Lo más visto

Más de Economía

Cómo controlar mis gastos

De acuerdo con nuestra experiencia, los presupuestos de las personas se componen en promedio de 70 % necesidades y 30 % de deseos, quiere decir que si tú fueras una empresa, de tus ventas (ingresos) necesitarías el 70 % para poder operar correctamente; en el caso de una persona sería tener una casa, poder alimentarse, vestirse, educar a sus hijos, tener acceso a medicinas y al transporte básico para ir al trabajo y al colegio.
Enlace copiado
Cómo controlar mis gastos

Cómo controlar mis gastos

Cómo controlar mis gastos

Cómo controlar mis gastos

Cómo controlar mis gastos

Cómo controlar mis gastos

Enlace copiado
Después de cubrir estos gastos, el dinero que te sobra debería ser para cumplir tus deseos. El gran problema es que entre más deudas tienes, menos dinero te queda para cumplir tus deseos. Creo que es importante que hagas el ejercicio siguiente: qué porcentaje de tus ingresos representa el pago de todas tus deudas, si los pagos de tus créditos personales, tarjetas de crédito, extrafinanciamientos o adelantos salariales es el 30 % de tus ingresos, estás trabajando para que alguien más disfrute de tu esfuerzo.

Si tus pagos están arriba del 30 %, tú ya no estás viviendo, solo estás sobreviviendo, quiere decir que los que te prestaron no solo se llevan todos tus deseos, sino también parte del dinero necesario para tener una vida digna. Claro está que nadie te ha obligado a esto, tú eres el responsable de esa situación.

Es por eso que no hay nada más importante que tener un presupuesto, es decir, saber cuánto puedes gastar de acuerdo con tus ingresos. También debes llevar un control minucioso de lo que gastas, debes revisar tus gastos contra tus ingresos para saber en qué cuentas estás gastando de más para cambiar tus hábitos.

Una vez que logras tener el control de tu dinero, el siguiente paso deberá ser calcular todos tus gastos que no son mensuales, esto es lo que las personas llaman imprevistos. La verdad es que no lo son, le tienes que dar mantenimiento a tu casa, debes pagar aguinaldo a las personas que te ayudan en la casa, le debes dar mantenimiento a tu carro, llantas incluidas, seguro te querrás ir de vacaciones, tendrás que comprar ropa y zapatos, tendrás algún gasto médico y sin duda pagarás la matrícula y los uniformes de tus hijos. Para estos gastos tenemos que aprovisionar, tenemos que saber que de nuestros ingresos hay un porcentaje que, aunque no nos lo gastemos en el mes a mes, ya tiene dueño. Son esos gastos que debemos de conocer cada cuánto se dan y guardar ese dinero todos los meses, para cuando llegue el día de pagar esa cuenta tengamos el dinero listo para hacer ese pago. Esto es lo primero que deberíamos hacer con nuestros ingresos, aprovisionar entre el 10 % y el 15 % de nuestros ingresos que no son mensuales.

Las personas que conocemos dicen que no les alcanza para ahorrar, pero el problema es que no lo hemos estructurado de la manera correcta. La mayoría de las personas, cuando les pagan, hacen sus pagos de vida, se divierten y si sobra entonces ahorran, y muchas veces para pagar gastos que no son mensuales, cuando la manera correcta es me pagan, guardo para mis gastos que no son mensuales, ahorro para emergencias, pago mis gastos de vida y si sobra, me divierto. Si hacemos esto va a llegar un momento en que vamos a tener suficiente dinero para hacer las cosas que queremos y deseamos.

Si estás dispuesto a vivir como nadie vive, apretado por un tiempo, vivirás el resto de tu vida como nadie vive, holgado.

Ten valor y reescribe tu historia.

Tags:

  • alfredo escalon
  • fisherman wealth management
  • ingresos
  • gastos
  • educacion financiera
  • opinion

Lee también

Comentarios