Lo más visto

Más de Economía

Cafetaleros deben corregir deficiencias del pasado para sobrevivir la crisis

Expertos señalan que muchas fincas se han manejado de forma "rústica", lo que dificulta alcanzar la rentabilidad.

Enlace copiado
Ordenar los  cafetales.  Una finca más ordenada hace más fácil y rápido el trabajo de mantenimiento y reduce costos.

Ordenar los cafetales. Una finca más ordenada hace más fácil y rápido el trabajo de mantenimiento y reduce costos.

Enlace copiado

La caficultura salvadoreña acumula muchos problemas, entre ellos un manejo inadecuado que reduce el margen de ganancia que puede tener un productor que vende con base en los precios de la bolsa y no el mercado de cafés especiales. Para Lean Coffee Management, uno de los puntos más importante para alcanzar mayor productividad es el ordenamiento espacial.

Julio Márquez, de Lean Coffee, explicó que se debe adoptar un enfoque de caficultura de crisis, "lo que significa reducción de costos para ‘pasarla’, pero siempre con el objetivo de la búsqueda que el cultivo sea rentable". Es decir que la implementación de estrategias debe ser más que solo una respuesta a la coyuntura actual en la que los precios han caído, sino que se trata de corregir errores del pasado para que, cuando los precios suban, haya más ganancias.

El precio de referencia del aromático en la Bolsa de Nueva York ha caído por debajo de $1 la libra de café oro, $100 por quintal, lo que implica que un productor podría recibir alrededor de $0.40 por libra o $40 por quintal después de entregar al beneficio, que apenas alcanza para cubrir la recolección. Ayer el precio de referencia en la bolsa cerró a $0.9850 la libra.

Juan Márquez, también de Lean Coffee, señaló que la mayoría de las fincas no ordena los árboles de forma lineal; esto se traduce en un mayor costo de mano de obra.

"Aquí no se produce un café que busque diferenciarse a nivel de calidad, aquí se busca encontrar el equilibrio a través del volumen, a través de la explotación máxima de la productividad: lo que produzco, ‘versus’ lo que invierto", explicó Márquez, refiriéndose a la finca Venecia, que dará este año su primera cosecha, la proyección son 40 quintales oro por manzana.

El ordenamiento lineal reduce a $1.65 el costo de mano de obra para aplicar agroquímicos a una manzana sembrada, porque se aplica a la banda y no individualmente a cada árbol.

De misma forma, la poda se hace más rápida pues ya no es necesaria la poda "apreciativa", que es cuando el trabajador debe evaluar individualmente los árboles, sino que se corta la línea entera.

Dejar espacio entre cada línea permite mejorar la ventilación en la finca, mayor exposición al brillo solar y reducir la humedad que puede causar hongos.

De hecho, la idea es que la planta pueda adoptar una forma piramidal, así la cosecha no se concentra solo arriba.

Asimismo, la corta es más ágil pues el café está más accesible.

Márquez agregó que aunque se reduce la necesidad de mano de obra, también se empieza a crear la necesidad de un trabajador más especializado, por ejemplo para operar las máquinas, que rinde más y su salario es mayor que el de un jornalero.

La reducción en la rotación del personal también es importante, pues los trabajadores que se quedan más tiempo en la misma finca desarrollan arraigo con la tierra y hacen mejor sus funciones.

Julio Márquez enfatizó en que el conocimiento es lo más importante, pues hay medidas que pueden dañar si no se aplican bien. Afirmó que hay quienes agregan más sombras a sus fincas por el aumento de la temperatura, pero a veces esto choca con el fenómeno de El Niño e incrementa la humedad y el riesgo de hongos.

Tags:

  • Cafetaleros

Lee también

Comentarios