Lo más visto

Más de Economía

Cómo paro mis imprevistos

Usualmente lo que la mayoría de nuestros clientes nos dicen que los meten en problemas son los imprevistos.
Enlace copiado
Cómo paro mis imprevistos

Cómo paro mis imprevistos

Cómo paro mis imprevistos

Cómo paro mis imprevistos

Enlace copiado
A mí me gusta decir que no son imprevistos, son no previstos; es decir, pocas veces nos tomamos el tiempo de analizar en qué gastamos cada día, cada quincena y cada mes, y si pocas veces vemos nuestros gastos de mes a mes, casi nunca vemos los gastos que no son mensuales.

Los gastos que son mensuales son fáciles de identificar y de visualizar, más que todo los que son repetitivos, pero qué pasa con los gastos que no son mensuales.

Pagamos nuestros gastos mensuales con nuestros ingresos y luego sentimos que nos sobra un poco y nos damos nuestros gustos: salimos a comer afuera, nos compramos algo que queremos o le hallamos dueño a nuestro dinero rápidamente. Cuando llega el momento de reparar nuestra casa, pintarla, pagarle las vacaciones a las personas que nos ayudan, cambiarle las llantas al carro o darle mantenimiento, pagar la matricula del colegio de los niños, etcétera, no sabemos qué hacer o pensamos que el dinero no alcanza, aunque la verdad es que el dinero, si no lo sabemos manejar, nunca va a alcanzar.

La forma correcta de parar mis imprevistos es la siguiente: hay que hacer una lista de todos los gastos que no son mensuales, por ejemplo, cuánto me cuesta darle mantenimiento a mi casa en un año o cuánto me cuesta darle mantenimiento a mi carro en un año, o por ejemplo, cuánto me cuestan la matrícula, los uniformes y útiles de mis hijos. Para ponerlo interesante, además de gastos que son anuales, hay gastos que duran más. Luego hay que tratar de definir cada cuánto tiempo tengo que pagar esos gastos y después hay que dividir el dinero entre el número de meses para saber cuánto tengo que guardar mensualmente de mis ingresos para poder cubrir los gastos que no son mensuales.

En nuestra experiencia las personas deben guardar desde un 8 % hasta un 18 % de su salario para pagar los gastos que no son mensuales.

Si logramos definir el monto exacto y empezamos a previsionar estos gastos, el día que nos toque pagarlos pasarán dos cosas: la primera es que no nos endeudaremos para hacerle frente a estas responsabilidades y la número dos es que podrías pedir descuento para ahorrarte algo de dinero, recuerda que cada vez que previsionas y consigues un descuento, es un genuino ahorro, ya que planeaste gastar algo, lo guardaste y luego lo conseguiste por menos dinero. Esto hace la administración de tus recursos eficiente.

Recuerda que si cambias tu manera de pensar y de actuar, cambiarán los resultados de tu vida.

Ten valor y reescribe tu historia.

Tags:

  • opinion
  • alfredo escalon
  • fishermans
  • finanzas personales
  • ahorro
  • presupuesto

Lee también

Comentarios