Café: De referentes mundiales a un sector agonizante

El Salvador llegó a ser el principal productor del café en la región. Actualmente, problemas financieros, plagas y políticas adversas afectan al sector.
Enlace copiado
Enlace copiado
El café llegó a ser el pilar de la economía salvadoreña. Era tan importante para la generación de divisas en el país, que se le apodaba “el grano de oro”. Se exportaban 4 millones de quintales a diferentes partes del mundo y El Salvador llegó a ser el mayor productor del aromático.

Pero durante las últimas tres décadas el panorama ha cambiado. Las exportaciones fluctúan entre los 600,000 y los 800,000 quintales, bajos históricos, y el sector acumula deudas, problemas de producción por el cambio climático y falta de apoyo por el lado del Estado, aseguró Eduardo Palomo, productor de café.

“Hemos perdido la productividad, nuestra productividad ha bajado considerablemente, se han perdido empleos, después de generar más de 130,000 hemos caído a 38,000”, indicó.

Juan Francisco De Sola, de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE), agregó que deben tomarse en cuenta todas las externalidades negativas derivadas de la crisis en el café. “La pérdida de empleos en el café dispara no solo la migración, sino también la criminalidad... además, el bosque cafetalero es el último pulmón que le queda al país, lo que genera el oxígeno”, apuntó.

Ambos señalaron que la respuesta a estos problemas pasa por la mejora tecnológica, por la investigación y la educación. “Debemos planificar nuestras fincas, las fincas pueden planificarse para plazos de 25 años”, dijo Palomo.

De Sola indicó que los problemas financieros también deben atenderse. “La solución no es entregar plantitas, cuando los productores no tienen dinero para sembrarlas, para hacerles su primer abono, para aplicarles fungicida... hay un problema financiero grande en el sector”, recordó.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter