Lo más visto

Más de Economía

CNE: industria avanzó en eficiencia energética tras la crisis

El CNE presentó el primer informe de eficiencia energética que destaca avances de la industria para reducir su intensidad energética tras la crisis mundial de 2008.
Enlace copiado
CNE: industria avanzó en eficiencia energética tras la crisis

CNE: industria avanzó en eficiencia energética tras la crisis

CNE: industria avanzó en eficiencia energética tras la crisis

CNE: industria avanzó en eficiencia energética tras la crisis

Enlace copiado
El Consejo Nacional de Energía publicó el primer informe nacional de monitoreo a la eficiencia energética. De acuerdo con el documento, la intensidad energética del sector se redujo tras la crisis económica mundial de 2008 que golpeó al país.

La intensidad energética es la relación entre la energía utilizada y la producción e indica la eficiencia. En la industria, este indicador era de 0.35 en el año 2000 y subió hasta 0.45 en 2006. Desde entonces bajó hasta 0.30 en 2013. El CNE aún está consolidando información de 2014.

Entre más bajo el indicador, significa que se utiliza menos energía para producir la misma cantidad. En ese sentido, el CNE destaca que “debido a la crisis de 2008, la tendencia en la intensidad energética dio un giro, la industria apoyó fuertemente la introducción de soluciones de eficiencia energética para disminuir sus consumos y así contribuyeron en la disminución de costos”.

El subsector químico es el más eficiente con una intensidad de 0.1. El rubro de alimentos, que dentro de la industria es el que tiene más peso, tiene una intensidad de 0.4. En comparación, la intensidad total del país es de 1.1, lo que ubica a El Salvador como más eficiente que Honduras, Guatemala y Nicaragua, con un indicador cercano de los de Costa Rica y Panamá, según el informe Estado de la Región.

En el país se han impulsado diferentes esfuerzos para eficientar el consumo de energía del sector, como apuesta para reducir la vulnerabilidad a los precios internacionales del petróleo y a las lluvias; ambos factores inciden en el costo de la energía eléctrica, el primero porque según los datos del CNE, 49 %, es decir, unos 762 megavatios (MW) de la matriz energética del país, corresponde a hidrocarburos, mientras que el 31 % de la capacidad instalada de producción energética en el país corresponde a hidroeléctricas, es decir, 472 MW a diciembre de 2013.

Según Jorge Arriaza, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Industriales (ASI), son dos apuestas que debe tener El Salvador: una diversificación más alta de la matriz y los esfuerzos en eficiencia energética; de esta manera, el sector no es tan vulnerable a una subida de precios, que se traduce por costos de producción elevados.

En cuanto a eficiencia, son muchos esfuerzos los que se hacen en el país. Uno de ellos, que el consejo lleva a cabo junto al Banco de Desarrollo de El Salvador, consiste en financiar hasta por $30,000 proyectos de eficiencia, y entre 2006 y 2015 otorgó $40.57 millones en créditos, de los cuales $9.46 millones fueron para la industria textil y $21.29 millones para el ramo de transporte, almacenaje y comunicaciones.

Otro proyecto más reciente es la implementación de redes de aprendizaje en procesos de eficiencia, una metodología que consiste en una puesta en común de los avances realizados por varias empresas, además de capacitaciones. Este modelo es de las apuestas de la política energética de Alemania.

En El Salvador se está realizando un plan piloto con 10 empresas y una autónoma, que podrían luego inscribirse para certificarse con la norma ISO 50001, que mide la eficiente gestión de la energía eléctrica.

Tags:

  • energia
  • eficiencia
  • intensidad
  • cne
  • informe
  • asi
  • industria
  • economía

Lee también

Comentarios