Lo más visto

Cafetaleros deben conocer mercado y apostar al consumo interno: experto

Ante la especulación y bajos precios, existen herramientas como seguros y contratos de venta variable. Otra alternativa es fomentar los mercados no tradicionales de café.
Enlace copiado
Ciencias de Café. Ayer inició la agenda científica de la cumbre, se abordaron temas como los suelos, el mercado y el manejo de plagas.

Ciencias de Café. Ayer inició la agenda científica de la cumbre, se abordaron temas como los suelos, el mercado y el manejo de plagas.

Enlace copiado

Tener más información sobre el mercado internacional del café, así como del uso de herramientas financieras es una alternativa para que los productores de café puedan combatir los efectos negativos de la especulación y de los precios bajos. Otra apuesta puede ser fomentar el consumo interno de café y así contrarrestar el aumento en la oferta del grano.

“Todos los precios del café dependen de los precios internacionales basados en la demanda y oferta. Hoy en día el productor pequeño tiene una ventaja mucho más grande que hace 10 años, porque la capacidad de tener información es por todos lados”, explicó Albert Scalla, vicepresidente sénior de INTL FCStone, una organización que provee servicios financieros para la comercialización de “commodities”, o productos básicos.

“Los productores pueden ver los precios para evaluar costos y hacer sus presupuestos para la venta del café. Los productores pueden proteger sus cosechas y las de los próximos años”, agregó. Para el experto, los precios internacionales se han mantenido bajos por un incremento, porque hay un aumento en la producción, sobre todo de gigantes como Brasil y Vietnam, pero el consumo de café no ha aumentado al mismo nivel. “No hay impulso para promover el consumo a escala global. Esos factores son los que nos están dando esta situación de precios. Para este año 2018-2019 se espera un exceso de producción”, explicó.

De acuerdo con el informe de mercado de abril de la Organización Internacional del Café (OIC), “se calcula que la producción mundial en 2017-2018 será de 159.6 millones de sacos (de 60 kilos), un 1.2 % más alta que la del año anterior”. En el caso de México y Centroamérica, el incremento sería de 7.1 % más alta, alcanzando los 21.9 millones de sacos.

Scalla señaló que de aumentar el consumo en los mercados no tradicionales, como los mismos países productores, el impacto en el precio sería más alto que de solo aumentar las ventas a los compradores tradicionales, como la Unión Europea, Japón y Estados Unidos.

Por ejemplo, de la cosecha 2017-2018, El Salvador produjo 740 sacos de café y consumió 292. Algunos países como México, que tienen muchos habitantes, de consumir más café pondrían más presión en los precios.

“El Salvador tiene un tremendo café. La industria mundial de productores se tiene que unir y comenzar a promover el consumo. (...) El problema es que en el mundo no tenemos un esfuerzo global de los países productores de impulsar el consumo. Muchos de los productores no promueven el consumo en sus países”, dijo.

Además de la apuesta como sector, los productores pueden, de forma individual, conocer más el mercado para poder mitigar los efectos de la especulación. Scalla explicó que sí existe la estacionalidad para el café, es decir, momentos del año donde los precios tienden a ser más altos o más bajos. Esto está relacionado con el clima y la producción de países grandes.

“Hay ciertas épocas, como la que vemos ahora, que estamos en momento crítico es junio y julio; el invierno de Brasil. Cualquier frente frío o amenaza puede disparar los precios en 20 %. Una helada puede disparar los precios al 50 %”, señaló.

Una alternativa es la venta variable, donde el productor acuerda un precio, pero si el precio de bolsa aumenta, también se aplica un aumento al precio que se estableció en el contrato. Otra herramienta son los seguros. Esto funciona en caso de que el precio de referencia incremente después de que el productor ya vendió. En ese caso, el seguro podría desembolsarle una parte.

Híbrido centroamericano H1

Scalla participó ayer como ponente en la Cumbre Mundial de Ciencias del Café, donde Taya Brown, investigadora de la Universidad de Texas A&M, expuso sobre la implementación de la variedad híbrido centroamericano H1 en una zona de Guatemala.

El World Coffee Research (WCR) define esta variedad como “de muy alta productividad si se siembra en suelo sano, con resistencia a la roya y muy buena calidad en elevaciones superiores a 1,300 metros. Bien adaptada a las condiciones agroforestales”.

La investigación de Brown se enfocó en la percepción de los productores ante la nueva variedad y concluyó que, por la baja rentabilidad que estos obtenían, la calidad de la taza no era realmente prioridad, aunque otros aspectos como la densidad y el tamaño del grano sí resultaron interesantes. La científica además señaló la necesidad de implementar planes de formación y de seguimiento a los proyectos de renovación de café, así como nuevos canales para vender el café. Las cooperativas que ella estudió ya habían recibido plantas del híbrido centroamericano H1, pero entre el 60 % y el 100 % de estas murieron por prácticas inadecuadas.

Lee también

Comentarios