CSJ llama a audiencia para indagar por qué no suben interés a pensiones

La Sala de lo Constitucional ordenó a la Asamblea Legislativa modificar el mecanismo para fijar el interés que el Estado debe pagar, por tomar prestados los ahorros para pensiones.
Enlace copiado
Enlace copiado
La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) ha convocado a audiencia a los titulares de la Asamblea Legislativa, las administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), la Fiscalía General de la República (FGR) y a las personas que presentaron demandas de inconstitucionalidad en contra del uso de los ahorros para pensión, para pagar a los jubilados del antiguo sistema.

La sala admitió tres demandas de inconstitucionalidad en contra de la obligatoriedad de usar los fondos de pensiones para comprar títulos estatales, que pagan bajos intereses. Dichas demandas fueron presentadas entre mayo y julio de 2013 en un solo proceso. En diciembre de 2014, la sala ordenó a los diputados revisar la forma en que se fija el interés que se paga por usar los ahorros de los trabajadores y establecer un mecanismo que permita que este dinero gane un mejor interés.

Sin embargo, hasta la fecha no se ha cumplido la orden y, mientras no se fija un nuevo procedimiento para determinar las tasas de interés de los Certificados de Inversión Previsional (CIP) que las AFP deben comprar por obligación con más de la mitad para los fondos de pensiones, estos papeles se emiten pagando un interés del 3 % anual. Este está aún muy por debajo de los promedios de 7 % que podrían ganar estos fondos, si se invirtieran en otros instrumentos.

La sala anunció, el pasado 15 de enero, que recibirá a las partes hoy, 1.º de febrero, para dar seguimiento a la sentencia.

El problema

El Gobierno ha estado usando los ahorros para pensiones de los trabajadores desde 2006, cuando se creó el Fideicomiso de Obligaciones Previsionales (FOP). De este fideicomiso se toma el dinero para pagar las pensiones de los jubilados del antiguo sistema.

Hasta 1998, las pensiones en El Salvador salían de un sistema de reparto, en el que los aportes de los trabajadores iban a un fondo común, del cual se pagaba a quienes se iban jubilando.

En ese año se reformó dicho sistema y se cambió por uno de cuentas individuales, en el que cada trabajador tiene su propio fondo, a su nombre, que se va nutriendo de sus cotizaciones, del aporte del patrono, y de la rentabilidad que ganan estos ahorros.

Pero las reservas técnicas del antiguo sistema, con las que se iba pagando a los jubilados de este, se agotaron en 2002. Para poder pagar a quienes se pensionaron con el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) y con el Instituto Nacional de Pensiones de Empleados Públicos (INPEP), el gobierno del entonces presidente Antonio Saca ideó el FOP.

El dinero del fideicomiso sale de la venta de Certificados de Inversión Previsional (CIP). Se reformó la Ley del Sistema Previsional para que las AFP estuvieran obligadas a destinar un tercio de los fondos a la compra de estos títulos. Este techo ha ido subiendo con los años y actualmente las AFP reportan que un 58 % de los fondos está invertido en CIP.

Cuando los CIP comenzaron a comprarse, pagaban tasas consideradas de mercado, de alrededor del 6 %, ya que se calculaban con base en la London Interbank Exchange Rates (LIBOR) más 0.75 %. Sin embargo, tras la crisis de 2008 y con la caída mundial en las tasas de interés, el rendimiento de los CIP cayó y llegaron a pagar 1.3 % anual.

Mientras menos intereses ganan las cuentas de los trabajadores, menos dinero tendrán disponible al jubilarse y tendrán pensiones bajas. El Ministerio de Hacienda calcula que, con las condiciones actuales, la tasa de reemplazo —relación entre la pensión y el último salario devengado— será de apenas el 35 %.

En análisis

Tras el fallo de la Sala de lo Constitucional, la Asamblea Legislativa creó una comisión para estudiar el tema. Citados por los diputados, el titular de la Superintendencia del Sistema Financiero (SSF), Ricardo Perdomo, y representantes de la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensión (ASAFONDOS) estuvieron de acuerdo en que se debe mejorar la tasa de interés que ganan actualmente los ahorros para pensión que son invertidos en los CIP.

Durante su comparecencia el año pasado, Perdomo reiteró que el problema de que los CIP paguen un bajo rendimiento es que esto hará que los fondos para pensiones crezcan menos, y por tanto, se reduce el dinero disponible para los futuros jubilados.

Para ejemplificar el efecto de la rentabilidad en las pensiones, dijo que un hombre de 22 años, con un salario de $600 y una rentabilidad de 3.5 %, recibiría de pensión un 48 % de su salario promedio de los últimos 10 años. Con una rentabilidad levemente mejor, del 4.5 %, el mismo trabajador lograría llegar a una pensión del 67 % de dicho salario.

Para una mujer con las mismas variables del ejemplo, la tasa de reemplazo pasaría de un 35 % a un 49 %. “Ustedes definen con qué tasa de reemplazo quieren beneficiar a la población. Es urgente una reforma de pensiones”, dijo Perdomo a los diputados.

Hay dos factores que inciden en la rentabilidad: la primera es la inversión de carácter obligatorio que ha aumentado su participación dentro del portafolio, con cerca del 58 en los CIP, y una tasa promedio del 1.4 % anual. Las AFP compran unos $400 millones al año en estos títulos.

El año pasado, la tasa era del 1.2 % en esta porción y ha crecido ligeramente porque las emisiones de CIP de 2015 devengan 3 %, por decisión del consejo de administración y como una medida provisional mientras la Asamblea estudia el expediente derivado de la sentencia de la Sala de lo Constitucional, de diciembre de 2014.

El resto de las emisiones todavía devenga la LIBOR más 75 puntos base, por lo que el impacto a nivel global aún es marginal, explicó René Novellino, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Administradoras de Fondos de Pensión (ASAFONDOS).

Según ASAFONDOS, sin el cumplimiento del fallo de la Sala de lo Constitucional, que mantiene bajo el rendimiento de los fondos, implica que los trabajadores dejen de percibir $180 millones anuales en intereses.

El Comité de Trabajadores en Defensa de los Fondos de Pensiones (COMTRADEFOP) ha sido uno de los principales impulsores de que se mejore la rentabilidad y de que se transparente el uso que hace el Gobierno del dinero que consigue con la venta de los CIP.

Tags:

  • pensiones
  • jubilacion
  • jubilados
  • asafondos
  • csj
  • sala de lo constitucional
  • asamblea legislativa
  • diputados
  • fgr

Lee también

Comentarios

Newsletter