Café necesita “políticas inclusivas y coherentes”

Apoyar con una apuesta estratégica a los productores por la importancia del cultivo en términos ambientales y en el empleo sugiere CAMAGRO.
Enlace copiado
Menos cobertura.  El área cultivada de café ha ido en descenso durante las últimas décadas.

Menos cobertura. El área cultivada de café ha ido en descenso durante las últimas décadas.

Fuente de ingresos.  El café es uno de los dos principales productos de exportación tradicionales del país junto a la azúcar. Plagas como la roya impactaron en la producción en los últimos años.

Fuente de ingresos. El café es uno de los dos principales productos de exportación tradicionales del país junto a la azúcar. Plagas como la roya impactaron en la producción en los últimos años.

Café necesita “políticas inclusivas y coherentes”

Café necesita “políticas inclusivas y coherentes”

Enlace copiado
Volver a posicionar al café como un fuerte generador de divisas para el país requiere de políticas inclusivas y coherentes de parte de las autoridades con el objetivo de elevar la productividad y la competitividad, afirmó Agustín Martínez, presidente de la Cámara Agropecuaria y Agroindustrial de El Salvador (CAMAGRO) durante el foro organizado por LA PRENSA GRÁFICA.

“El café debería ser una prioridad, que debería de incluir a todos los involucrados para que cualquier iniciativa que se tenga logre un alcance”, comentó Martínez.

En antaño, el café fue el principal producto de exportación de El Salvador. En los últimos años este sector ha tenido que lidiar con plagas como la roya, fenómenos climáticos extremos, difícil acceso a financiamiento y la vejez de los cafetos. Pese a eso sigue siendo el principal producto de exportación agrícola.

En 2016, los ingresos del grano por exportaciones llegaron a $109.3 millones. La cantidad representó una baja con respecto del año anterior, cuando el país logró vender $149 millones.

En lo que va de la presente década el mejor año fue 2011, cuando los ingresos acumulados fueron de $463 millones, justo antes de que la roya impactara a los cafetales.

Martínez recordó el aporte medioambiental que representa para el país el bosque cafetalero, además del empleo que genera en esas zonas.

“Si la actividad cae, el desempleo va a aumentar”, destacó. Un ejemplo de una política bien definida de cómo recuperar la caficultura y llevar a buenos niveles de competitividad es Honduras, opinó Martínez, con un consejo muy activo.

“Todo al final redunda en la voluntad política para que los esfuerzos se concreten. Es importante que se hagan las políticas y se ejecuten, y las iniciativas ojalá lleven un alcance para que todos los que están en el sector sean incluidos”, remarcó.

Para Martínez, el éxito que tuvo el café es que de este se derivó una industria que procesó la producción de un área determinada con los respectivos beneficios.

Un talón de Áquiles del sector son los precios internacionales, y por los volúmenes que se producen el país no es determinante en impactar este aspecto. “A veces hay decisiones que no toman en cuenta los precios internacionales; los productores no pueden ver incrementados sus costos con condiciones que antes no existían porque los sacan de competitividad. No solo es el tema sanitario sino el tema comercial”, sostuvo.

El dirigentes gremial recomendó que en el país se debe de apostar a que los productores tengan acceso a más tecnología para estar al tanto de lo que ocurre con esta materia prima en los mercados internacionales. Uno de los mayores retos que visualiza es la renovación del parque cafetalero, ya que esto requiere de analizar el caso específico de cada caficultor y el apoyo a brindar, según dijo.

“Se necesitan millones de plantas y millones de semillas de las variedades adecuadas para impulsar una iniciativa y trabajar con las variedades en términos de productividad y calidad del café, resistencia a la roya y al cambio climático”, agregó. Martínez destacó que se ha comenzado a elaborar un estudio sobre la cadena de producción del café que es apoyado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Universidad Católica de El Salvador. “El café es una apuesta estratégica que debe de tener el país, especialmente por los servicios ambientales que presta, por la generación de empleo y por la capacidad que tiene como sector de generar una actividad rentable para los productores y de generación de divisas”, dijo.

Martínez considera que el encuentro mundial sobre ciencias del café, que se celebrará en el país en las próximas semanas, será una oportunidad relevante para que el país reciba insumos de importantes expertos sobre las tendencias e investigaciones más recientes.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter