Cinco consejos para utilizar la tarjeta de crédito

La tarjeta es un medio de pago, una forma de obtener financiamiento, puede ser una herramienta extremadamente útil, pero hay que tener cuidado al utilizarla.
Enlace copiado
Cinco consejos para utilizar la tarjeta de crédito

Cinco consejos para utilizar la tarjeta de crédito

Enlace copiado
La tarjeta de crédito no es un plástico con fondos ilimitados, tampoco es un instrumento para engañar a su propietario o dejarlo con una deuda. La tarjeta es un medio de pago, una forma de obtener financiamiento, puede ser una herramienta extremadamente útil, pero hay que tener cuidado al utilizarla.
 
1. Para comenzar hay que entender qué es
 
La tarjeta de crédito es un medio de pago, como el dinero en efectivo, solo que cuando la utilizamos, no estamos pagando con el dinero que ya tenemos, sino que es el banco que emitió la tarjeta el que está pagando y a es a quien nosotros tendremos que pagarle.
 
En ese sentido, es importante entender la diferencia entre tarjeta de débito y crédito. La primera es una especia de chequera, que cuando la usamos para pagar, automáticamente estamos utilizando el dinero de nuestra cuenta; por lo que, generalmente, no podemos pagar o retirar más dinero que el que tenemos guardados. Con las tarjetas de crédito, es como si prestáramos, y puede ser que el banco nos permita seguir utilizándola aunque ya hayamos gastado más que nuestros ingresos.
 
2. Considerar la capacidad de pago
 
Lo que gastemos en la tarjeta lo vamos a tener que pagar, ya sea de contado (es decir el total en un solo pago) o en varios plazos, eso quiere decir que tenemos que considerar cuántos son nuestros ingresos y de estos, qué tanto podemos destinar para pagar la tarjeta y utilizar la tarjeta con moderación cuando nuestra cuenta va demasiado alta.
 
A veces puede ser que necesitemos gastar de más, y ahí las tarjetas son una opción rápida para obtener el dinero, pero ya sea en uno o varios meses, habrá que pagar.
 
3. Entender los intereses
 
El banco aplica un cobro por “prestarnos” el dinero, este cargo se llama tasa de interés y varía. Cuando pagamos la tarjeta “de contado” es decir todo lo que gastamos hasta el momento de la fecha de corte, no se nos aplicará el interés.
 
Además de pagar la totalidad, tenemos la opción de hacer nada más un abono parcial. En el estado de cuenta siempre aparecerá el “pago mínimo”. Hay que pagar al menos esa cantidad. Lo demás queda a opción nuestra, sin embargo, lo que no paguemos se traslada a la cuenta del mes siguiente, pero con un recargo que dependerá de la tasa de interés.
 
Es importante preguntarle al banco cuál es la tasa de interés, entre más baja es la tasa, menos van a cobrar por tener cuentas pendientes. El banco suele dar la tasa anual, por lo que es importante preguntar cuánto es esto mensual y además, consultar si se aplica cualquier otro tipo de recargo.
 
4. No extender mucho las deudas
 
Los asesores financieros recomiendan no pagar solamente el pago mínimo; entre menos abonemos a nuestra cuenta, tardaremos más en pagarla y mientras más tardemos en pagarla, más crecerá por los intereses.
 
5. Mantenerse informado
 
La clave es preguntar en los bancos por todas las dudas, y considerar varias opciones antes de escoger una tarjeta, ya que, además de la tasa de interés, algunas traen beneficios, que pueden ser más atractivos para una persona que otra, como descuentos, acumulación de puntos, entre otros.
 
La Superintendencia del Sistema Financiero (SSF) regula a todos los bancos y hay límites en los cargos que se pueden aplicar. Si sentimos que el banco se ha excedido, lo primero es hablar con el personal del banco, pero si la situación persiste, se debe acudir a la oficina de atención al usuario de la SSF que revisará si el comportamiento del banco está dentro de lo que la ley le permite.

Tags:

  • Tarjeta de crédito
  • finanzas
  • economía

Lee también

Comentarios

Newsletter