresar a lo que yo heredé”. Para especialistas en temas portuarios la decisión de CEPA implicará un costo en prestaciones para la institución, se eliminará la competencia entre estibadores y se aumentará la burocracia. Las empresas navieras, por su parte, esperan una reunión con CEPA para conocer más sobre la decisión.

Proceso de transformación

El puerto de Acajutla es el principal puerto de El Salvador. El país también tiene el puerto de La Unión.

Contrato colectivo
A principios de la década de 2000 se negociaba un nuevo contrato colectivo en Acajutla, pero este no paso de la etapa de arbitraje.

Nuevo esquema
El puerto de Acajutla cambio de régimen entre 2002 y 2003. Los trabajadores conformaron empresas para ofrecer los servicios de estiba y desestiba.

Mejoras
A partir del cambio, el puerto logró ser más eficiente y manejar más carga, según la administración de la época. Los ingresos también aumentaron.

Cambio de esquema
La actual administración de CEPA ha decidido que los trabajadores de estiba y desestiba pasen a formar parte de su planilla en 2018.

 


13,000
 teus era la carga que manejaba el puerto de Acajutla a finales de los noventa. Cambios que se introdujeron a principios de 2000 permitieron mejorar los resultados.

200
 mil teus es la carga que maneja el puerto de Acajutla en la actualidad. Esa cifra aún está muy por debajo de puertos como Quetzal, en Guatemala, y de Cortés, en Honduras.

Lee también

Comentarios