Cañeros reportan pérdidas millonarias por maras

Los productores denuncian que los pandilleros queman los cultivos para amedrentarlos y extorsionarlos. Aseguran que zonas que antes no eran acosadas por delincuentes ahora han sido afectadas.
Enlace copiado
Titulo..  Texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de Texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de

Titulo.. Texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de Texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de foto texto de

Impacto.  La producción de caña cayó a la mitad, debido al mal clima y a los ataques de grupos delincuenciales. Los productores se quejan además de falta de financiamiento.

Impacto. La producción de caña cayó a la mitad, debido al mal clima y a los ataques de grupos delincuenciales. Los productores se quejan además de falta de financiamiento.

Cañeros reportan pérdidas millonarias por maras

Cañeros reportan pérdidas millonarias por maras

Enlace copiado
Ángel P. trabajaba como mandadero en una plantación de caña de azúcar en La Paz, el principal departamento productor de este cultivo en El Salvador. Este año tuvo que dejar el trabajo, con el que mantenía a su esposa, dos hijos y un nieto, debido a que fue amenazado por las pandillas, por vivir en un territorio controlado por grupos rivales.

“Al dueño del cañal lo amenazaron, lo llamaron y le pidieron dinero, quemaron una parte del terreno y varia gente que trabajaba mejor ya no llegó. A mí me dijeron que ya sabían dónde vivía y que si no quería problemas que mejor ya no llegara”, contó.

El impacto de la delincuencia en el campo incluye pérdida de vidas, de puestos de empleo y reducción de los cultivos, tal y como lo han denunciado ya sectores como el del café. En lo que respecta a la caña, los productores calculan que la merma en la presente zafra totaliza unos $20 millones.

“Las pérdidas en esta cosecha creemos que andan por $45 millones solo para nosotros, los cañeros. De este dinero, unos $20 millones son por efecto de la delincuencia, y el resto por los problemas de El Niño y la sequía, y la baja en la productividad”, explicó Joel Bonilla, presidente de la Federación de Asociaciones de Productores de Caña de El Salvador (FEDECAÑA).

La federación señaló que para este año la zafra se reducirá en un 52 %, y que entre 20 % y 30 % de esta disminución se debe a la delincuencia. Aseguraron que los delincuentes les queman los cañales para obligarlos a pagar extorsiones, bajo la amenaza de que si no lo hacen seguirán quemando los terrenos.

“Imagínese usted, nosotros estamos luchando por sobrevivir, y cómo puede uno hacerlo cuando viene alguien con un celular, le pasa a un pandillero que llama desde un penal y le dice: ‘Pagame tanto o te sigo quemando los cañales’”, expresó Luis Bettaglio, miembro de FEDECAÑA.

Explicó que han tenido que procesar caña que fue quemada fuera de programa, debido a este modo de operar. Esto implica pérdidas de hasta $10 por tonelada, indicó. A los cañeros se les paga $0.12 por libra de azúcar obtenida de la caña que entregan.

Una caña procesada en su momento óptimo produce alrededor de 240 libras por tonelada, pero si se procesa antes de tiempo, se obtiene cuando mucho 180 libras por tonelada, explicó, por su parte, Bonilla.

La intervención de la Policía Rural ha sido efectiva en zonas tradicionalmente problemáticas, dijo el presidente de FEDECAÑA, pero ahora las pandillas se han movido y están operando en zonas que antes no eran peligrosas. Señaló que también les ha afectado el cambio de jefaturas en el interior de la PNC. “Esperamos que sea algo temporal”, dijo.

La Paz es el departamento donde más se reportan problemas de criminalidad entre el sector cañero, seguido por Usulután y San Vicente, indicó. Agregó que el año pasado los cañeros pagaron unos $2 millones en extorsiones, y que en lo que va de 2016 la cifra ya llegó a $900 millones. “Puede ser más, porque hay temor para reportar estos casos”, lamentó.

La delincuencia es uno de los tres factores que están afectando al sector, agregó. Se suma a la baja en los precios internacionales del azúcar y a la falta de financiamiento para los productores. Los precios se han reducido durante los últimos tres años, y esto ha complicado la situación económica del rubro, acotó.

“Solo un 10 % está trabajando con la banca comercial, al resto lo financian los ingenios... los bancos dan los créditos para un año y al atrasarse el productor ya no le vuelven a prestar”, explicó.

El dirigente dijo que lamentan que el sector ha sido marginado y que ningún político, hasta la fecha, los ha tomado en cuenta.

Lee también

Comentarios

Newsletter