Cambio climático afectó los cultivos de caña y café

La variabilidad del clima es una situación que ya afecta a Centroamérica. Los cultivos de caña de azúcar y de café resultaron impactados por las sequías y por las lluvias que ocurrieron en 2014. Los expertos sugieren adaptación.
Enlace copiado
Importante.  Los cultivos de café y caña de azúcar generan una gran cantidad de empleos en diversos puntos del país. La variabilidad del clima ha causado problemas en el campo.

Importante. Los cultivos de café y caña de azúcar generan una gran cantidad de empleos en diversos puntos del país. La variabilidad del clima ha causado problemas en el campo.

Cambio climático afectó  los cultivos de caña y café

Cambio climático afectó los cultivos de caña y café

Enlace copiado
El cambio climático, que se manifiesta con sequías y tormentas, dañó los cultivos de caña de azúcar y de café salvadoreños.

La variabilidad del clima, que también queda en evidencia con el aumento de las temperaturas, es otro factor que se suma para complicar la crisis que atraviesa la agricultura salvadoreña desde hace varios años.

La productividad del sector cañero resultó dañada en un 40 % debido a las sequías que ocurrieron en 2014 y 2015, indicó la Asociación de Productores de Caña de El Salvador (PROCAÑA).

“Nuestro sector está siendo afectado, desde hace años, como ustedes saben por el cambio climático, hemos venido siendo afectados por el fenómeno de El Niño con un El Niño suave, luego con un El Niño moderado y para la zafra pasada ya con un El Niño de forma severa que como resultado nos ha dejado una baja en la productividad en el campo”, indicó Óscar Orellana, director de PROCAÑA.

En tanto, la sequía que afectó durante varios días al territorio salvadoreño y la lluvia que cayó en meses que usualmente no cae generaron que los cafetales no produjeran según lo proyectado.

El 25 % del grano de las cosechas se cayó por las lluvias, según las estimaciones de las cooperativas afiliadas a la Unión de Cooperativas de Cafetaleros de R. L. (UCAFES).

"El año pasado llovió tarde, las lluvias no fueron suficientes, hubo una sequía prolongada más de un mes, eso hizo que el grano no creciera”, explicó Ernesto Lima, presidente de UCAFES.

Los representantes de los subsectores cañero y cafetalero lamentan la falta de respaldo gubernamental para enfrentar la situación, que según las proyecciones se complicará.

La población, las empresas y los funcionarios deben tomar medidas de adaptación ante el impacto que genera el cambio climático, sugiere Juan Marco Álvarez, columnista de LA PRENSA GRÁFICA y experto en temas medioambientales.

Las compañías deben visualizar el riesgo en función de la amenaza y de la vulnerabilidad de los lugares donde operan.

Las consecuencias del cambio climático pueden aparecer por medio de aumentos en la temperatura, una mayor intensidad y frecuencia de fenómenos meteorológicos, cambios en el ciclo hídrico, derretimiento de los polos y hielo y el aumento en el nivel del mar.

“Toda medida de adaptación o ajuste tiene el objetivo de reducir el riesgo de estas manifestaciones negativas del clima, y que ya están afectando la prosperidad económica, la seguridad alimentaria y la disponibilidad del agua en todo el planeta. En especial a El Salvador”, enfatizó Álvarez.

Garantizar la alimentación para la población es uno de los principales retos que tienen los gobiernos ante el panorama climático del país.

Según datos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), citados en el blog jmagreen de Álvarez, la brecha alimenticia a 2020 para maíz se estima en 496 toneladas métricas (TM), para el frijol se estima en 89 TM y para el arroz unas 54 TM.

“Es sumamente crítico para El Salvador que se puedan dimensionar adecuadamente estos posibles escenarios climáticos para que todos los sectores puedan prepararse y adaptarse con antelación”, concluyó el columnista de LA PRENSA GRÁFICA.

Lee también

Comentarios

Newsletter