Centroamérica y México trabajan integración de la red eléctrica

El CNE está esperando los resultados de un estudio para determinar la necesidad de inversión en mejorar la capacidad de la red para transportar energía. Según Guatemala, Centroamérica necesita $200 millones.
Enlace copiado
Transacciones  de energía El Salvador ha sido uno de los países que más transacciones de energía realizan junto con Guatemala, pues sus agentes participan activamente en la compraventa de energía. Entre 2014 y 2016 la SIGET estimó un ahorro total de $282.5 millones al considerar todos los beneficios y costos al interaccionar con el MER.

Transacciones de energía El Salvador ha sido uno de los países que más transacciones de energía realizan junto con Guatemala, pues sus agentes participan activamente en la compraventa de energía. Entre 2014 y 2016 la SIGET estimó un ahorro total de $282.5 millones al considerar todos los beneficios y costos al interaccionar con el MER.

Enlace copiado

Centroamérica y México buscan interconectar sus mercados eléctricos, lo que permitiría, según el Consejo Nacional de Energía (CNE), mejores precios, más competitividad y un abastecimiento más seguro. Actualmente se está realizando un estudio para determinar el diseño de cómo se conectaría la región al gigante latinoamericano, que además permitiría a los países del istmo estar conectados con Norteamérica.

El Sistema de Interconexión Eléctrica de los países de América Central (SIEPAC) permite la compraventa de energía entre operadores de las diferentes naciones del istmo, y tiene una serie de regulaciones e instituciones que están a cargo de su funcionamiento. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está financiando, en concepto de cooperación no reembolsable, la consultoría para determinar cómo la SIEPAC podría integrarse a México.

Centroamérica está unida por redes de transmisión eléctrica de 230 kilovoltios (kV) de 1,793 kilómetros (km), esto permite una capacidad para transportar 300 megavatios (MW) de energía entre los países. Estas líneas, más unas torres de transmisión, representan una inversión de $494 millones.

Las torres se dejaron para un eventual segundo circuito que permitiría duplicar la capacidad de transporte de energía eléctrica.

El CNE asegura que desconoce si la integración eléctrica de Centroamérica con México implicaría trabajar en las redes de transmisión que tiene cada país, para que estas puedan soportar la energía que llegaría del Norte del continente.

“Aún es prematuro definir ese tema, pues el primer paso para realizar una interconexión es realizar el diseño general; una vez definido el modelo de interconexión, se puede definir si se necesita más infraestructura, tanto en generación como en transmisión, depende mucho de la oferta y demanda que se identifique en dicho modelo”, indicó la institución a través de su Departamento de Comunicaciones.

Además, el CNE informó que el proyecto está a cargo del Consejo Director del Mercado Eléctrico Regional (CDMER), con otros dos agentes centroamericanos, el regulador, que es la Comisión de Interconexión Eléctrica (CRIE), con el Ente Operador Regional (EOR) y a su vez con la Secretaría de Energía de México (SENER).

La capacidad de las líneas eléctricas de los países ya ha sido cuestionada por Guatemala. Anteriormente, el presidente del Administrador del Mercado Mayorista (AMM) de ese país, Édgar Navarro, dijo que se tendrían que invertir alrededor de $200 millones porque había muchas disparidades entre las infraestructuras de las naciones. Calificó de “cuello de botella” la interconexión entre Costa Rica y Nicaragua.

De acuerdo con Navarro, el Mercado Eléctrico Regional (MER) no funciona a su máxima capacidad por las disparidades y en su mayoría lo aprovechan Guatemala y El Salvador. De hecho, los hogares salvadoreños consumen energía proveniente de los países vecinos, aunque hay suficiente capacidad instalada para satisfacer toda la demanda nacional, pero el mercado eléctrico del país funciona a base de costos y la energía importada es, a veces, más barata que la que se genera con algunas fuentes como el petróleo.

Entre 2014 y 2016 el MER dejó un ahorro de $282.5 millones a los salvadoreños por los precios competitivos, según la Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (SIGET).

Guatemala ya tiene una interconexión con México. Esta ha sido fuente de controversias, ya que el AMM autorizó en varias ocasiones importar más electricidad mexicana que lo que la regulación centroamericana permitía, alegando que es una cuestión bilateral y no compete a la regulación del MER, que está bajo supervisión de la CRIE.

Entre enero y septiembre de este año, el 25 % de la electricidad inyectada ha sido importada, con 1,245.8 gigavatios (GW). Esta ha sido la segunda fuente más importante de energía, después de la térmica. La geotermia y la hidroeléctrica también han tenido altos aportes.

 

Conectar a México
Centroamérica ya está conectada, aunque según algunos, con disparidades. El reto es la integración con México.
Mejores precios
Según el CNE, este sería uno de los beneficios de la integración con México: energía más competitiva que resultaría en una factura más barata para los hogares.
Sector más robusto
Otra ventaja que prevén es más seguridad de abastecimiento y ampliación de cobertura para los países miembros, así como más competitividad.

Calentando motores
Aún no se están realizando trabajos de integración, se está en la fase de los estudios para definir el diseño de la interconexión del SIEPAC con México.

  ¿Quién paga?
El BID está financiando los estudios, mientras que para echar a andar el proyecto, el CNE dice que aún no sabe cuánto se invertiría en la red.

 

 Importación de energía
de la energía inyectada en El Salvador entre enero y septiembre de este año ha sido importada, según datos de la Unidad de Transacciones.
25%
del total de retiros en el mercado eléctrico regional en abril pasado los hizo El Salvador. Guatemala hizo 83 % de las inyecciones.
71%

 


15
 subestaciones están conectadas a las líneas del SIEPAC.

6
países integran 
el Mercado Energético  Regional. Este tiene una regulación en la que intervienen varios entes centroamericanos.

1,793
 kilómetros miden las líneas de transmisión de energía eléctrica que unen al mercado centroamericano. En total, 287.65 kilómetros están en el territorio salvadoreño.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter