Lo más visto

Más de Economía

¡Con las redes sociales no se juega!

Supongo que algunos de ustedes se enteraron del gran evento en el que se convirtió “el cumpleaños de Rubí” el pasado diciembre.
Enlace copiado
¡Con las redes sociales no se juega!

¡Con las redes sociales no se juega!

¡Con las redes sociales no se juega!

¡Con las redes sociales no se juega!

Enlace copiado
Para quienes no saben de qué se trata, Rubí es una niña que vive en la comunidad La Joya, municipio de Villa Guadalupe en San Luis Potosí, México, a quien sus padres decidieron celebrarle sus 15 años, y para invitar a sus vecinos y amigos hicieron un video en el que aparecían los tres, Rubí y sus padres. Crescencio Ibarra, el papá, es quien habla a cámaras para hacer la convocatoria, ofrece los detalles de la iglesia, las bandas musicales, la carrera de caballos y termina diciendo: “Quedan todos cordialmente invitados, gracias”.

El foto estudio que habían contratado para realizar el video, tuvo la brillante idea de “subirlo” a Facebook y así empezó la historia. El video se hizo viral en las diferentes redes sociales y el tema se convirtió en tendencia en el mundo virtual; en YouTube alcanzó casi 6 millones de visualizaciones, se creó una gran cantidad de páginas del evento, aparecieron memes de todo tipo con Trump, las Kardashian, Shakira, el papa, los Simpson, etc. Y 1.3 millones de personas confirmaron su asistencia al evento.

La Joya es una comunidad de 130 habitantes, que forma parte del municipio de Villa Guadalupe, de menos de 2,000 kilómetros cuadrados y 9,000 habitantes, donde no hay líneas telefónicas, celulares y menos internet. Don Crescencio fue de los últimos en enterarse de lo que estaba sucediendo, al saberlo se asustó y pidió que eliminaran el video, pero ya era demasiado tarde, por lo que decidió tratar de “desinvitar” a través de un comunicado en el que decía que la celebración era solo para “conocidos”, pero esto tampoco funcionó.

Muchos personajes famosos, entre ellos algunos políticos, queriendo aprovechar el momento para figurar demostraron su interés por ir al evento. La tendencia salió del mundo virtual al real, los noticieros y otros tipos de programas de México y de otros países (hasta en Australia y Francia) comentaban la noticia. Uber (la compañía de taxis privados) creó un cupón promocional para los que querían asistir. Interjet ofrecía un 30 % de descuento para viajar a San Luis Potosí.

A la fiesta asistieron finalmente entre 4,000 y 5,000 personas, la policía tuvo que intervenir para garantizar el orden. Rubí convertida en una celebridad, recibió muchos regalos valiosos como vestidos, carros, viajes, becas de estudio, etc. En la carrera de caballos hubo un muerto.

Obviamente la vida de Rubí y sus padres cambió radicalmente. En un video la mamá se queja de lo sucedido con frases como: “Hemos perdido la tranquilidad, mi esposo tiene ya un buen rato de no trabajar, no fue nuestra intención que esto se saliera de contexto. No me llama la atención que uno sirva de burla, uno no es monigote”.

La gran enseñanza de esta historia, que quizás tenga un final feliz porque Rubí se va a convertir en una modelo, es que no necesariamente es uno quien decide entrar al mundo digital, cualquiera que tenga una foto o un video puede colocarlo en la red, y cuando esto sucede resulta imposible detener las consecuencias. Sin embargo, también queda demostrado el gran “poder” que tienen las redes sociales para traspasar fronteras y llegar a millones de personas de todo tipo. Por lo tanto, repito lo que siempre digo, las redes sociales son herramientas valiosas siempre y cuando tengamos una estrategia para usarlas y controlarlas bien. La gran pregunta no es si entrar o no al mundo digital, la gran pregunta es ¿cómo?

Si quieren saber más del cumpleaños de Rubí pueden buscar en Google, ¡encontrarán 569,000 resultados!

Lee también

Comentarios